[Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Mensaje por laira el Mar 2 Feb 2010 - 0:11

Bueno empiezo aclarando que este fic lo estamos escribiendo Strider y yo juntos
Espero que os guste
Eso si, os aviso desde ahora que es muyyy fuerte. Por lo menos para mi lo es. silent
Es decir que no es recomendado para menores de 18
Ah y estos chicos no me pertenecen aunque más me gustaría, y tampoco gano nada utilizándolos en la historia, bueno un poco de experiencia XD

Personajes:

DBSK


Kang-ho
[img][/img]
Shim Changmin (Max)

Jung Yunho (U-Know)

Kim Jaejoong (Hero)

Kim Junsu (Xiah)

Park Yoochun (Micky)


El sabor de la venganza
Capitulo 1

Era una tarde calurosa.
El sol calentaba la ventana y entraba curioso a través de las persianas aún bajadas.

Ya eran pasadas las doce pero dentro no había mucha actividad pues la noche anterior habían tenido concierto, el último oficial, y lo celebraron con el resto del equipo, para esa noche tenían otra actuación no oficial que le prometieron a un amigo para un centro benéfico.

Pero mientras tanto estaban celebrando su día “libre”.

Ninguno no era consciente de lo que se les acercaba, solo el sol que lo veía todo.

Max y Miki estaban los dos aún medio dormidos en la cama vagueando. Max por que estaba esperando a que Jae acabe de hacer la comida y se negaba a despertar sin comer directamente y Miki por que a él siempre le costaba despertar.

Yunho estaba dándose una ducha intentando despejarse.

Los únicos realmente animados eran Hero y Xiah. Hero se había acercado a la nevera para preparar la comida, entonces fue cuando se acordó de que, con la celebración del día anterior no habían ido de compras, así que decidió preparar un “multiplayer” con todo lo que había en la nevera, y Xiah que por fin tenía a su videoconsola a mano y no tenía a Max para molestar. Realmente era el más ruidoso de la casa y con todo el ruido que hacia no dejaba que los dos perezosos que aun seguían en la cama continúen vagueando.

Cuando ya no lo pudo soportar Max se levantó y se fue donde Xiah para pedirle explicaciones del motivo por el cual no podía dejar de hacer ruido mientras ellos intentaban descansar.

Pero el timbre le interrumpió a medio camino y cambió de dirección para abrir la puerta.

Como estaba aún medio dormido no tuvo en cuenta su atuendo ni el hecho de que estaba medio desnudo y abrió la puerta de la entrada de par en par, pero lo que vio en la entrada lo hizo dar un brinco hacia atrás asustado, y ya despierto, se quedó sin palabras. No podía ser él…

Yunho ya duchado y cambiado salió del baño con una toalla alrededor del cuello curioso por saber quien era, y se quedó boquiabierto, era la única persona que no esperaba volver a ver.

Hero desde la cocina sacó la cabeza rápidamente por la puerta pues tenía que cuidar que la comida no se queme, pero se quedó en la puerta sin poder creer que era él.

Junsu ni se inmuto de su juego lo único que preguntó fue.

-¿¿Quien es??

Miki salió perezoso de la habitación y viendo quien era soltó un grito de alegría.

-Kang Ho ¿qué haces aun en la puerta? Entra…. Min no es de buen anfitrión dejar a los invitados esperando en la puerta –dijo Kang-Ho imitando la voz de Max pasando al interior.

Aunque esto más bien se podía llamar auto invitación nadie comentó nada al respecto, sabían perfectamente que esto era habitual en su antiguo compañero.

Jae corrió rápidamente y apagó el fuego pues no quería quemar la comida y luego salió corriendo a la entrada.

Xiah al oír el nombre del que había tocado el timbre dejó el juego en pausa y salió corriendo hacia la entrada.

Todos lo abrazaron como a un amigo al que no habían visto hace tiempo.

Bueno tal vez Max pareció un poco reacio a acercarse demasiado al invitado aún recordaba los últimos días al lado de este y no sabía si había podido cambiar ya casi pasaron 5 años ¿pero acaso alguien podía cambiar mucho en ese tiempo?

Al entrar dentro el invitado les contó que estaba de paso por Corea pero que le robaron las maletas con la ropa y todas las pertenencias solo le quedó el dinero que llevaba en los bolsillos que no era gran cosa, y ahora no sabía a donde ir así que se le ocurrió pasar a ver a sus antiguos “compañeros” pensando que por los viejos tiempos que pasaron juntos lo iban a recibir hasta que su situación iba a quedar arreglada.

Lo chicos aceptaron sin pensárselo pues Kang Ho era una persona en la que confiaban, ninguno de ellos se dio cuenta de la extraña sonrisa que se dibujo en el rostro de Kang-Ho.


-Bueno, me gustaría seguir hablando de los “viejos” tiempos, pero la verdad es que he tenido un día muy malo…si no os importa…me daría una ducha muy a gusto, pero, creo que tengo un “pequeño” problema –dijo Kang-Ho señalando a su propia ropa.

-Eso no es problema –saltó Yunho comprendiendo lo que Kang-Ho quería decir –Max te puede prestar toda la ropa que necesites.

-¿Cómo? –Pregunto Changmin con sorpresa -¿Por qué yo, no puede prestársela cualquiera de vosotros?

-No seas así Max –Dijo Xiah –yo le prestaría algo mío, pero es evidente que tu y Kang-Ho usáis prácticamente la misma talla….

-Si exceptuamos esos brazos jaja –añadió Miki, palpando los musculosos brazos de Kang-Ho –me tienes que decir donde has conseguido esos músculos jajaja...

Los 6 amigos rieron la ocurrencia de Miki, y después de un rato, Kang-Ho, se levantó de la mesa y se dirigió al baño.

Una vez a solas en el cuarto de baño, Kang-Ho empezó a desnudarse lentamente mientras miraba su cara reflejada en el espejo del baño, su semblante cambió lentamente hasta soltar una sonora carcajada, su plan había funcionado a la perfección.

Esos tontos seguían siendo tan crédulos como siempre, se habían creído todo lo que les había contado, la primera parte de su plan, entrar en la casa, había salido bien.

Siguió observando su reflejo en el espejo mientras pensaba en todo lo que le había llevado a esa situación, de pronto, la imagen del espejo se difumino y aparecieron unas escenas del pasado como reflejadas directamente desde la mente de Kang-Ho.

Aquellas imágenes parecieron trasladar a Kang-Ho al pasado, a la época más feliz de su vida, cuando sus cinco amigos y él mismo estaban preparándose para la creación del grupo DBSK.

A pesar de que el era de origen chino, los otros le habían aceptado como uno más y pronto habían creado entre todos ellos unos profundos y fuertes lazos de amistad, pero de todos ellos, sin duda con quien mejor conectó desde el primer momento fue con Changmin.

Kang-Ho y Changmin iban juntos a todas partes y lo hacían todo juntos, su amistad crecía cada vez más mientras los dos amigos se hacían cada vez más íntimos y la confianza entre ellos iba en aumento, a pesar de esto, todavía había un secreto que Kang-Ho no se atrevía a compartir con sus amigos…. ni siquiera con Changmin.

Este secreto es que le gustaban los hombres y a pesar de que estaba orgulloso de ello, nunca se había atrevido a contárselo a nadie.

Esto, poco a poco se convirtió en un problema para Kang-Ho, sobre todo cuando se dio cuenta de que lo que empezaba a sentir por Max era algo mucho más profundo que una simple amistad.

Kang-Ho decidió que nunca seria capaz de confesar a su amigo sus sentimientos y que se conformaría con tener su amistad.

Todo fue bien, hasta aquel fatídico día en que Kang-Ho, armándose de valor, decidió confesar a su amigo su condición y al mismo tiempo, que estaba enamorado de él.

Cuando Max le rechazó, fue el momento más doloroso en la vida de Kang-Ho….o eso creía él, por que, tan solo dos días después de aquello, fue requerido a las oficinas a hablar con el manager.

Le comunicaron, con mucho tacto eso si, que prescindían de sus servicios y que se había decidido que el grupo estuviera formado solamente por cinco componentes.

Aquello fue más de lo que el maltrecho corazón de Kang-Ho pudo soportar y, con gran rabia salto sobre el manager tirándolo al suelo por la ímpetu de su embestida.

Sentándose sobre el pecho del asustado manager, lanzó un potente derechazo que fue a estrellarse a escasos centímetros de la cara del hombre, cuando Kang-Ho retiró la mano, sus nudillos sangraban copiosamente.

Entonces empezó a recriminarle que le echaban por que era diferente, que le estaban discriminando.

El manager respondió que el hecho de que fuera chino no era el motivo, simplemente eligieron a los cinco mejores.

Kang-Ho, totalmente fuera de si, grito que no se hiciera el tonto, que sabía perfectamente de lo que estaba hablando, que todo eso era por que es gay.

Y con lagrimas en los ojos salió corriendo de la oficina dejando tras de si a un atónito manager.

Todavía ofuscado por el dolor, Kang-Ho empaquetó sus escasas pertenencias, y sin siquiera despedirse de sus amigos, salió de aquel lugar para no volver jamás.

El espejo volvió a difuminarse y de nuevo reflejaba el rostro de Kang-Ho, esta vez su cara reflejaba el sufrimiento que aquellos dolorosos recuerdos le habían traído, pero solo por unos momentos, por que al instante su rostro se endureció.



Ahora se las pagarían todas juntas, desde aquel día, no pasaba un solo momento en que, al ver a sus antiguos compañeros en la televisión o en las revistas, le envolviera una extraña mezcla de sentimientos, por una parte se alegraba por ellos, pero por otra, el fantasma de los celos aparecía siempre, él tendría que ser uno de ellos, él tendría que estar con ellos…con el….con Changmin…no había pasado ni un solo día sin que pensara en su amigo… En su amor…Max era suyo, y ya era hora de tomar lo que le pertenecía.

Termino de desnudarse y se metió en la ducha, pensando en sus amigos sonrió, la verdad es que había disfrutado mucho volviéndolos a ver, por un momento parecía como si el tiempo no hubiera pasado….pero solo por un momento.

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que se habían visto, pero los cinco estaban guapísimos, pero sobre todo “su” Max.
Aunque el recibimiento que le había dispendido su amigo había sido muy frío, parecía que Max había cambiado desde la ultima vez que se vieron.

Al pensar de nuevo en Changmin, sin darse cuenta realmente de lo que hacia, Kang-Ho empezó a acariciar su cuerpo lentamente, imaginando que las manos de Max recorrían su cuerpo, estos pensamientos hicieron que Kang-Ho empezara a excitarse.

--------------------------------

Max aunque no quería tuvo que buscarle ropa limpia a kang ho.

“No me gusta, ¿por que tuvo que volver? ¿Por que tengo que dejarle mi ropa? Es un engreído, y siempre lo ha sido espero que no siga pidiéndome que salga con él”

Pensando esto Max cogió la ropa y se fue al baño para dársela a Ho.

Toco a la puerta pero nadie abrió así que al final entró. Con la puerta cerrada ya se acercó para decirle a Kang-Ho que le había traído su ropa pero al ver como el agua mojaba su piel y como caía dibujando el contorno de los músculos, la vista de ese cuerpo perfecto mojado hizo que se quedara pasmado, quería seguir viéndolo pero sabía que eso era malo, no podía, tenía que alejarse, algo no estaba bien en eso, fue entonces cuando Kang-Ho se dio la vuelta y Max se dio cuenta del estado de excitación en el que se encontraba.

El ver la hombría de Kang-Ho en todo su esplendor, hizo que algo se removiera en su interior, en realidad no sabía por que, pero esa visión había hecho que el mismo comenzara a excitarse.

Changmin se dio cuenta de que Kang-Ho seguía con los ojos cerrados, y que no se había dado cuenta de su presencia, tenia que salir de allí enseguida, pero su cuerpo no le obedecía, la visión de aquel cuerpo exhibiéndose le había hipnotizado.

Kang Ho estaba concentrado y por el sonido que hacía el agua cayendo de la ducha no oyó cuando Max tocó ni siquiera cuando entró, aunque para él Changmin estaba presente en esa ducha, no podía sospechar lo cerca que estaba realmente.
Tanto pensar en Max lo había excitado sobremanera, así que las caricias empezaron a intensificarse, a la vez que se suavizaban.

Sus movimientos se hicieron más suaves acariciando su cuerpo con más cuidado, y se hicieron más sensuales, fue en ese preciso momento cuando Kang-Ho entreabrió los ojos y se quedo helado con la escena que veía.

Max estaba agazapado en un rincón del cuarto de baño, y…¿le estaba espiando?

En un primer momento pensó en parar y disimular, pero fue entonces cuando se dio cuenta de que “su” Max estaba excitado, y de que forma, sus pantalones parecían a punto de estallar, ¿era posible aquello?.

“Parece que realmente Max a cambiado mucho jaja” –pensó Kang-Ho.

Sin pensarlo dos veces decidió simular que no lo había visto y poner a prueba a su amigo.

“Un poco más y acabarás mojando el piso con tanta baba” pensó Kang Ho.

En ese momento su mano empezó a bajar hasta alcanzar su hombría a la que había abandonado al ver al pequeño.

Fue entonces cuando Kang-Ho empezó un suave masaje arriba y abajo, al mismo tiempo que empezaba a emitir unos apagados suspiros, que fueron en aumento a medida que aumentaba la intensidad y velocidad de su masaje, pronto la velocidad se hizo desenfrenada y los suspiros fueron sustituidos por jadeos, que anunciaban la inminente culminación de Kang-Ho.

-ss..si..sigue..sigue así….aho..ahora…sigue…MAXX…

Al oír su nombre, Changmin salió a toda prisa del cuarto de baño, seguido por Kang-Ho, que había salido tras el dispuesto a detenerle.

Al llegar al pasillo, Kang-Ho se dio cuenta de que estaba desnudo, si en aquel momento aparecía alguno de sus amigos, le resultaría muy difícil explicar que hacia desnudo en medio del pasillo y en tal estado de excitación.

Y viendo como Changmin desaparecía tras la puerta del dormitorio, Kang-Ho decidió volver sobre sus pasos, agarró una toalla, que apenas ocultaba su excitación y se encamino al dormitorio.

“Esto no quedara así, Max” –pensó Kang-Ho.


Changmin no comprendía lo que le había pasado, ¿por qué había reaccionado así al ver a Kang-Ho desnudo?

Ni el mismo lo sabia, pero se sentía raro desde la otra noche, justo antes del ultimo concierto de la temporada, Miki, Xiah y él se habían adelantado y estaban a punto de subir al escenario cuando notaron que YunHo y Jae no les habían seguido.

Max volvió sobre sus pasos y entro en el camerino pero, para su sorpresa, sus dos amigos no se encontraban allí, se dio la vuelta para marcharse cuando escucho unos ruidos extraños que provenían del cuarto de baño.

Se acerco sigilosamente y, lo que vio a través de la puerta entreabierta le heló la sangre en las venas.

Allí estaban yunho y Hero, fundidos en un abrazo, al principio la escena no le pareció rara, igual Jae se había sentido mal y Yunho le estaba ayudando, pero pronto se dio cuenta de que el abrazo era mucho más íntimo de lo que había apreciado en el primer momento.

Una de las manos de Yunho abandono el firme abrazo con el que sujetaba a Hero y empezó a subir, reptando, sensualmente por la espalda de Jae, provocando un escalofrío en este.

Al poco, la osada mano llego hasta la cabeza y comenzó a acariciar su cabello, pasando seguidamente al rostro de finas facciones de Hero.

Este cerró los ojos al cálido contacto de esa mano, abrió la boca y emitió un gemido de placer.

Aquel gemido pareció poner nervioso a YunHo, que rápidamente, tapo la boca de Hero.

Lejos de protestar, Jae parecía disfrutar más de aquella situación, por que, aprovechando su boca abierta, empezó a lamer los dedos de Yunho mientras miraba a su compañero de forma lasciva.

Aquello fue como si una chispa se encendiera en YunHo y, cambio sus dedos por su propia boca, besando profundamente a Jae.

Mientras los dos amigos disfrutaban de su intimidad, ajenos a todo lo que ocurría a su alrededor, Max, desde su privilegiada situación, no perdía detalle de todo lo que estaba pasando, al principio la situación le pareció divertida, pensar en Yunho y en Jae como pareja le resultaba gracioso.

Pero eso fue hasta que Yunho empezó a besar a Jae, para su sorpresa, aquella visión le estaba excitando.

Lentamente, la mano derecha de Max empezó a descender desde su pecho hasta su propia entrepierna y comenzó a frotar su hombría por encima de sus pantalones cuando, bruscamente, Yunho y Jae detuvieron sus caricias y se dispusieron a salir del cuarto de baño.

Casi sin tiempo para reaccionar, Max salio a toda prisa del camerino antes de que sus amigos cruzaran la puerta del baño y encamino sus pasos hacia la entrada del escenario, donde le esperaban nerviosos sus compañeros.

-¿Dónde estabas? –Preguntó Miki -¿les has encontrado?

-¿Qu..que?....n..no, no….-respondió Changmin tartamudeando.

Casi al instante, aparecieron Yunho y Hero, con cara de felicidad, sobre todo Jae, que parecía estar como en una nube, realmente resplandecía de felicidad.

-¿Dónde estabais? –Preguntó Xiah –Max no ha podido encontraros.

-Teníamos algo que hacer –respondió Yunho -¡vamos!

-Salid vosotros –dijo de repente Max –estoy un poco mareado, ahora mismo estoy con vosotros.

Esto era mentira claro, en realidad es que necesitaba tiempo para relajarse, ya que su excitación todavía era evidente y no podía subir así al escenario.

De todas formas, Changmin se alegró de que ninguno de sus amigos se diera cuenta de su estado.

Desde el escenario, Yunho miro en dirección a Max y sonrió enigmáticamente.


--------

De pronto, Kang-Ho irrumpió ruidosamente en el dormitorio y Changmin abandono sus recuerdos de aquella noche.

Llegado al dormitorio vio un Max asustado, parecía asustado de su propia reacción. Pero mientras a Max le pareció ver un Kang-Ho fuera de si y esto hizo que se agachara la cabeza con miedo.

Viendo eso decidió jugar un poco con él, aunque sabía que si exageraba echaría todo a perder no podía dejarlo así.

Por lo tanto se acercó al pequeño, que parecía asustado al verlo.

Su cercanía era cada vez más grande por eso Max empezó a retirarse, pero no pudo avanzar mucho por que su pierna se pegó contra una de las camas y quedó atrapado entre la cama y Kang Ho que se acercaba.

Este solo tenía una toalla encima, y lo peor de todo aún no se había secado por eso había gotas de agua que bajaban acariciando su cuerpo y que se perdían dentro de la toalla.

Max tragó en seco e intentó levantar la mirada, pues si miraba hacia abajo veía un bulto que lo hacía recordar lo que había pasado hace unos instantes en el baño.

Ya cerca de él Kang Ho acercó una mano a la suya y parecía que se iba a acercar cada vez más y más hasta que se paró y dijo.

-¿Quieres soltar de una vez la ropa o prefieres seguir mirándome? A mi no me molesta pero alguien puede entrar y ¿cómo podemos explicar esto?

¿A que se refería con esto? Se preguntó Max mientras veía su cuerpo desnudo y otra vez su mirada se paró encima de la toalla, y otra vez tragó en seco.

-¿Y bueno? Preguntó Kang Ho con una sonrisa burlona en la cara.

-Ssii. Toma la ropa. Balbuceó el pequeño.

Kang Ho sin más miramientos cogió la toalla y empezó a secarse el agua del cuerpo, quedándose así completamente desnudo delante del pequeño.

Este seguía con la cabeza gacha, con lo que la visión que se ofrecía a sus ojos era la hombría de Kang-Ho todavía en estado de excitación.

Max empezó a alzar la cabeza lentamente, mientras lo hacia, se recreaba observando el cuerpo musculoso y bien moldeado de Kang-Ho.

Era cierto que los dos amigos tenían una estatura y talla similar, pero hasta el propio Max reconoció que Kang-Ho le superaba en envergadura.

Dándose cuenta de la mirada del pequeño, Kang-Ho suavizó sus rasgos y se acerco con cautela a su amigo.

-¿Te he asustado, Max?..No tanto como tú a mi jajaja…espero que no pienses mal de mí por lo de la ducha, me sorprendiste y por eso grité tu nombre.

Max levantó tímidamente la mirada.

-Bueno, ya se que tu y yo no nos separamos en los mejores términos, pero creo que tenemos que hablar sobre ello…

-Lo siento –dijo Kang-Ho poniéndose los Boxer que le había prestado el propio Max –discúlpame por esto, pero es que no tuve tiempo de “terminar” con tu interrupción jaja..

Kang-Ho miró profundamente a los ojos de Max, intentando averiguar que era lo que pasaba por su mente, aquellos ojos le miraban con curiosidad, pero el miedo ya había desaparecido de ellos.

-Veras, hace mucho tiempo que quería hablar contigo de aquel día –dijo Kang-Ho –creo que confundí mis sentimientos, en realidad nunca estuve enamorado de ti.

Changmin se quedo mirando a Kang-Ho de forma suspicaz.

-Bueno, ya se que tenia que haberte contado todo esto hace mucho tiempo, pero el orgullo no me lo permitía, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta de lo que realmente perdí aquella noche…tu amistad….no estoy aquí para molestarte de ninguna forma, solamente me gustaría que volviéramos a ser los amigos que fuimos.

Si darle tiempo a reaccionar, Kang-Ho abrazó cariñosamente a un sorprendido Max, que pillado por sorpresa no supo como reaccionar.

-Créeme, eso es todo lo que quiero –dijo Kang-Ho con la voz entrecortada por la emoción.

Poco a poco, Max empezó a sentirse cómodo en los brazos de Kang-Ho y, lentamente, sus brazos, que estaban colgados como sin vida, empezaron a subir hasta abrazar a Kang-Ho también con un tierno abrazo.

Max cerró los ojos embriagado por las palabras y la proximidad de aquel cuerpo desnudo, que hace muy poco tiempo había visto en todo su esplendor.

-Créeme…créeme…además, yo estoy enamorado de otra persona, no podría tener nada contigo….

Aquella revelación hizo que Max se separara de Kang-Ho bruscamente….justo a tiempo, ya que en ese preciso momento se abrió la puerta del dormitorio de golpe y aparecieron los rostros de Miki y Xiah.
avatar
laira
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Rata Post : 639
Edad : 32
Inscripción : 16/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Mensaje por laira el Mar 9 Feb 2010 - 15:51

Bueno puesto que nos van a enviar un sicario si no posteo el segundo capitulo
Espero que os guste ^^
ah y aqui os dejo a nuestro malvado Kang Ho





Capitulo 2

-¿Qué estáis haciendo ahí los dos?, ¿no estarás acaparando a Ho, verdad? –preguntó Xiah.

-¿Aún no te has cambiado? -preguntó Miki viendo el cuerpo casi desnudo de Kang-Ho.

-Bueno digamos que la ropa se me extravió…-respondió este mirando a Max sonriendo.

Max bajó la mirada avergonzado por su reacción exagerada de hace unos momentos y sonrió tímidamente diciendo.

-Es que, se me olvidó una cosa en la habitación y no me di cuenta de que llevaba de vuelta la ropa conmigo…

-Ah, dijeron al unísono Xiah y Miki que se miraron extrañados, pero Xiah continuó.

-Bueno cuando acabes ven al salón que el resto te esperamos allí -dijo mientras tiraba a Max de la mano detrás de si.

Salieron ruidosamente del dormitorio dejando a Kang-Ho a solas con sus pensamientos, su plan marchaba mejor de lo que el mismo podía desear, ninguno de sus antiguos compañeros parecía sospechar del verdadero motivo de su repentino regreso.

Kang-Ho sonrió y termino de vestirse a toda prisa para reunirse con sus amigos.

----------------------

Ya en el salón los chicos empezaron a hablar de los viejos tiempos, conversaban y reían animadamente, contando anécdotas a Kang-Ho y este a ellos.

Xiah, Miki y Kang-Ho se encontraban sentados en un amplio sofá-cama, mientras que Yunho y Jae se encontraban en un sofá más pequeño situado enfrente del de estos, Max estaba sentado en un sillón a un lado del sofá de Hero y Yunho.

La conversación se alargó casi toda la tarde, hasta que de pronto, Yunho se detuvo a mitad de una frase y se quedo mirando a Hero.

Hero le devolvió la mirada, el tiempo parecía haberse detenido, a lo lejos se oía la voz de Miki preguntando que les pasaba, pero Jae ya no escuchaba nada, aquella voz parecía estar a kilómetros de distancia.

Yunho alargó la mano y acarició con delicadeza el rostro de Jae hasta llegar a su cuello, y agarrándolo bruscamente lo arrastró hacia si, fundiendo sus bocas en un profundo beso.

Hero cerró los ojos y se abandono a ese calido contacto, Yunho, por el contrario, permanecía con los ojos bien abiertos mirando a sus compañeros, parecía estudiar la reacción de sus amigos con su desafiante mirada.

Yunho soltó el cuello de su compañero y sus manos empezaron a descender, serpenteando por la espalda de Jae, haciendo que un escalofrío eléctrico le hiciera estremecerse.

Yunho siguió su descenso hasta detenerse en el trasero de su amigo, por un momento, pareció dudar de su siguiente acción, pero luego, agarrando con ambas manos el trasero de Jae, comenzó a masajearlo con delicadeza.

Aquel íntimo contacto hizo que la espalda de Jae se arqueara para facilitar el “trabajo” a su amigo.

Oleadas de placer recorrían el cuerpo de Hero, el mundo entero había desaparecido, solamente existían Yunho y él.

Jae pensó en como podría corresponder a su amigo por todo el placer que le estaba proporcionando, así que, sin pensarlo dos veces, introdujo su lengua en la boca de Yunho.

Esto pilló totalmente por sorpresa a su compañero, que abrió los ojos con expresión de miedo, para cerrarlos casi inmediatamente.

El placer que recibía de aquella lengua invasora, era algo inesperado, tímidamente, Yunho empezó a imitar los movimientos de Jae con su propia lengua, al mismo tiempo que intensificaba el masaje a su trasero.

A su lado, Max se removía nervioso en su sillón, aquella inesperada escena le estaba excitando.

Miró a sus compañeros, Miki, Xiah y Kang-Ho contemplaban la escena con una mezcla de asombro y de interés en sus rostros, nadie parecía haberse dado cuenta de lo que le pasaba, así que, se tapo discretamente con un cojín para disimular su estado de excitación.

Se equivocaba, por que uno de los presentes no le había quitado el ojo de encima y se había dado cuenta en seguida, Kang-Ho ladeó levemente sus labios en una media sonrisa reveladora.

De pronto, tan bruscamente como había comenzado, Yunho se detuvo y empezó a reírse a grandes carcajadas, Hero pareció desconcertado por un breve momento, pero acompañó a Yunho en sus sonoras carcajadas.

-jajajajaja…..jajaja….si hubierais visto vuestras caras…jajajaja-dijo Yunho entre risas –os lo habéis creído jajaja….todo era parte de una broma que le estábamos gastando a Max jajaja… ¿te acuerdas del camerino en el ultimo concierto jajaja?...

-Nos pareció buena idea repetirlo delante vuestro –añadió Jae con una sonrisa forzada –aunque creo que te has pasado un poco ¿no?.

-¿Lo dices por lo del trasero? –Preguntó Yunho con sorpresa –eso solo lo hice para dar más realismo a la cosa jaja….tu si que te pasaste con el beso, además, veo que te ha gustado jajaja.

Yunho señaló a la entrepierna de Hero en evidente estado de excitación.

Sin decir una palabra más, Jae se levantó del sofá y se fue al dormitorio

-¿Que le pasa a este ahora?- Preguntó Yunho.

-Pues ni idea –respondió Xiah – de todas formas una escena muy impresionante.

-Aunque lo hubiera sido mucho más si hubiera sido con Xiah –añadió Miki- ver a ese trasero en acción si que me hubiera impresionado jajajaja.

Aquel comentario no pareció hacerle ninguna gracia al mencionado.

-Ya te gustaría a ti – Dijo Xiah enfadado.

--------------

Kang Ho miró a Yunho y pensó para sus adentro “este no se entera de nada”.

Y con pesar miró a Max que aún se estaba tapando con el cojín, habría querido molestarlo un poquito pero no podía pasarse ahora que estaba intentando llevarse bien con el pequeño.

Así que se acercó discretamente al pequeño mientras miraban a Xiah y a Miki que aún se estaban peleando por la culpa del trasero del pequeño. Y le susurró:

-¿Que te ha parecido esa pequeña broma? Al fin y al cabo fue preparada para ti.

Max se ruborizó e instintivamente bajó la mirada a ver si el cojín lo estaba tapando bien, suspiró aliviado al ver que no se le veía nada así que dijo con una sonrisa forzada.

-Bueno estos chicos se aburren mucho…

-¿Pero, te gustó, ver a dos chicos besándose de esa forma?

Preguntó Kang-Ho inocentemente como si no supiera ya la respuesta.

-¿Gustarme?

Preguntó el pequeño tragando en seco. ¿Acaso Kang-Ho lo había notado? –se preguntó.

-¿Que dices? Eso no fue nada…

-Ah…

-Bueno tengo que hacer una cosa en la habitación si me disculpáis.
Se alejó un poco enfadado por que el pequeño se negaba a reconocer la verdad. Pero por ahora le bastaba con saberlo. El pequeño realmente había disfrutado con eso y así sabía que podía llevar a cabo su venganza sin muchos obstáculos.

Llegando cerca de la habitación escucho un sonido que parecía llanto.

Pero en vez de pararse en seco y volver discretamente al salón para dejar al que estaba llorando con sus penas entró sin siquiera tocar la puerta.

-¿Ah estabas aquí? –Preguntó –Ha sido una broma muy buena jajaja…

Jae sollozo por toda respuesta.

-Bueno, si molesto te dejo solo, solamente que no me pareció en ningún momento una broma, tengo que felicitaros, me engañasteis por completo.

-¿UNA BROMA?..¿UNA BROMA? –Salto de repente Jae -¿Cómo puede decir eso tan tranquilo después de lo que me ha hecho sentir?

Kang-Ho se acercó a su amigo y le paso el brazo por encima del hombro.

-Tranquilo, me da la impresión de que para ti a sido algo más que una broma, ¿verdad?

Jae tragó saliva al darse cuenta de lo que acababa de decir en voz alta.

-Si, es verdad –dijo finalmente –Yunho me gusta mucho, desde hace bastante tiempo, pero nunca me había atrevido a decirlo en voz alta.

-No te preocupes, te entiendo perfectamente, Yunho es un hombre guapísimo…aunque no es mi tipo –añadió al ver la cara de sorpresa de Jae.

-Es más –continuó –me da la impresión de que tu beso tampoco le resulto indiferente, me dio la impresión de que respondía a tu beso, ¿no?

-¿Te pareció? –preguntó Jae mientras una sonrisa aparecía en su rostro.

-Estoy seguro, si quieres puedo intentar averiguar que es lo que siente…discretamente claro.

-Te lo agradecería mucho, Ho.

-Bueno, pues déjalo en mis manos y luego te cuento.


Kang-Ho salió de la habitación con aire triunfal, aquella situación había sido muy favorable para el, estaba seguro de que Hero caería pronto en su trampa.

Con estos pensamientos volvió al salón y se acercó nuevamente a Changmin.

Tan sumido estaba este en sus pensamientos, que no se percató de la presencia de su amigo hasta que este le saludo efusivamente.

-jajajaja…muy buena la broma, he estado hablando con Jae y ya me he quedado más tranquilo jajaja…

-¿Más tranquilo? –preguntó Max extrañado.

-Si, la verdad es que me había asustado bastante, en un primer momento me engañaron, creía realmente que estaban liados jajaja…

Kang-Ho continuó hablando mientras contemplaba, satisfecho, la cara de extrañeza de Max.

-La verdad es que tengo que reconocer que me excite bastante con la bromita jajaja…tengo que reconocer que son unos actores estupendos jajaja…no comprendo como podéis quedaros impasibles ante una escena así….bueno si jaja por que no os gustan los chicos jajaja…

….la envidia que me dio Yunho, poder tocar de esa manera a Hero, y además delante nuestro, eso es todavía más excitante, me imaginaba a mi mismo besando esa boca deseosa de recibir placer, mientras voy desabrochando lentamente la camisa de Jae hasta dejar su pecho al descubierto….

Mientras Kang-Ho iba relatando todo esto, Max notó como su hombría, que había recuperado su estado habitual, volvía a presionar contra su pantalón pidiendo libertad, esto era por que, en su mente, estaba recreando el relato de su amigo, pero viéndose de protagonista.

Dándose cuenta de esto, Kang-Ho se animo a proseguir con su relato.

-A continuación, iría bajando mis manos por su pecho dibujando el contorno de sus músculos, entonces Jae suspiraría suplicándome que siguiera descendiendo, yo le obedecería, llegando hasta su entrepierna…..

Kang-Ho se detuvo un momento, Max había cerrado los ojos y respiraba agitadamente, sin duda estaba imaginando toda la escena, con mucho cuidado, para no cortar la magia del momento, se sentó al lado de Changmin y colocando una de sus manos en su espalda, empezó a acariciarle lentamente, casi como un leve roce.

Max se puso muy tenso, pero no reacciono negativamente al contacto, así que Kang-Ho empezó una lenta escalada hacia el cuello de Max, una vez allí, comenzó a acariciarlo dulcemente, mientras continuaba con su relato.

-A esas alturas Hero ya estaría a 100%, su hombría luchando por liberarse de su prisión, eso me daría mucha pena, así que empezaría a soltarle el cinturón mientras el empezaría a devorar mi boca con sus ansiosos besos, a continuación, le bajaría la cremallera….

-¡Max! ¡Ho!...¿que estáis cuchicheando ahí los dos solos? –pregunto Yunho.

Aquella repentina interrupción, pareció despertar a Max, que rápidamente se separo del contacto de Kang-Ho.

-Nada…jaja –contesto Kang-Ho disimulando su enojo con la interrupción –tenemos muchas cosas de que hablar jaja..

-¿Por qué me estas hablando de esa manera de Jae? –preguntó Max en voz baja a Kang-Ho.

-Bueno, tu eres el único que sabe que me gustan los chicos…y somos amigos, creía que había confianza entre nosotros para hablar de estas cosas jaja…además, Hero es la persona de la que est….

Antes de terminar esta frase, Kang-Ho fue bruscamente interrumpido por Yunho.

-¿Puedes venir un momento, Ho?, tengo que comentarte algo muy importante.

-Ahora mismo voy….ya terminaremos esta conversación más tarde –dijo a Max.

-¡Espera!, ¿Qué querías decirme de Jae?

Pero Kang-Ho ya se alejaba al encuentro de Yunho.

-¿Qué quieres con tanta urgencia? –preguntó Kang-Ho.

-Bueno, la verdad es que igual si que me pasé un poco con Jae…. ¿te ha dicho algo? ¿Qué le pasaba para irse así de enfadado?

Kang-Ho sonrió contento de su suerte.

-Ya sabes que no me gustan los cotilleos ni meterme en los asuntos personales de la gente, pero no deberías jugar así con los sentimientos de Jae –le reprochó a su amigo.

-¿Jugar?..¿Con los…Sentimientos?...no comprendo, ¿Qué quieres decir con eso?

-Que, por lo que me ha dicho, creo que Jae esta completamente enamorado de ti –contestó Kang-Ho intentando contener la risa.

-¿QUEEE?... ¡no!..¡No puede ser!...si todo era una broma….

-Pues creo que para el era algo muy serio –concluyo Kang-Ho alejandose de Yunho.

En ese momento, Hero reapareció en el salón, y las miradas de este y Yunho se encontraron….quizás por primera vez desde que se conocían.


Yunho pudo ver que los ojos de Hero estaban un poco enrojecidos. Pero pudo notar que lo miraba de una forma en la que no se había percatada hasta entonces, parecía tristeza mezclada con algo más que no era capaz de definir.
No podía ser que Kang-Ho tenga razón, no seguro que no, pero aún así no se sentía bien al pensar que había hecho sufrir a Hero con esa broma.

Hero había vuelto a la habitación para recordarles a los chicos que había que empezar a prepararse.

Le explicaron a Kang-Ho que tenían un concierto para un centro benéfico y que por eso tenían que irse.

Lo invitaron a acompañarles para no quedarse solo en la casa pero este se negó alegando cansancio. Necesitaba descansar un ratito así que le venía muy bien que los chicos salieran, para así poder estar tranquilo.

Los chicos se prepararon y se fueron.

Pero Kang-Ho no hizo lo que había dicho que iba a hacer.

Sino que pasados cinco minutos saltó del sofá cama que habían habilitado para él los chicos y empezó a dar vueltas por toda la casa.

Ahora iba a tener el tiempo necesario para preparar las cosas para cuando los chicos volverían así tenia que darse prisa.

Lo primero que hizo fue modificar el aire acondicionado, Kang-Ho era un experto en aparatos eléctricos, así que no le costó nada hacer que la temperatura ambiental esté en 27º mientras que ponía que estaba en 20º.

Mientras hacía esto pensó para sus adentros “Esto los calentará un poquito”, y esbozó una sonría que no tenía nada que envidiarle a ninguno de los malos de las películas, mejor dicho incluso estos se habrían asustado.

El siguiente paso fue hacer un agujero en la pared del baño, detras de uno de los cuadros, sabía que ese cuadro estaba allí cuando se mudaron, lo cual era perfecto para su plan.

Lo hizo de tal modo que aquel agujero parecía estar allí desde siempre. Ni siquiera desde el baño se habría notado su presencia. Lo tenía todo muy bien planeado así que nada le iba a salir mal.

El último paso fue hurgar entre sus ropas, al principio no encontró lo que buscaba, y eso le hizo emitir un bufido de desesperación.

En uno de los pliegues de su camisa encontró lo que buscaba y suspiró aliviado, aquello era parte principal de su plan, nada hubiera salido bien sin eso.

Se trataba de un arrugado sobre, en cuyo interior había una serie de hojas y raíces de una extraña planta. Cogió unas cuantas mientras buscaba todos los tipos de te que tenían los chicos en casa e hizo una bebida mezclando todo aquello, al acabar exprimió un limón, le puso miel y azúcar y lo metió en la nevera.

El resultado final era tan apetecible que incluso a él le costaba no beber. Pero no podía.
Tenía que atenerse al plan.

Hacer todo eso hizo que el cansancio por el viaje se le acumule así que decidió darse un pequeño descanso.

Pero el descanso de transformó en una siesta, pues cuando los chicos volvieron lo encontraron durmiendo profundamente.

Aunque intentaron no hacer mucho ruido acabaron despertándolo.

-¿Que tal ha sido el concierto? –pregunto Kang-Ho bostezando de una manera adorable aunque inconsciente.

-Lo de siempre -respondió Miki sonriendo, mientras se alejaba hacia la habitación, seguido por Xiah y Yunho

Hero volvió de la cocina con el te en la mano y miró inquisitivo a Kang-Ho.

-Es que pensé que estaríais deshidratados después de sudar tanto así que os he preparado un té. Es una receta familiar, bueno más bien es una mezcla de varios tipos de té y al final le pones limón y miel lo que le da un toque especial -dijo este sonriendo inocentemente.

-Tu si que sabes. Realmente tengo mucha sed –dijo Hero sonriendo -¿¿Vosotros chicos queréis??

El único que le respondió fue Max que aceptó gustosamente, pues Miki y Yunho ya estaban en la cama y Xiah no oyó nada por que estaba en el baño y en ese momento había encendido el grifo para darse un baño.

Hero y Max se bebieron el té ávidamente pues tenían mucha sed y el te no estaba nada mal, mientras Kang-Ho les observaba con una sonrisa en los labios.

-Ho, esto está buenísimo me tendrás que decir la receta -dijo Hero que se puso el segundo vaso de té, seguido de Max que le tendió su vaso para que se lo llene.

Mientras estos se bebían el segundo vaso y charlaban animadamente Xiah salió del baño, se fue directamente a la habitación y se tiró en la cama.

Hero se fue a la cocina a lavar los vasos y mientras Kang-Ho llamó a Max a un rincón.

-¿Puedes venir un momento?, he descubierto algo muy raro, y quería saber cual era tu opinión –dijo Kang-Ho arrastrando a Max hacia el agujero de la pared.

-¿De que se trata? –preguntó este desconcertado.

Kang-Ho le enseño el agujero de la pared y mientras este lo miraba, no se dio cuenta de la perversa sonrisa que apareció en el semblante de su amigo.

-Estaba examinando este bonito cuadro cuando se me cayó por accidente, al ir a devolverlo a su sitio, me di cuenta del agujero que había en la pared, da exactamente a la ducha del baño, ¿sabes algo? –preguntó.

-Ni idea –respondió este bostezando –es la primera noticia que tengo de ese agujero, bueno ya veremos mañana que pasa, me voy a dormir que estoy cansado.

-Claro, como no –dijo Kang-Ho mientras sonreía demasiado feliz cuando Max se dio la vuelta.

Kang Ho se fue al salón y comenzó a desnudarse para meterse en la cama, Max parecía demasiado cansado, probablemente la bebida no le haría ningún efecto hasta mañana.

De pronto, Hero surgió desde la cocina y fue a tropezarse con el cuerpo semidesnudo de Kang-Ho, perdido en sus pensamientos, se había olvidado completamente de el.

Ambos cayeron al suelo y rodaron por la inercia del terrible golpe, quedando Jae sobre el cuerpo de Kang-Ho, que solamente tenia puestos los boxer que le había prestado Max.

Jae se quedó inmóvil contemplando el bien formado cuerpo de su amigo mientras respiraba entrecortadamente.

Su nariz empezó a llenarse con el maravillo olor de aquel cuerpo masculino y respiró profundamente, en ese momento, una sola idea cruzaba su mente, tenia que besar aquellos labios que parecían ofrecérsele sumisos.

-¿Vas a quedarte encima mío todo el dia? –saltó Kang-Ho.

-Pe..perdona –dijo Jae sacudiendo la cabeza para despejarse.

Jae se levantó a toda prisa y se quedo observando el cuerpo de su amigo, nunca había aparecido ante sus ojos una imagen tan bella.

-¿Pi..piensas dormir así?..¿Quieres que te consiga un pijama? –tartamudeó Hero.

-No es necesario que te molestes, en realidad siempre duermo desnudo, pero como estáis vosotros en la casa, mejor no jajaja –respondió Kang-Ho sin darle importancia.

Jae también se rió, mientras se imaginaba a su amigo completamente desnudo y acostado en la cama, tuvo que contenerse para no decirle que podía desnudarse con toda confianza, en ese momento hubiera dado cualquier cosa por contemplar a Kang-Ho desnudo.

-En fin –dijo Jae despidiéndose de Kang-Ho –ya te voy a dejar que descanses, yo me voy a dar una ducha, ¿quieres ven….

Jae se contuvo sin terminar la frase, había estado a punto de invitar a su amigo a ducharse juntos, ¿Qué estaba pasando en su mente? ¿Cómo podía solamente haberlo pensado?.
Kang-Ho se quedo observando a su amigo mientras se alejaba.

“¿Me lo ha parecido o me estaba tirando los tejos?”…”no, no puede ser, no puede haberle hecho efecto la bebida tan rápido” –pensó

Kang-Ho se acostó en el sofá-cama sin sospechar que, momentos antes, Jae acababa de terminar de beberse su cuarto vaso de té.

Toda la casa estaba sumida en silencio y oscuridad, mientras Kang Ho estaba repasando lo que había hecho, y pensaba:

“Bien ahora Max sabe que puede espiarme cuando quiera, solo que tendré que ser más provocativo la próxima vez”.

Mientras pensaba eso sus parpados comenzaron a cerrarse y todo se volvió negro.

Max ya metido en la cama estaba preocupado por todas las cosas que le habían pasado ese dia. Ho solo había llegado y él ya empezaba a cuestionarse su sexualidad ese era un gran problema. No podía ser que la simple presencia de ese chico lo haga pensar esas cosas.

Se levantó con la intención de ir al baño a despejarse un poco, aquella noche era especialmente calurosa, y estaba decidido a no pensar más en aquellas cosas.

Al acercarse al baño, oyó como el agua caía, alguien estaba dándose una ducha.

Quiso marcharse, pero sus pasos no se encaminaron hacia la habitación sino hacia el agujero que Kang Ho le había mostrado. La curiosidad le carcomía quería saber quien estaba bañándose en ese momento.

Se sentía como hipnotizado por el agua que se oía caer al otro lado de la pared.

Movió un poco el cuadro que tapaba el agujero y se acercó.

A pesar de que la persona que estaba duchándose estaba de espaldas, Max reconoció inmediatamente a Hero, que en ese momento estaba enjabonándose el trasero.

Max se sorprendió a si mismo pensando en que Kang-Ho tenia razón, la verdad era que Jae tenia un trasero precioso.

Ya estaba a punto de marcharse cuando Hero se dio la vuelta, lo cual hizo que Max soltara un pequeño grito de sorpresa, Jae estaba totalmente excitado, mientras con su mano izquierda continuaba frotando su trasero, su mano derecha tenia agarrada, firmemente su hombría.


“¿Pero que les ha dado a todos hoy?” -pensó

Sin embargo a pesar de pensar eso su mirada no se despegó de la vista del baño y poco a poco empezó a excitarse sobremanera contemplando aquella escena.
En un acto reflejo su mano bajó hasta su entrepierna, pero en ese mismo instante sintió un cuerpo desnudo que se echaba, pesadamente, sobre el suyo.

Al mismo tiempo, un fuerte brazo rodeaba su cintura inmovilizándole, mientras otra mano se posaba en su entrepierna sobre su propia mano.

Una voz familiar le susurro al oído…

-¿Disfrutando con la vista?
avatar
laira
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Rata Post : 639
Edad : 32
Inscripción : 16/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Mensaje por laira el Sáb 20 Feb 2010 - 0:54

Aqui dejo el tercer capitulo. Laughing


Capitulo 3



Kang-Ho dormía acostado en el sofá-cama que sus amigos le habían preparado.

A pesar del ajetreo del dia y de lo cansado que estaba, tenía un sueño muy intranquilo.

En su sueño se veía rechazado nuevamente por sus compañeros…..y por Max.

De pronto despertó al oír un ahogado grito que provenía del baño, sus agudos sentidos le pusieron rápidamente en alerta, estaba acostumbrado a las situaciones difíciles, y esta podía ser una de ellas.

Se levantó con sumo cuidado y caminando con cautela se dirigió hacia el baño.

La sorpresa de Kang-Ho fue mayúscula cuando se fijó en una sombra, ligeramente inclinada, mirando con interés a trabes del agujero que el mismo había echo en la pared.

Kang-Ho sabía que no podía tratarse de otra persona que de Max, ya que, aparte de él, era el único que conocía la existencia de este agujero.

A pesar de esto, no podía distinguir con claridad de quien se trataba, así que se acercó, silenciosamente, por detrás de esa persona con una pregunta en su mente.

“¿A quien estas espiando?”…..

En aquel momento, unas nubes se movieron en el cielo, haciendo que la caprichosa luz de la luna entrara por la ventana, iluminando, por unos breves instantes, el oscuro pasillo.

Kang-Ho no se sorprendió al reconocer a Max, lo que si le sorprendió es que vio claramente como su mano derecha se dirigía hacia su entrepierna.

Se quedo pensando unos instantes sopesando sus opciones, si se acercaba ahora existía la posibilidad de perder a Max para siempre, así que decidió alejarse a allí antes de que este notara su presencia.

Con esa idea, intento darse la vuelta para volver al salón, pero su cuerpo no le respondía, la imagen del objeto de su deseo, vuelto de espaldas y ligeramente inclinado, como si se le estuviera ofreciendo voluntariamente era algo hipnótico.

Max, ajeno a todo lo que ocurría a sus espaldas, emitió un leve suspiro mientras su excitación iba en aumento.

Aquello fue más de lo que el excitado Kang-Ho podía soportar, olvidando toda cautela, con un rápido movimiento, inmovilizó a Max.

-¿Disfrutando con la vista? –le susurro al oído -¿Quién esta en la ducha?

Changmin intento, inútilmente, liberarse del férreo abrazo de Kang-Ho, pero no se atrevía a gritar por miedo a ser descubierto por Hero.

-¿Quién es? –volvió a preguntar Kang-Ho en voz baja.

-¿Qué estas haciendo, Ho?....su…su...suéltame…-imploró Max a su captor.

Lejos de hacerle caso, Kang-Ho atrajo todavía más el cuerpo de Max hacia el suyo mientras comenzaba a besar y mordisquear suavemente el cuello de su amigo.

Al mismo tiempo, apartando la mano de Max, Kang-Ho empezó a acariciar la hombría de su amigo.

-¿Quién es? –insistió Kang-Ho mientras intensificaba el masaje sobre la zona más intima de Max.

-J..J..J..J..Jae…Jae…-contesto por fin Max.

El placer que le proporcionaban las caricias de su amigo, estaban transportando a Max a otro plano de realidad, era como si no fuera el mismo, quería detenerse, pero al mismo tiempo no podía negarse al placer que recorría hasta el último rincón de su cuerpo.

Max estiro su cuerpo hacia atrás encajándolo perfectamente con el cuerpo de su amigo, notando al instante el nivel de excitación que este había alcanzado.

Instintivamente, comenzó a frotar su cuerpo contra la hombría de Kang-Ho.

Este sonrió al darse cuenta de esto, Max estaba totalmente en sus manos.

-¿Qué es lo que esta haciendo? –pregunto a Max mientras comenzaba a quitarle la parte superior de su pijama.

-Se..se..se acaricia..-contesto Max mientras un escalofrió recorría su desnuda espalda.

-¿Y como? – volvió a preguntar Kang-Ho mientras obligaba a Max a seguir mirando por el agujero.

Max apoyo ambas manos sobre la pared y miró atentamente lo que hacia Hero.

-A...Ahora se esta acariciando el torso –dijó Max.

-¿Asi? –pregunto Kang-Ho mientras pasaba sus manos sobre el cuerpo de su amigo.

-s…si...si…si…..y ahora su trasero –contesto este con la voz entre cortada.

La boca de Kang-Ho abandono el cuello de Max y su lengua empezó a recorrer la espina dorsal de Changmin hacia abajo, al mismo tiempo, sus manos bajaban lentamente el pantalón del pijama de su amigo hasta las rodillas.

-A…ahora…ahora se acaricia su…su…su...su…

Comprendiendo a que se refería su amigo, Kang-Ho agarró ansiosamente la hombría de Max, con brusquedad.

Al sentir por primera vez un contacto ajeno en su zona más intima Max soltó un ahogado grito, mezcla de gozo y de miedo, por la brusquedad de Kang-Ho.

Al instante, Kang-Ho le soltó y continuó lamiendo la espalda de su amigo, haciendo que su cuerpo se estremeciera.

Kang-Ho se maldijo a si mismo, por sus tontas prisas había estado a punto de perderlo.

Max estaba enloqueciendo de placer, a pesar de su miedo inicial, no quería que Kang-Ho se detuviera.

-por...por...por favor…..si…sigue...-le suplico a su amante.

Kang-Ho volvió a situar su mano sobre la hombría de Max, que ya estaba en el máximo de su excitación, pero esta vez lo hizo con suavidad.

Con un cariño casi maternal, comenzó un lento movimiento arriba y abajo, mientras presionaba con su hombría el trasero de Max.

Poco a poco, Kang-Ho fue acelerando su caricia sobre la hombría de Max, haciendo que la excitación de este aumentara cada vez más.

Max estaba totalmente dominado por el placer, apartando sus manos de la pared, y echándolas hacia atrás, agarró el trasero de Kang-Ho atrayéndolo más hacia su propio cuerpo.

Kang-Ho empezó a frotar su hombría contra el trasero de Max al mismo ritmo que le acariciaba, haciendo que este comenzara a emitir unos débiles grititos de placer.

De pronto, Kang-Ho se detuvo y se separo de Max, con un rápido movimiento, se deshizo del Bóxer que le impedían entrar en contacto con su amigo.

-¿Q...que estas ha...haciendo, Ho?...no te pares ahora...por favor...sigue...-suplicaba Max.

Kang-Ho volvió a echarse sobre el cuerpo de Max, con tanta fuerza que este golpeo la pared.

Al notar el cuerpo de Kang-Ho totalmente desnudo contra el suyo propio, a Max le asaltaron las dudas nuevamente, pero al volver a sentir las caricias de su amante, estas dudas se disiparon rápidamente.

-Si...si...si...sigue así...sigue…….quiero sentirte..siii.

A pesar de su excitación, Kang-Ho no quería todavía entrar en su amante, así que se limitó a seguir frotándose contra su cuerpo.

Los movimientos de Kang-Ho empezaron a ser frenéticos al notar que Max estaba a punto de culminar.

En una de las embestidas de Kang-Ho, el cuerpo de Max volvió a golpear sonoramente la pared, haciendo que este mirara por el agujero.

-Es…espera…pa...pa...para….J…Jae ya no esta en la ducha…

Al oír esto, Kang-Ho se paró y le subió el pantalón del pijama a Max, en la oscuridad, no pudo encontrar su bóxer, así que, salió corriendo hacia el salón y con un ágil salto se tiro sobre el sofá-cama.

Mirando a un lado y al otro Kang-Ho busco nerviosamente algo con lo que tapar su desnudez, su estado de excitación era demasiado evidente, así que se puso de espaldas.

En ese momento se acordó de la fina manta que le habían dejado para dormir y se cubrió con ella, pero en la difícil posición en la que estaba, no pudo taparse completamente, dejando al descubierto parte de su desnudo trasero.


Hero salió de la ducha con una toalla anudada en su cintura, se dirigió hacia la entrada del dormitorio, pero se detuvo antes de llegar, su cuerpo seguía ardiendo, decidió tomar algo fresco antes de ir a la cama.

Al darse la vuelta con rapidez, se llevo un susto de muerte al encontrarse con una sombra.

-¿Max?..¿Eres tu?...que susto me has dado, ¿Qué estas haciendo ahí a estas horas, y a oscuras? –preguntó a su amigo encendiendo la luz del pasillo.

-¿Y…yo?..na...nada –balbuceó Max terminando de colocarse la ropa –no...no podía dormir por el calor, así que decidí darme una ducha…pero como estaba ocupada estaba esperando jajajaja….

Aquella respuesta no pareció convencer mucho a Jae, que miraba inquisitivamente a su amigo.

-Es verdad –dijo por fin –esta noche esta siendo especialmente calurosa, no se como los demás pueden dormir tan tranquilos.

Max, que hasta ese momento había estado ocultando su excitación, observo el cuerpo de su amigo, hasta detenerse en el bulto que formaba la entrepierna de Jae en contacto con la estrecha toalla.

Se imaginaba a si mismo lanzándose sobre los labios de su amigo y notando sobre su propia hombría como crecía la de Hero, en ese momento le arrancaría la toalla, dejándola al descubierto.

Lo único que deseaba era darle placer a Hero, tanto como el que el había sentido al observar a su amigo en la ducha.

-Max, ¿te encuentras bien? –preguntó Jae al ver la extraña expresión de su amigo.

Max volvió a la realidad al oirle.

-Estoy bien –respondió nervioso –voy a ducharme.

Y sin decir nada más entro en el cuarto de baño cerrando la puerta tras de si.

“Pues si que tenia calor jaja” –pensó Jae, ya que al pasar Max a su lado se dio cuenta de su estado de excitación.

Por un breve instante pensó en la imagen del pequeño duchándose, y el entrando en la ducha, estos pensamientos hicieron que volviera excitarse, haciendo que la estrecha toalla estuviera a punto de caer al suelo.

“¿pero que me pasa hoy?” –pensó “mejor será que me tome algo fresco o sino no podré dormir esta noche”.

Jae se dirigió a la cocina, cuando de pronto reparó en una prenda que había tirada en un rincón del pasillo.

“Es de Max” pensó recogiendo los bóxer que hasta hace un instante llevaba puestos Kang-Ho “espera…. ¿no eran estos los que le había prestado a Ho?”

Su mente retrocedió al momento en que Kang-Ho se desnudaba frente a el.

“si, sin duda eran estos…. ¿que hacia Max con esto en la oscuridad y excitado?.... ¿y como los ha conseguido?”.

Pensando en estas cosas, Jae atravesó el salón sin ni siquiera mirar a la figura que fingía dormir en el sofá-cama.

Encendió la luz de la cocina, y sirviéndose otro vaso del té de Kang-Ho, lo vació de un trago.

No sabia muy bien por que, pero aquella bebida le encantaba, podría beberse todo lo que quedaba, pero no, decidió guardar algo para mañana.

De pronto, una fuerte oleada de calor empezó a recorrer su cuerpo, tambaleándose un poco, se dispuso a marcharse al dormitorio.

Salió de la cocina, y antes de poder apagar la luz, se fijó en Kang-Ho.

La luz de la cocina se reflejaba débilmente en su bien formada espalda, su cuerpo apenas cubierto por la fina manta le atraía sin remedio.

A través de aquella fina manta, Jae pudo apreciar claramente la total desnudez de su amigo, ya que parte de su trasero estaba al descubierto.

Jae miró la prenda que tenia agarrada en su mano derecha, recordando que Kang-Ho le había dicho que era habitual en el dormir desnudo, sin duda se la quitaría para dormir mejor y Max aprovecho que dormía para sustraérsela.

“Pobre Ho, menuda broma más cruel, no encontrar su ropa cuando despierte” –pensó Jae inocentemente.

Jae se acercó lentamente al sofá-cama con la intención de dejar a un lado el bóxer y volver al dormitorio, pero le resultaba imposible apartar los ojos del cuerpo de Kang-Ho

Este, con los ojos semiabiertos y vuelto de espaldas, seguía fingiendo dormir, no podía moverse, por que sino Jae se daría cuenta del estado en que se encontraba.

Jae se arrodilló frente a Kang-Ho dejando los bóxer cuidadosamente doblados al pie de la cama.

Y sin poder controlar sus actos, alargo ambas manos y apartó con suavidad la fina manta que cubría el cuerpo de su amigo.

Kang-Ho se sorprendió, ya que estando de espaldas le resultaba imposible saber de quien se trataba.

La imagen que se le ofrecía a Jae se la antojo celestial, el cuerpo desnudo de Kang-Ho era sin duda lo más hermoso que había visto en su vida.

La hombría de Jae empezó a presionar contra la toalla que le impedía alcanzar la plenitud de su estado, así que se la quito y la dejo a un lado.

Decidido, empezó a acariciar la espalda de su amigo, apenas rozando su piel, y describiendo pequeños círculos, comenzó a bajar hacia aquel trasero que le hacia enloquecer.

Con firmeza, y olvidando toda prudencia, agarró el trasero de Kang-Ho con ambas manos y empezó a estrujarlo y masajearlo con movimientos circulares.

Dado el estado en el que se encontraba Kang-Ho, aquellas caricias eran suficientes para que culminara, pero estaba decidido a saber de quien eran aquellas expertas manos que le proporcionaban ese placer.

Le daba igual todo, así que, todavía fingiendo dormir se movió ligeramente en la cama, esto hizo que Jae se detuviera y retirara sus manos asustado.

Ese era el momento que estaba esperando Kang-Ho, aun fingiendo dormir, se dio completamente la vuelta, dejando a la vista su hombría, que esos momentos apuntaba al techo en todo su esplendor.

Kang-Ho entreabrió los ojos y miró a la persona que le había acariciado, abriéndolos de par en par por la sorpresa al constatar que se trataba de Hero.

Rápidamente volvió a cerrarlos, pero Jae no se había dado cuenta, ya que sus ojos observaban, hipnotizados, la enorme hombría de Kang-Ho.

Lentamente, Jae recorrió con la mirada el cuerpo de su amigo, lo deseaba, no podía decir muy bien por que, pero ese cuerpo era lo único que podría hacer que la llama que ardía en su interior se apagara.

Inclinándose sobre aquel cuerpo, Jae empezó a besarle en el cuello mientras empezaba a descender por su torso.

Casi a punto de llegar a la hombría de Kang-Ho, describió un amplio círculo con la lengua y volvió hacia arriba, deteniéndose en el pecho de su amigo.

Al hacer todo esto y no apreciar ninguna reacción en su amigo, Jae se volvió más osado, y empezó a mordisquear suavemente los pezones de su amigo, provocando en este unos espasmos que hicieron temblar todo su cuerpo.

Al darse cuenta de esto, Jae intensificó sus caricias sobre el pecho de Kang-Ho, mientras su mano derecha descendía, lenta pero implacable, hacia la entrepierna de su amigo.

Al instante, comenzó un movimiento arriba y abajo, imitando el que él mismo había hecho en la ducha.

Era la primera vez que Jae tocaba a otro hombre tan íntimamente, pero el contacto con la calida y palpitante hombría de Kang-Ho, le excitaba todavía más.

Conforme veía que el cuerpo de Kang-Ho temblaba cada vez más, Jae fue incrementando la velocidad de su caricia al mismo tiempo que sus mordiscos y lametones se hacían más intensos, consiguiendo que su amigo emitiera unos quejidos, mezcla de dolor y placer.

El cuerpo de Kang-Ho comenzó a convulsionarse, y Jae comprendió que su amigo estaba a punto de culminar.

Pero Hero no quería terminar tan pronto, así que, tan bruscamente como había empezado, se detuvo y soltó la hombría de Kang-Ho, haciendo que este emitiera un gruñido de protesta.

Kang-Ho ya no podía soportarlo más, dudaba entre seguir fingiendo o saltar sobre el cuerpo de Jae, pero este era el juego de Hero, y tenia que reconocer que le estaba gustando, así que decidió seguir jugando.

Cambiando nuevamente de postura, se puso de lado, cara a Hero, dejando que su mano quedara colgando por fuera del sofá-cama a escasos centímetros de la excitada hombría de Jae.

Jae no podía desaprovechar aquella “invitación”, así que, adelantándose, encajó su hombría en la mano abierta de Kang-Ho y comenzó a mover su pelvis adelante y atrás.

Kang-Ho cerró su mano capturando aquella preciosa “presa” y haciendo que Hero soltara un grito de placer, derrumbándose sobre el cuerpo de su amigo.

-Es… es… esto es maravilloso –dijo Jae en voz naja –aprieta más.

En ese momento, Max salió del baño y antes de ir al dormitorio, estando ya un poco más calmado, decidió ir a hablar con Kang-Ho de lo que había estado a punto de suceder en el pasillo.

Al acercarse al sofá-cama, escuchó unos extraños susurros y gemidos y se acerco con cuidado.

Allí estaba Kang-Ho, con Jae a su lado, y los dos parecían estar disfrutando como locos, aquella imagen hizo que a Max se le partiera el corazón.

Tan concentrados estaban en su mutuó placer, que ninguno de los dos se dio cuenta de la presencia del pequeño.

Con las lágrimas aflorando a sus ojos, Max se dio la vuelta y se marchó al dormitorio, cerrando la puerta con un sonoro portazo.

Este ruido pareció despejar la nublada mente de Jae, que dándose cuenta de lo que estaba haciendo, se levantó avergonzado, se coloco la toalla como pudo y se marcho a toda prisa dejando a Kang-Ho totalmente desconcertado.

“definitivamente esta no ha sido nuestra noche” –pensó mirando su entrepierna.




El siguiente día los chicos despertaron de buen humor y decidieron ir con Kang Ho al parque de atracciones.

Pero la noche anterior provocó unos pequeños cambios en tres de los presentes, Hero que no podía creerse lo que estuvo a punto de hacer estaba muy avergonzado pero estaba muy tranquilo por que pensaba q nadie lo había visto y que nadie le podría echar la bronca.

Por su parte Max era incapaz de mirar a Kang-Ho a la cara lo que pasó la noche anterior lo hacía sentir muy mal pero además le había hecho descubrir una faceta de su personalidad totalmente desconocida y que Kang Ho había sido tan hábil descubriéndola y a Hero tampoco lo podía mirar por que no podía creerse q había sido capaz de llegar a tocar a Kang Ho, eso le hacia sentir molesto.

Y Kang-Ho que por su lado estaba contento con como le salían las cosas pero a la vez no sabía si la actitud del pequeño era así por que se había asustado y eso habría sido malo o por que estaba desconcertado y eso era bueno.

Cuando vio que ya no había té comprendió que el glotón de Hero se lo había bebido todo, eso le hizo explicarse la reacción del chico de la noche anterior así que con este ultimo se comportaba como si nada había pasado lo que desconcertaba aún más a Max.

Ya en el parque de atracciones Kang Ho dijo que quería hablar un poco con Max y que si no los molestaba iban a quedarse un poco atrás. Los otros no se opusieron y se fueron adelantando dejando a los dos chicos atrás.

Kang-Ho miró a Max que evitó su mirada y le dijo.

-Siento mucho lo de la noche anterior, no se que me pasó, reaccioné de mala manera –dijo Kang-Ho en tono de disculpa -supongo que te habré asustado un poco con mi reacción.

Max levantó un poco la mirada y no sabía que responder así que guardó silencio desviando la mirada de nuevo.

Así que Kang-Ho siguió:

-Tranquilo no volverá a pasar -dijo mirando la reacción de Max que parecía no reaccionar -la verdad es que te tengo que confesar una cosa. A mi me gusta Hero desde hace mucho tiempo, por eso supongo que reaccioné así…. ya lo siento, pero como ya te he dicho, esto no volverá a pasar.

Esas palabras hacían que el corazón de Max diera un doloroso vuelco y sin darse cuenta unas pequeñas lágrimas se acunaron en sus ojos.

Pero no estaba dispuesto a que el otro lo notara así que se decidió ha no mostrarlo, cerró fuertemente los ojos, miró para otro lado e intentó sonreír.

-Que bien, me alegro que…

Pero no pudo continuar por que todo a su alrededor se oscureció.

Cuando despertó se encontraba en un sitio desconocido, estaba atado y los ojos los tenía vendados.

Podía escuchar unas voces un poco más allá de él pero sus sentidos aún estaban aturdidos por el golpe que recibió y además le estaba zumbando el oído.

Después de esperar unos momentos mientras se estaba recuperando una mano le retiró las vendas y por fin pudo ver.

Se encontraba en una habitación que parecía de un sitio abandonado pues no estaba nada cuidado, a su lado estaba sentado Kang-Ho al que también tenían atadas las manos pero los ojos aun los tenía vendados, parecía muy calmado como si nada estuviera pasando.

La persona que le quitó las vendas estaba encapuchada solo podía notarse que era alguien bastante alto y bien formado era una persona con un cuerpo delgado y fibroso, tal vez alguien que practicaba algun deporte o que pasaba todo el día en el gimnasio.

El encapuchado se dirigió hacia Kang Ho y le retiró también las vendas.

Luego se volvió hacia Max y acercó su encapuchado rostro al del pequeño. Max pudo ver unos ojos muy rasgados.

Con una mano acarició su rostro mientras se acercaba a su cara y decía en voz alta:

-De cerca eres más guapo de lo que me imaginaba, y ganas mucho sin maquillaje. Eso me gusta de un chico -dijo el encapuchado que parecía sonreír por debajo de la capucha -Podría hacerte mió y comprobar si estas a la altura de mis expectativas.

Esas palabras hicieron temblar a Max, en el mismo instante en que Kang-Ho se levantó y se lanzó contra el encapuchado, pero con las manos atadas no pudo hacer gran cosa, por que el otro lo esquivó mientras le propinaba un puñetazo en el estomago y lo dejaba en el suelo sin aire.

-¿Defendiéndolo?....¿Acaso es tu “chica”? -diciendo eso empezó a reír ruidosamente -esto me da ideas aun mejores.

Y se acercó a Kang Ho que estaba en el suelo aún resintiéndose por el golpe, se puso en cuclillas a su lado y le dijo:

-Desnúdate.

-¿Que?... ¿Que es esto? –protesto Kang-Ho.

-Mejor aun desnúdalo a él -dijo mientras hacia énfasis en él mirando hacia Max.

-Estás loco -le respondió Kang Ho -¿No creerás de verdad que haría algo así, no?

-No lo creo, estoy seguro de que lo harás -dijo apuntando con una pistola a Max, y con la otra mano acarició el rostro incrédulo de Kang Ho.

-¡Vamos!.. seguro que acabareis disfrutándolo.

Mientras decía eso levantó a Kang Ho de un brazo y cuando ya estaba de pie le retiró las ataduras de las manos, y lo empujó hacia Max con tanta fuerza que cayó encima de este. Los dos estaban en el suelo uno encima del otro.

Por un instante sus ojos se encontraron y Max pudo ver que Kang Ho intentaba tranquilizarlo con su mirada, como si intentaba decirle que iba a sacarlo tarde o temprano de esa situación, esa mirad decia claramente que no permitiria que le pasara nada malo.

Kang Ho se levantó arrastrando suavemente a Max consigo, y mirando hacia el secuestrador y le dijo.

-No me parece normal que esto pase entre dos amigos si no te molesta me niego a hacerlo.

-¿Has pronunciado la palabra “amistad”? –se rio el hombre -ya comprobaremos lo amigos que sois.

Se acercó a Max, le puso la pistola en la sien y dijo.

-¿Para defender esa amistad estas dispuesto dejarlo morir? ¿O tal vez para defender esa amistad harías cualquier cosa para mantenerlo con vida?.... Vaya me estoy preguntando que vas a elegir, ¿salvarle la vida o el honor?

Viendo que no tenía más elección Kang Ho empezó a desabrochar la camisa de Max con movimientos lentos.

-Lo siento, le susurró a Max, para que el secuestrador no lo pudiera oír.

-Así me gusta, has optado por su vida -dijo este mientras reia de nuevo, y dio unos pasos hacia atrás para dejar más espacio y así poder ver mejor las cosas.

Por fin Kang Ho acabó retirándole la camiseta a Max. Y el secuestrador que no se daba por satisfecho siguió:

-Bésalo –dijo comenzando a excitarse –lo estas deseando.

-¿Que? -Preguntó Kang Ho extrañado. Pero…

-Su vida su honor…

Mirando hacia otro lado Kang Ho depositó un suave beso en la mejilla de Max.

-¿Te estas quedando conmigo?... Anda se que puedes hacerlo mejor. O sino lo haré yo, pero yo no voy a ser tan delicado, su desnudez me está poniendo a cien…. Me encantan los cuerpos cuidados, y este es uno de ellos. Tú decides –dijo el secuestrador empezando a acariciarse la entrepierna.

Viendo que no tenia elección, Kang-Ho acercó sus labios a los de Max y lo besó suavemente en la boca, el beso que al principio era como una caricia se intensificó.

Max que estaba siendo besado sintió como si su cuerpo flotara. La dulzura de ese beso le pillo con la guardia baja, así que se abandonó inconscientemente a ese dulce beso que Kang Ho se veía forzado a darle.

La delicadeza con la que le besaba contrastaba drásticamente con el rudo Kang-Ho de la noche anterior.

Como estaba en las nubes Max no se enteró que en la habitación entraban los otros secuestradores mientras se estaban besando.

Cuando Kang Ho se apartó de su lado no quiso abrir los ojos pues quería mantener la sensación que sintió con el contacto de los labios de Kang Ho.

Pero cuando abrió los ojos vio como Kang-Ho propinaba una patada en la boca al último de los secuestradores que estaba de pie, pues los otros ya estaban en el suelo.

Viendo eso Max cogió su camiseta del suelo y se la puso como pudo. Pero Kang Ho no le dio tiempo de hacerlo bien por que lo cogió de la mano y salieron corriendo de ese sitió.

Al parecer los tenían retenidos en un almacén abandonado, y la habitación en la que se encontraban tal vez en otros tiempos sirvió de oficina al jefe o a alguno de los jefes.

Al salir fuera vieron que estaban cerca del parque de atracciones así que corrieron hacia allí.

Por el camino Kang Ho le pidió a Max que no cuente nada de lo que pasó por que no quería que los otros se preocuparan, y especialmente Hero que se preocupaba siempre demasiado.

Esas palabras referentes a Hero volvierón a asestar un duro golpe al corazón de Max que no se pudo negar a la petición de su amigo

Esto le hizo darse cuenta que él mismo no quería que Hero se enterara de lo que habia pasado, pues de ese modo sería posible que se preocupara demasiado por Kang-Ho y por lo ocurrido la noche pasada no quería arriesgarse.

Se sentía muy egoísta con esos pensamientos y no entendía por que le pasaban esos pensamientos tan impropios de él por su mente.

Decidió pensar en otra cosa y en ese momento se dio cuenta de lo bien que luchaba Kang Ho así que decidió pensar en eso.

Ya no estaban corriendo pues ya habían entrado al parque.

-¿Como es que sabes luchar tan bien? –preguntó a su amigo.

-¿Ah eso? Bueno es que cuando me separé del grupo decidí hacer algo útil con mi vida, así que entrené mi cuerpo, he participado en muchos concursos regionales de lucha en China y he ganado algunos –respondió Kang-Ho en tono orgulloso –lo que pasa es que no quise intervenir antes por miedo a que te ocurriera algo.

-Es que la patada que te vi dar era perfecta.

-jajajaja…Claro si no, no habría ganado algunos concursos…

Mientras iban andando no se dieron cuenta que aún iban cogidos de las manos y que la gente se paraba a mirarles.

Cuando por fin se encontraron con el resto se dieron cuenta que seguian cogidos de la mano por los comentarios de estos, que empezaron a vacilarlos.

-No me lo puedo creer -dijo Miki -nosotros preocupados por la parejita y estos dos andan tan tranquilos cogiditos de las manos.

Cuando lo oyerón, retiraron los dos las manos avergonzados.

-Lo siento, es que teníamos mucho de que hablar y se nos pasó el tiempo, no era nuestra intención preocuparos -dijo Kang-Ho mirando a Max que desviaba su mirada.

-Así es –confirmo este -es que hablar de los viejos tiempos nunca cansa.

Xiah que estaba con la boca llena de algodón dulce dijo.

-Ahora que ya estáis aquí ya podemos ir a dar vueltas por las atracciones.

Los dos amigos se miraron a los ojos. La verdad es que a ninguno les apetecía seguir en el centro, pero ya que decidieron guardar silencio con respeto a lo que había pasado no tuvieron más elección.
avatar
laira
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Rata Post : 639
Edad : 32
Inscripción : 16/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Mensaje por laira el Miér 3 Mar 2010 - 19:18

Bueno aqui tenemos otro capitulo que es un especial ^^
Laughing Espero q os guste

Capitulo Especial





........Max abrió los ojos, pero todo a su alrededor seguía en total oscuridad.

Lo único que podía recordar era estar hablando tranquilamente con Kang-Ho, hasta que fueron interrumpidos, bruscamente, por aquellos extraños encapuchados.

-Parece que esta despertando -dijo una voz -menos mal, creía que te habías pasado con el golpe... ¿y el otro?

-Aun sigue sin sentido -dijo otra voz -¿por que lo has traído?, no lo necesitábamos.

-¿Estas cuestionando mis motivos? -dijo la primera voz con tono de enfado -no olvides quien es aquí el jefe.

-Tranquilo -dijo el otro hombre -solo digo que no era necesario traerle....aunque, mirándolo bien, la verdad es que no esta nada mal jajaja......tienes buen ojo.

-Ya sabes que yo no comparto tus gustos, mis motivos son solo míos...pero silencio, el chico esta escuchando todo lo que decimos.

Max escucho unos pasos que se dirigían a el, unas fuertes manos le agarraron fuertemente y le obligaron a ponerse en pie.

-¿Nos estabas escuchando, guapo? -dijo el segundo hombre quitándole a Max una mordaza que le impedía hablar -puedes gritar todo lo que quieras, nadie te va a ayudar.

Max estaba completamente aterrado, su boca era incapaz de emitir ningún sonido.

-¿No dices nada?... Mejor, me gustan los chicos guapos y silenciosos jaja -dijo el hombre mientras pasaba uno de sus dedos por los labios de Max -estoy seguro de que eres capaz de hacer cosas mejores con tu boca que hablar.

Max abrió la boca y se pasó la lengua sensualmente por los labios humedeciéndolos.

-¡Vaya!..... ¿Has visto esto?...parece que el muchacho quiere "guerra" jaja.

-Déjalo en paz -dijo una tercera voz -el jefe tiene otros planes, se enfadara si se los estropeas.

-¿Y a mi que me importa?, este crió siempre me a gustado, y no voy a desperdiciar la oportunidad de divertirme un poco con el.

Mientras decía esto, introdujo uno de sus dedos en la boca abierta de Max.

Este empezó a lamer aquel dedo, hasta que se dio cuenta que su dueño estaba confiado, acto seguido, cerro las mandíbulas con tal fuerza que hasta el mismo se hizo daño.

El secuestrador lanzó un aullido de dolor, a pesar de los tirones que daba, Max no soltaba su presa, hasta que el otro secuestrador le dio una patada, haciendo con esto que soltara su presa.

-Vete a que te curen ese dedo, ya te dije que le dejaras en paz.

-¡Esto no se va a quedar así, luego nos veremos las caras tu y yo -dijo el herido mientras su voz se iba alejando........

------------------------------------

Max despertó de pronto, estaba en su cama bañado en sudor, los recuerdos de aquellos horribles momentos le volvían una y otra vez a su mente.

Por un breve instante, pensó en ir a hablar con Kang-Ho de lo ocurrido en aquel almacén.

"¿Pero estoy preparado para contarle TODO lo que paso?....yo creía que estaba solo, eso fue antes de darme cuenta de que Kang-Ho estaba a mi lado" -pensó.

Kang-Ho le había tranquilizado, estaba convencido de que no volverían a ver a esos hombres nunca más, y con este pensamiento volvió a tumbarse sobre la cama y cerro los ojos.

Mientras tanto, fuera del edificio, una sombra se movía, de vez en cuando, alzaba la mirada hacia las ventanas del piso de los chicos, una mueca de rabia se dibujo en su rostro mientras se frotaba uno de sus dedos, claramente marcados por una hilera de dientes.

---------------------------------

Capitulo 4

Yunho se encamino con paso decidido hacia el camerino de su idol.

A pesar de que instantes antes había estado a su lado, se vio incapaz de dirigirle la palabra. Pero gracias a las palabras de Jae, Yunho encontró el valor para pedirle al autógrafo que tanto ansiaba.

Al llegar a la puerta del camerino, se dispuso a golpear en la puerta, cuando unos extraños ruidos llamaron su atención, y al apoyarse en ella, esta se abrió.

El camerino parecía vacío, sin embargo, los extraños sonidos parecían provenir de allí. Yunho reparó entonces en una puerta al fondo del camerino.

Se dio la vuelta para marcharse, cuando escuchó un grito procedente del baño.

Se acercó con cautela, tal vez a su ídolo le pasaba algo.

La puerta estaba entreabierta, y a medida que se acercaba, los gritos y ruidos aumentaban de intensidad.

Se asomo por la puerta y vio a su ídolo completamente desnudo de espaldas. Se movía de forma muy extraña, y de vez en cuando, emitía jadeos y gemidos.

Pero desde su posición, YunHo no sabia a que se debían.

Una duda empezó a crecer dentro de él, desde su posición, YunHo pensó que se estaba masajeando, y no pudo evitar sonreír al sorprenderlo en momento tan íntimo.

El joven, empezó a mover el trasero adelante y atrás, estos movimientos, provocaron una reacción en YunHo que nunca habría esperado.

La hombría de YunHo, empezó a presionar los pantalones de su dueño, ante la sorpresa de este, sin darse apenas cuenta de lo que hacia, se desabrocho el pantalón y la liberó.

Los jadeos del hombre que tanto admiraba aumentaban, provocando en YunHo un creciente deseo.

YunHo empezó a acariciarse el pecho, descendiendo lentamente hacia su hombría, que ya reclamaba ser atendida.

Lentamente, comenzó un lento masaje adelante y atrás, aumentando la intensidad a medida que su ídolo aceleraba en sus movimientos.

De pronto, se giro completamente y YunHo se quedo helado por lo que vio, arrodillado frente a su ídolo, estaba su compañero de camerino, y tenía en su boca la hombría de este. Al ver esto, YunHo se detuvo de golpe.

Mientras su ídolo se sentaba sobre el lavabo y su compañero continuaba con sus expertas caricias, provocando que suspirara intensamente, algo se removió en el interior de YunHo, no podía identificar muy bien lo que sentía, ¿¿serian celos tal vez??

Lo único que sabia seguro, es que daría cualquier cosa por estar en su lugar, y poder proporcionar tanto placer a su ídolo.

YunHo se fijó en su rostro, que ahora veía claramente frente a el. Su cara, totalmente trasfigurada por el placer que sentía, le pareció a YunHo lo más hermoso que había visto nunca. Si exceptuaba el hermoso rostro de Jae claro.

El pensar en su amigo y ver a aquellos jovenes en esa posición, excito todavía más a YunHo, que culminó con el rostro de Jae, sonriéndole en su mente.

Pero olvidando toda precaución, YunHo soltó un fuerte grito al culminar.

-¡JAE!

Este grito alertó a los amantes a los que espiaba. Y casi al instante, la puerta del cuarto de baño se abrió de golpe.

-¡Vaya! ¿Qué tenemos aquí? -dijo su ídolo todavía desnudo.

-Parece que tenemos un pequeño espía -dijo el otro - y por lo que se ve, ha disfrutado del espectáculo.

El joven se agachó frente a YunHo y le acarició dulcemente el rostro.

-No tienes por que sentirte avergonzado de lo que sientes....YunHo, ¿no?

YunHo asintió con la cabeza.

-¿Te ha gustado lo que has visto?... ¿te gustaría participar? -le pregunto.

Yunho negó con la cabeza, pero su cuerpo decía lo contrario, ya que la proximidad de su ídolo volvió a hacer que su cuerpo reaccionara.

-¡Vaya! -exclamo su ídolo - ¿sabes que estas muy bien dotado, muchacho?

Alzando el rostro de YunHo, lo beso suavemente en la mejilla, para seguidamente, besarlo intensamente en los labios.

YunHo, pillado por sorpresa, no supo como reaccionar, y pronto, noto como una osada lengua, invadía su boca.

La experta lengua, se movía hábilmente en el interior de la boca de yunho, que empezó a responder con su propia lengua a las caricias que sentía.

Su ídolo se arrodillo frente al muchacho, y con su mano derecha, empezó a acariciar la hombría de YunHo.

Al sentir ese contacto extraño en su zona más intima, YunHo hizo un leve amago de intentar separarse, pero el placer que sentía era cada vez más grande.

YunHo alargó una temblorosa mano, tocando la hombría del hombre que estaba frente a él, pero rápidamente la apartó.

Separándose del joven al que tanto admiraba, se levantó del suelo, al mismo tiempo que volvía a subirse los pantalones.

-Cr… cre... creo que tengo que ir… irme.... solamente que… quería un autógrafo...

El hombre arrodillado frente a él se rió con una sonora carcajada.

-¿De veras piensas que podemos dejar que te vayas así? -dijo poniéndose muy serio.

-Lo que has visto, no puede salir de aquí, esto podría acabar con nuestras carreras....y solo hay una manera de asegurarnos de que no vas a contar nada.....- añadió haciendo una seña a su compañero.

Unos fuertes brazos sujetaron a YunHo y lo arrastraron al interior del cuarto de baño.

-No te preocupes... conseguirás algo más que ese autógrafo -concluyo el hombre mientras entraba en el cuarto de baño y cerraba la puerta tras de si.

..........Yunho se incorporó de golpe, la habitación estaba en silencio.

Se encontraba sentado en su cama, todo había sido una pesadilla.

"La culpa es de Knag-Ho" pensó "Desde que ha vuelto, los chicos se comportan de forma muy rara".

"¿Como va a ser posible que Jae este enamorado de mi?, estas tontas ideas solo han conseguido que estos viejos recuerdos vuelvan a atormentarme"

YunHo alejo estos pensamientos de su mente y se volvió a acostar, fue entonces cuando se tranquilizó y se dio cuenta de que estaba excitado.

"¿Será cosa de esos recuerdos?.....no, no puede ser....¿o si?.... "

Lentamente, empezó a masajearse mientras recordaba aquellos hechos del pasado, de pronto recordó un detalle.

"¿Todavía tendrá Jae aquel autógrafo?"

Un ruido le hizo detenerse, una sombra se movía furtivamente por la habitación.

La sombra se movía por la habitación con mucha precisión, así que YunHo pensó que alguno de los chicos se había levantado para ir al baño o a tomar algo.

Mientras pensaba esto, la sombra se detuvo frente a su cama y se arrodillo a su lado.

Teniendo en cuenta el estado de excitación en el que se encontraba, yunho pensó que seria mejor disimular y esperar que la figura le llamara, para fingir que se despertaba en ese momento.

Pero después de un rato de esperar, yunho se sorprendió cuando la figura acerco su rostro a su cara. Sin duda quería asegurarse de que dormía.

YunHo estaba cada vez más sorprendido, cuando la figura se aseguró de que dormía, le aparto con mucho cuidado los brazos de la manta.

Una vez logrado su objetivo, Jae, pues era el de quien se trataba, deslizó la manta que cubría a su amigo, al hacerlo, se sorprendió al ver un bulto que destacaba en la entrepierna de YunHo.

YunHo trago saliva, no sabia donde esconderse, pero más vergonzoso seria decir nada, así que decidió seguir fingiendo.

YunHo entreabrió los ojos, y reconoció la inconfundible figura de su amigo Jae.

Lentamente, Jae empezó a desabrochar los botones de su pijama, y empezó a acariciar su propio pecho, sin perder de vista la hombría de YunHo, que se le antojaba de tamaño considerable.

YunHo no podía ver nada en la oscuridad, solo veía a Jae sentado frente a él.

De pronto, sintió unos dedos que empezaban a desabrochar su propio pijama.

YunHo estaba completamente desconcertado.

De pronto, sin poder resistir más, Jae se arrojó sobre el cuerpo de YunHo, y empezó a acariciar y mordisquear su pecho.

Jae deslizó su lengua por el pecho de yunho, provocando en este, espasmos de placer.

YunHo empezó a emitir unos leves jadeos, que lejos de desanimar a Jae, le animaron todavía más.

Al fin, la lengua de Jae llegó a uno de los pezones de YunHo, empezando a mordisquearlo.

YunHo ya no podía resistirlo más, su cuerpo se movía como si una corriente eléctrica lo recorriera desde las puntas de los pies hasta la cabeza.

Su hombria, alcanzó la cúspide de su excitación.

Poco a poco, Jae empezó a descender, mientras recorría con su lengua el cuerpo de su amigo, que se estremecía dominado por un placer indescriptible.

Jamás había sentido nada igual, ni siquiera con su ídolo.

Al mismo tiempo que descendía, las manos de Jae agarraron el pijama y la ropa interior de yunho, que descendieron junto con él mismo. Desde los pies de YunHo, Jae alzó la mirada. Contemplando la excitación de YunHo en todo su esplendor, y orgulloso de que el merito fuera suyo.

Jae se acercó a su objetivo y lo contemplo de cerca.

El instrumento de YunHo era enorme, tal y como había pensado, aunque era un poco más pequeña que la de Kang-Ho, no tenia nada que envidiarle.

Con decisión, Jae agarro su presa, haciendo que los ocultos deseos de hace años, se convirtieran en realidad.

Jae empezó a acariciar la hombría de YunHo con su mano derecha, mientras con su lengua, empezaba a dibujar círculos a su alrededor.

Este calido contacto, hacia que YunHo se retorciera en la cama, ya no disimulaba que dormía.

YunHo comenzó un movimiento de su cuerpo arriba y abajo, haciendo que la mano de Jae acelerara su movimiento.

En ese momento, Jae miró a la cara de YunHo, y este le devolvió la mirada.

A pesar de la oscuridad, los dos sentían la mirada penetrante del otro.

Jae detuvo el movimiento de su mano, provocando en YunHo un gemido de protesta.

Hero saco la lengua y toco con ella la parte más sensible de YunHo, haciendo que esta saltara como un resorte.

Jae abrió la boca y se dispuso a proporcionar placer a su amigo.

Los labios de Jae rozaron la hombría de YunHo, que ya empezaba a impacientarse.

Mientras la hombría de YunHo empezaba a desaparecer en la boca de Jae, este agarró con ambas manos la cabeza de su amigo, atrayéndola hacia ella.

-¡Siii!... ¿Pero como has tardado tanto en decidirte? -dijo YunHo a la vez que se incorporaba en la cama.

.........Nuevamente, Yunho despertó en la habitación a oscuras.

Esta vez estaba totalmente empapado en sudor, y en un estado de excitación, que no entendía como no había llegado a culminar.

YunHo se levanto pesadamente, sin llegar a comprender del todo el significado de su sueño, y con paso lento, se encamino al cuarto de baño.

No sin antes dirigir una mirada a la cama donde dormía Jae y suspirar.
"si tu supieras" pensó.

Y se fue al cuarto de baño, si no culminaba, no podría dormir esa noche.


Última edición por laira el Dom 14 Mar 2010 - 14:17, editado 1 vez
avatar
laira
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Rata Post : 639
Edad : 32
Inscripción : 16/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Mensaje por laira el Dom 14 Mar 2010 - 14:17

Espero que este capitulo os guste.
Gracias por los comentarios y no sabéis cuanto me alegro que os guste
Capitulo 4

El despertador no paraba de sonar, con un sonido estridente, el sonido de la alarma parecía envolver toda la habitación y cuando pensaban que había parado empezaba de nuevo.

-¡Que alguien apague ese trasto! -dijo Xiah -¡Miki apágalo! –continuo enfadado.

Silencio… Miki no daba señales de vida y la alarma seguía con su susurro ensordecedor.

-Es Miki –dijo YunHo -puedes tocar el tambor al lado de su cabeza que no se entera.

-Entonces que alguien lo haga por él -dijo Hero -Max que eres el que más cerca esta, hazlo tú.

El silencio volvió a envolverlos, pero la alarma siguió.

-¿Te has olvidado por que hemos puesto el alarma entre esos dos? -Pregunto Yunho mientras se levantaba pesadamente, y haciendo unas maniobras para esquivar las camas, llego hasta la alarma y la apagó.

-Por fin -dijo Hero soltando un suspiro de alivio que sonó muy provocativo para los oídos del líder lo que le hizo recordar el sueño que tuvo la noche anterior.

Jae se paso la lengua por los resecos labios, aquella imagen le pareció a YunHo lo más erótico que había visto en su vida, trago en seco y decidió olvidar ese sueño.

Mientras Yunho intentaba despertar a Miki, Max y Xiah se fueron cada uno a uno de los dos baños que había en la casa.

Cuando por fin despertó a Miki este se fue al baño, del que salió Xiah, tenía prioridad en el baño pues si no se daba una ducha habría sido capaz de dormirse de pie en cualquier rincón de la casa.

Kang-Ho también entró en el baño de Max aunque lo hizo antes de que este saliera.

Al rato, Max salio a toda prisa del baño, si alguien habría estado delante de la puerta, habría podido verle salir más que despierto y ruborizado.

----------------------------------------
Instantes antes, Max estaba muy pensativo mientras se estaba duchando.

Estaba recordando todo lo pasado el día anterior, durante su secuestro, y había algo que no podía sacarse de la cabeza, los labios de Kang-Ho, esos labios encima de los suyos y lo que sintió en ese instante.
¿Por qué se sintió así? ¿Por qué le gustó? ¿Por qué quería repetir? Eran preguntas que lo asaltaban todo el rato.

No se dio cuenta del tiempo que llevaba bajo la ducha.
Estaba como en un mundo paralelo en el que el tiempo pasaba más despacio que en el resto del mundo.

Hasta que de repente empezó a tener una extraña sensación, sentía como si alguien lo estuviera observando.

Volteo la cabeza y allí estaba su tormento observándolo con los brazos cruzados y el ceño fruncido.

Esa aparición lo asustó un poco por lo que estuvo a punto de caerse, cosa que habría ocurrido si no llega a ser por que se sujeto muy rápidamente de la pared.

Cuando por fin recuperó el habla dijo:

-¿Qué… haces aquí?

-Estaba esperando a que salgas del baño –dijo Kang-Ho -ya llevabas más de media hora dentro y me preocupe, pensaba que te había pasado algo, pues con tu apetito sueles acabar muy rápido, te arreglas y te vas corriendo a la cocina. Pero veo que me he equivocado.

-Y… ¿Por qué no me avi… saste que estabas aquí? –tartamudeo Max.

De repente la mirada del mayor se posó encima de cierta parte del cuerpo del menor que estaba despierta y le respondió:

-Esperaba a ver si te decidías de una vez a atenderla o no.

Max, de tan nervioso que estaba ni siquiera se había dado cuenta del estado de excitación en el que se encontraba, dio un brinco intentando taparse pero esta vez si que perdió el equilibrio y se cayo.

Kang-Ho en un segundo ya estaba a su lado y lo pregunto:

-¿Estas bien?

-S… Si…-respondió el menor

-Bien, no me habría gustado que te pase algo malo por mi culpa –dijo Kang-Ho - además me iba a ofrecer a ayudarte con tu problema…al fin y al cabo, tampoco seria la primera vez.

Max se ruborizó y no supo que contestar. Por un lado no le habría molestado sentir esas manos encima de su cuerpo o volver a sentirlas en un lugar tan sensible, pero a la vez no entendía por que de repente deseaba que eso pasase.

Así que indignado, más bien consigo mismo y su propia reacción a la propuesta de Ho, le dijo:

-Déjame en paz, no necesito tu ayuda con esto.

Y rápidamente se echó la ropa encima y salió del baño como un rayo, dejando tras de si a un Kang-Ho desconcertado.

-Si, en eso tampoco es la primera vez.....

Con esos pensamientos se metió debajo de la ducha.
...............................

Mientras del otro baño salía Miki feliz de la vida, y preparado para un nuevo día.

Hero y YunHo que estaban esperando se miraron decididos, una cosa era segura uno de ellos iba a entrar y el otro se iba a quedar fuera.

Así que empezó la carrera hacia el baño. Ninguno de los dos estaba dispuesto a ceder. Todo valía, trampas, empujones, arañazos, agarres de manga o de pantalones. Cualquier cosa para llegar el primero y dejar al otro fuera.

Cuando ya estaban cerca de la puerta YunHo se aprovecho de su altura para coger a Hero en brazos e intentar alejarlo, y así tirarlo más atrás, para ganar el segundo necesario para entrar el primero.

JaeJong, percatándose de la intención del líder, se agarro con toda su fuerza a la puerta y no se soltó ni cuando Yunho empezó a hacerle cosquillas.

Estaba apunto de ceder cuando alguien (Max) paso corriendo mirando hacia atrás, como si alguien le estuviera persiguiendo, chocó contra ellos de tal forma que los dos casi entraron volando en el cuarto de baño.

Hero entró literalmente volando aunque Yunho lo siguió y los dos acabaron en el suelo del baño uno encima del otro.

Hero estaba boca abajo -sujetándose con las manos al suelo, lo que amortiguó la caída y Yunho estaba encima de él agarrándolo por la cintura con una mano y la otra del pecho.

-¿No es por nada pero podrías quitarte de encima? Es que eres muy pesado, dijo Hero, al que esa extraña posición no lo molestaba para nada pero exactamente ese era el problema.

-Si...

Respondió YunHo que desde la posición en la que se encontraba podía oler el pelo de Jae y un pensamiento muy raro paso por su cabeza, "Me resultaría muy fácil besar su cuello desde esta posición", pero inmediatamente lo descartó "¿Qué tonterías estoy pensando?".

YunHo permaneció en esa posición, quería moverse, pero su cuerpo no le obedecía.

Sin poderlo evitar, noto como cierta parte de su cuerpo empezaba a reaccionar a la proximidad del cuerpo de su amigo.

Rápidamente se separo de el, cosa que aprovecho Jae para darse la vuelta y quedar los dos frente a frente.

Los rostros de los dos jóvenes estaban frente a frente, mirándose fijamente a los ojos, ambos podían sentir la respiración del otro.

Jae trato de incorporarse, y al hacerlo, casi rozo los labios de YunHo, este reacciono apartándose al instante, y levantándose de un salto, le tendió la mano a Hero, que se había sentado en el suelo, y lo levantó de un fuerte tirón.

YunHo tiro tan fuerte de el, que Jae casi voló a los brazos de su amigo, y los dos se quedaron abrazados sin saber que decir o hacer.

El cálido contacto con su amigo, hizo que Jae se sintiera muy bien, no querría separarse nunca de el, pero alguien toco de pronto a la puerta.

-¿Qué pasa ahí dentro? –Pregunto Miki -¿es que no pensáis salir?

La voz de su compañero, pareció devolverles nuevamente a la realidad, ambos se separaron y Jae, acercándose al lavabo, puso la cabeza debajo del grifo y lo abrió.

El agua empezó a recorrer la cabeza de Jae, resbalando por su pelo y su rostro.

Al cabo de un instante, Hero se levanto de golpe, salpicando a su amigo, que se había quedado boquiabierto mientras Jae se refrescaba.

YunHo cerró los ojos y aparto la mirada mientras se secaba con la manga, cuando volvió a abrirlos, Jae estaba echándose el pelo hacia atrás, como era su costumbre por las mañanas.

“¿Cómo no me había fijado antes en lo guapo que esta cuando hace esto?” –pensó YunHo, pero rápidamente aparto ese pensamiento, y sacudiendo la cabeza, se dispuso a salir del cuarto de baño.

-¿Ya te vas? –Preguntó Jae -¿no tenias tanta prisa?

YunHo se detuvo en seco y se giro para mirar a su amigo, Jae se quedo sorprendido al ver su cara, nunca había visto esa mirada en su amigo.

-¿Me… me p… pa… pasas la toalla?.....por favor…-tartamudeo Jae turbado por la penetrante mirada de YunHo.

Sin apartar los ojos de Jae en ningún momento, YunHo se acerco al armario donde guardaban las toallas y agarro una, y con paso decidido, dio un paso en dirección a Hero, luego otro, y otro más.

Jae trago saliva mientras veía acercarse lentamente a YunHo, aquella mirada le había dejado totalmente petrificado.

YunHo llego por fin a la altura de su amigo, y alzando la toalla, comenzó a secarle el rostro, a continuación, le seco también unas gotas de agua que habían resbalado por su cuello, haciendo que Jae se estremeciera.

Hero abrió la boca para decir algo, pero YunHo, alzo su otra mano y con su dedo índice recorrió los húmedos labios de Jae.

De pronto, YunHo pareció despertar de su extraño estado, y su rostro volvió a reflejar la mirada de siempre.

-Es que… Es que tenias algo en la boca jajaja…..-dijo nervioso, y dándose la vuelta, salio a toda prisa del cuarto de baño, dejando tras de si a un desconcertado Jae.

Este empezó a desnudarse y se metió en la ducha, no estaba seguro de lo que había pasado, pero tenía que pensar en ello.

Mientras tanto, YunHo entro en el otro cuarto de baño y cerro la puerta de un portazo, estaba furioso consigo mismo, ¿Cómo podía explicar lo que había estado a punto de hacerle a su amigo?.....
-----------------------------------------------
Cuando llegaron a la cocina los demás estaban sacando los platos y preparando la mesa.

Al ver a Hero, Kang-Ho se acercó a el y le susurró algo al oído, cosa que hizo que Max no se sintiera confortable, por que le daba la impresión que lo hacia de una manera muy provocativa.

Los dos salieron de la cocina y Max sintió que su corazón daba un pequeño vuelco, y empezó a preocuparse, ¿Y si KangHo se iba a declarar a Hero? “NO seguro que no”.

Y si ya estaban liados, por lo que pudo ver esa noche… “No, no debo pensar en eso”.

Mientras Kang Ho y Hero en el cuarto de estar:

-Perdón por sacarte de la cocina, pero he oído a los chicos decir que pensaban ir hoy a la piscina, pues un amigo del grupo os a invitado………… el problema es que no tengo nada que ponerme que sea apropiado para este evento…

-No pasa nada, dijo Jae que estaba feliz de haber sido sacado de la cocina y no ver la extraña mirada de YunHo.

-A ver.

Hero empezó a mirar en el armario de Max, llegó al cajón donde este guardaba su ropa interior, y mientras estaba mirando de repente soltó una exclamación.

-¿Que hacen estos aquí? -dijo mientras sacaba un bañador diminuto de entre los demás.

-Esto es mió…

Viendo eso a Ho primero le entro la risa pero luego la imagen de Max vestido con ese bañador hizo que su corazón latiera más fuerte, y dijo:

-Dámelo.

-Pero…

Hero no pudo decir nada por que Ho ya estaba saliendo de la habitación con el bañador.

Cuando volvió estaba vestido únicamente con el diminuto bañador, y dijo poniendo una pose sexy:

-¿Que tal me queda?

Hero se puso rojo pues eso le recordaba a la noche anterior cuando el otro estaba durmiendo, y vestido con esa prenda que no dejaba mucho espacio para la imaginación le daba la impresión que era uno de los dioses del Olimpo que había bajado a la tierra para atormentar algún mortal.

En su mente, le pareció ver a YunHo vestido de esa forma, y pensó que el cuerpo de su amigo no tenía nada que envidiar al de Kang-Ho.

-Bien, aunque no es tu medida –dijo Jae señalando al bulto en la entrepierna de Kang-Ho, la diminuta prenda apenas le cubría.

Eso fue suficiente para Ho que salió a toda prisa hacia la cocina tal cual estaba.

Hero quiso pararlo pues le daba vergüenza, pero Ho tenía la ventaja de la altura y además salió antes.

Al llegar a la cocina Ho puso una pose provocativa y dijo.

-¿Podría ser Mister universo vestido así?

Hero, entrando tras el, se tapo la boca para contener la risa.

Los demás empezaron a partirse de risa.

Y este siguió:

-Si miren, dijo este haciendo una pose que le sacaba en evidencia todo en la tela del bañador, ¿quién se podría resistir a esto?, todos empezaron a reír menos Max que se puso rojo y tragó en seco, intento sonreír, pero no le salía más que una mueca falsa.

Entre risas Miki preguntó:

-¿De donde… jajaja… has sacado eso… jajaja?

-Es de Jae.

Respondió este poniendo otra pose sexy que hizo que el corazón de Max diera otro vuelco.

Y Hero añadió:

-Lo que pasa es que le queda pequeño y por eso se le nota todo.

Ho sonrió de forma pícara y empezó a hacer movimientos más provocativos aún, a Hero le pareció que eran pasos de baile y encendió la radio donde sonaba una canción muy provocativa que hizo que Kang-Ho empezara un baile que les dejó a todos tragando en seco y con la boca abierta.

Movía la cintura de forma circular mientras que con las manos se acariciaba el torso, bajo las manos recorriendo su bien formado cuerpo hasta llegar al bañador, cubriéndose la hombría con ambas manos.

En un momento, Kang-Ho se humedeció las yemas de los dedos y se los paso sobre los pezones mientras le guiñaba un ojo a Jae, esto hizo que Hero se llevara los dedos a la boca y se pusiera a silbar, animando aun más a Ho.

Max realmente creía que no iba a aguantar mucho si eso seguía así.

Xiah dijo animado:

-Podríamos incluir algunos de estos movimientos en nuestro repertorio.

Ho sonrió y continuó bailando.

Max ya no aguantaba, realmente eso era demasiado para él así que pensó salir corriendo, pero mientras hacia eso Ho lo pilló del brazo, lo atrajo hacia si y dijo:

-Que bien, Max, te has ofrecido voluntario para que te enseñe como se baila esto -dijo mientras se situaba detrás de él y empezó a hacer unos movimientos muy provocativos mientras que con la mano derecha, agarraba la cintura de Max, obligando a seguirle en sus movimientos, y dijo:

-Miren así se hace esto, deberíais intentarlo vosotros también.

KangHo le dio la vuelta a Max mientras se posicionaba detrás de él y empezaba a mover sus caderas al ritmo de la música obligando a Max también mover las caderas del mismo modo.

Y le susurró al oído:

-Hay que mover la cintura al principio despacio y luego con más vigor.

Y mientras decía eso tuvo cuidado de tocar con el labio el dorso de la oreja, que hizo que Max emitiera un pequeño suspiro que solo fue notado por Ho.

Max en esa posición se sentía vulnerable pero a la vez las manos de Kang Ho acariciando su cuerpo de ese modo aunque fuera en un baile lo hacían sentirse mejor que nunca.

Max empezaba a olvidarse de su entorno, de que los chicos estaban allí, de que a KangHo le gustaba Hero.

“Hero” pensó Max amargamente, ¿por que tenía que ser él? “¿Pero que estoy pensando?....

Después de ver durante un rato los movimientos de KangHo, los chicos se emparejaron para imitarle.

Así, KangHo y Max permanecieron en el centro de la sala, Miki y Xiah se situaron en un rincón, mientras que Hero y YunHo se colocaron cerca de los primeros.

Desde su rincón, alejados del resto, Miki y Xiah observaban atentamente los movimientos de KangHo y Max.

Xiah se acercó sonriendo a Miki y empezó a moverse de forma caótica.

-Intenta moverte más suave, dijo Miki mientras ponía las manos en las caderas de este intentando marcar un ritmo de movimiento más adecuado para la música – lo estas haciendo mal.

Pero parecía que Xiah quería seguir manteniendo su ritmo caótico, por que el intento de Miki fracasó.

Xiah cerró sus ojos mientras se movía con el ritmo de la música. Verlo bailar así delante de él con los ojos cerrados, y llevado por el ritmo de la música hizo sonreír a Miki.

Sentía a Xiah a miles de kilómetros de distancia pero a la vez estaba tan cerca, pues su cuerpo se movía para él, solo para él, como si con esos movimientos intentara expresar algo que no podía decir.

Por un momento Miki se paró cosa que hizo que Xiah abriera los ojos.

Miki le sonrió y empezó a moverse también al ritmo de la música haciendo que Xiah retomara sus movimientos, y cerrara los ojos.

Miki volteó la mirada hacia KangHo y Max, en un rápido movimiento, se colocó detrás de Xiah y empezó a mover sus caderas tan cerca de Xiah que sus cuerpos parecían fundirse en uno solo.

Sus manos empezaron a subir y bajar por el cuerpo de su amigo y extrañamente le gustaba…..le gustaba sentir ese cuerpo entre sus manos.

Le gustaba que bailara para él, pero sobre todo le gustaba que los movimientos caóticos de Xiah por fin tomaron un ritmo, el ritmo impuesto por sus caderas, lo que lo hacía sentir tan suyo que por momentos se asustaba más y más del sentimiento posesivo que empezaba a sentir hacia ese cuerpo, y hacia ese loco inconsciente.

*****

Mientras, Hero y YunHo miraban de reojo a Max y Kang-ho, los dos permanecían estáticos, por fin, YunHo dio un paso hacia Jae extendiendo sus manos hacia la cintura de su amigo, al mismo tiempo, Hero hizo lo mismo y sus manos se tocaron.

Los dos retiraron sus manos rápidamente, y sus miradas se cruzaron durante una fracción de segundo.

Hero bajó la mirada y miró hacia otro lado mientras YunHo tragaba saliva con dificultad.

Ambos amigos nunca habían sentido ningún reparo en abrazarse y mostrar su mutuo cariño en publico muchas veces, pero en esa ocasión, no sabían por que, pero se sentían avergonzados por hacerlo.

Hero volvió su cabeza hacia Miki y Xiah y viendo como bailaban, sintió un poco de envidia por lo cercanos y compenetrados que los veía.

¿Por que YunHo y él no podrían ser igual a los otros dos? ¿Por que tenía que pensar en ese momento en lo que había pasado esa mañana? ¿Por qué aunque lo deseaba no se acercaba más a YunHo, como si no pasara nada?

Estaba deseando con todo su cuerpo que YunHo lo tocara pero parecía que este se negaba a hacerlo. Como si tuviera la peste o algo.

¿Por que lo hacía sentir tan mal con su comportamiento?

Después de ese beso no volvió a sentirlo igual. Tal vez era su propia culpa por que reaccionó tan precipitadamente. Se dejó llevar por los sentimientos y ahora lo pagaba. YunHo lo evitaba y evitaba su cercanía.

De pronto, Yunho extendió sus manos hacia la cintura de su amigo, y con un rápido movimiento lo giro, y comenzó a mover sus caderas lentamente al ritmo que marcaba la música.

Yunho no sabia por que se había puesto tan nervioso por todo aquello. Aferrando firmemente la cintura de Jae, lo atrajo hacia si trasladando el ritmo de sus movimientos al cuerpo de su amigo.

Todo el cuerpo de Hero se estremecía al contacto de Yunho, en su mente solo podía ver la expresión de su amigo cuando le había agarrado la cintura y le había girado, intentaba recordar cuantas veces en el pasado había deseado que hiciera eso.

Jae cerro los ojos y todo su cuerpo se abandono a aquel placentero contacto, el sentir la agitada respiración de su amigo tras el se le antojaba como lo más maravilloso del mundo.

Yunho sintió como el cuerpo de Hero se abandonaba a sus movimientos, y cerro los ojos a su vez, lentamente, comenzó a desplazar sus manos recorriendo el abdomen y el pecho de su amigo, apenas rozando su piel.

En ese momento, Hero se movió hacia delante, haciendo que la mano de su amigo rozara accidentalmente su pezón, esto hizo que Jae exhalara un profundo suspiro y apretara más su cuerpo al de Yunho.

La reacción en el cuerpo de Yunho no se hizo esperar, y este, sintió con horror como su hombría respondía a la proximidad de Jae.

Bruscamente, Yunho alejo el cuerpo de Hero de si mismo con la esperanza de que este no hubiera notado su excitación.

Los ojos de Jae se abrieron al notar como Yunho le apartaba de el, sintió como si despertara de un sueño.

Yunho continuaba bailando con él pero parecía que con cada movimiento estaba cada vez más lejos.

Cerró los ojos e imaginó al Yunho de hace un momento, un YunHo menos reservado, un YunHo que bailaba para él y que se movía en su ritmo para él, intentó disfrutar de aquellas imágenes, cerro los ojos, y se negaba a si mismo a abrirlos.

Aunque pequeñas lágrimas se acumulaban en sus ojos, intentó sonreír.

Los dos amigos continuaron bailando así, parecía que, a pesar de su proximidad, un abismo les separaba.

Ajenos a que Kang-ho no les había perdido de vista en ningún momento, y se había dado cuenta de todo lo que había ocurrido.

***

En Max se daba una lucha interior entre aceptar las caricias de su compañero de baile y disfrutarlas o alejarse, pues esas caricias en cuanto el baile se acabara pararían y él no podría soportarlo, pero tampoco podía aceptar el hecho de sentirse necesitado.

Se dio la vuelta para estar frente a Kang-Ho, tragó aire mientras intentaba encontrar alguna excusa para alejarse, levantó la vista hacia la cara de este, pero lo que vio hizo que algo dentro suyo se rompa.
Kang-Ho estaba mirando hacia Hero.

No, no podía ser. ¿Por qué se sentía tan dolorido? ¿Acaso no era él el que quería que se alejase? ¿Entonces por que verlo mirar hacia Hero mientras bailaba con él le dolía tanto?

-¡No!

Dijo en voz alta, sin darse cuenta.

-Tienes razón, dijo Kang-Ho mientras volvió su atención en él, no se hace así. YunHo lo estas haciendo mal. Hero ven aquí yo te voy a enseñar y tu, dijo mientras señaló con la mirada a YunHo, aprende.

Y agarró a Hero firmemente por la cintura , mientras sus movimientos se volvían más sensuales, imponiendole a Hero su ritmo.

Max ahora que por fin se había alejado de la influencia de KangHo se sentía extraño al ver esa escena, sentía que algo en su interior se revolvía, como un vacío muy grande en su estomago.

“Tiene que ser por el hambre”. Pensó este mientras se dio la vuelta para coger una manzana, de la mesa. ¿Qué estaría pensando Hero mientras los dejaba hambrientos, acaso no sabía que él aun necesitaba desarrollarse y necesitaba ser alimentado como el que más?

Eso era lo que estaba pensando Max mientras dio un gran mordisco a su manzana y se dio la vuelta hacia los chicos.

Pero lo que vio no le gustó nada, pues ver el cuerpo de KangHo tan cerca del de Hero y además parecía que estaba disfrutando de ello hizo que tragara en seco y con ello el gran trozo de manzana a medio masticar, y que parecía no querer bajar por la traquea.

Intentó respirar pero eso le dificultaba la respiración, intentó exhalar aire, pero parecía que eso no existía para él, intentó hablar pero le resultaba imposible emitir cualquier sonido.

¿Él, Shim Changmin, iba a morir de una forma tan tonta? ¿Atragantado por una manzana y sin que nadie se diera cuenta?

Casi se cayó al suelo cuando vio, con la mirada nublosa, a KangHo lanzarse de un salto hacia él.

-¿Qué te pasa? ¿Estas bien?

Max escuchaba sus palabras como si resonaran en lo más profundo de su cabeza, pero él no le podía responder solo le podía enseñar la garganta, mientras luchaba por respirar.

Pareció que le entendía a la primera, Ho se posicionó detrás suyo, coloco sus brazos alrededor de su cintura de tal forma que sus manos presionaban la boca de su estomago.

A continuación, Kang-Ho tiro fuertemente del cuerpo de su amigo hacia arriba haciendo que este se levantara del suelo como si no pesara nada.
Kang-Ho repitió este movimiento varias veces, mientras el resto de sus amigos se habían acercado hasta ellos, colocándose alrededor de este y Max.

Con un ultimo golpe seco del cuerpo de Ho sobre Max, un enorme trozo de manzana salio disparado desde la boca de este atravesando la habitación.

Ho soltó el cuerpo de su amigo, que se desplomo sobre la mesa .

Max inhalaba y exhalaba el precioso aire que instantes antes se le había negado cruelmente, mientras iba recuperando poco a poco el ritmo normal de su respiración, pensó que nunca antes le había resultado tan dulce el simple hecho de respirar.

Max giro la cabeza y sus ojos llorosos por las dificultades que acababa de atravesar, se clavaron en los ojos de su salvador.

Kang-Ho respiraba también agitadamente, no podía describir el miedo que había pasado en aquellos instantes que la vida de Max había pendido de un hilo, aquellos breves instantes habían sido eternos para él.

Miró el cuerpo derrumbado de Max estirado sobre la mesa, este se giro de pronto y le miro a los ojos, al instante sonrió, y aquella sincera sonrisa de agradecimiento, hizo que Ho se sintiera la persona más feliz del mundo.

Durante ese breve instante, todo y todos desaparecieron de la faz de la tierra, solo estaban ellos dos, ambos sonrieron, Max se incorporo lentamente y Ho se inclino sobre el cuerpo de su amigo.

Sin apartar sus miradas el uno del otro, empezaron a acercarse lentamente, cuando ya sus rostros estaban frente a frente, las voces de sus amigos les sacaron de su ensoñamiento.

Ambos se separaron bruscamente, mientras sus amigos se lanzaban sobre Max para preocuparse por su estado.

Kang-Ho se levanto pesadamente y se quedo observando la escena, se dio la vuelta y, lentamente, abandono la habitación sin decir nada.

Ho no podía imaginarse que Max no dejo de mirarle ni un instante mientras se alejaba.
avatar
laira
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Rata Post : 639
Edad : 32
Inscripción : 16/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Mensaje por laira el Vie 24 Dic 2010 - 0:56

Hola según lo prometido aquí va el regalo de Strider y mio para estas navidades, espero que lo disfrutéis Rolling Eyes


Capitulo 5




Era un día sofocante, las calles estaban vacías, las piscinas estaban llenas, igual que las playas.

Solo una piscina parecía no tener huéspedes, pero si te habrías acercado más habrías escuchado un bullicio increíble.

Si te habrías acercado aún más habrías visto que solo 6 personas hacían tanto ruido.

Si te habrías fijado un poco más habrías visto que uno de ellos no participaba con el mismo entusiasmo en la alegría colectiva.

Se mantenía apartado, incluso si lo mirabas atentamente habrías visto que parecía triste.

Él estaba mirando a los demás como se estaban divirtiendo, había intentado participar en los juegos de los demás, pero al final se dio cuenta de que era incapaz.

Lo único que hacía era mirar hacia otros dos de sus acompañantes, y cuanto más los veía más amargura sentía.

Al principio intentó engañarse a si mismo de que no era nada, pero cuanto más lo hacía menos lo creía.

Habría preferido estar en otro sitio que estando allí con Jae y con KangHo tan cariñosos.

Es que no podía soportarlo, parecía que no tenían vergüenza de comportarse de ese modo en publico, no tenían ningún tipo de pudor de echarles en cara que estaban saliendo.

Porque, no era necesario decirlo con palabras, todo lo que hacían hacía llegar a la misma conclusión.

Y esa conclusión no le gustaba.

Por lo general era una persona que amaba el agua y en un día libre y tan caluroso como aquel teniendo una piscina frente a sus narices habría estado como un cangrejo en el agua hasta que la piel de las manos y los pies se le habría quedado más arrugada que la piel de una uva pasa.

Pero ahora teniendo a esos dos disfrutando de tal manera de sus respectivas compañías se sentía incomodo, y no quería verlo más, por lo que salió del agua con la excusa de que quería broncearse y se puso a tomar el sol.

Ahora ya le era imposible negar lo que sentía y encontrar excusas como que lo que sentía era simple hambre, como lo había pensado aquella mañana.

Pero le tocaba ser fuerte.

Sentir celos de Hero por poder disfrutar de la compañía de KangHo era inaceptable, una persona suficientemente madura no los debería tener, y él intentaba serlo.

Pero le era imposible, realmente le dolía.

“Tengo que dejar de pensar en ellos”, pensó mientras se daba la vuelta en la tumbona, dejando su espalda que se broncee.

No se podía sacar eso de la cabeza pero poco a poco empezó a entrarle el sueño.

No estaba muy seguro si estaba soñando o era verdad pero de repente sintió unas manos masajeándole la espalda, y una dulce voz susurrando.

-Si te quedas así al sol sin protección vas a acabar quemado.

La ternura de esa voz lo hizo estremecerse, y despertó de su ensoñación deseando que sea real pero a la vez teniendo miedo de que si sería real no sabría que decirle.

Quiso levantarse pero una suave, pero firme, mano se lo impidió.

Y de nuevo oyó su voz:

-Tranquilo, espera que no te he acabado la espalda, ten paciencia, luego haré el otro lado.

Tal como pensaba no sabía que decir, y el masaje que las manos de Kang Ho le aplicaba en la espalda lo desconcertaba.

El roce de esas manos lo llevaban al cielo.

Sin darse cuenta se escuchó a si mismo suspirando de una forma muy provocativa, lo que le resultó realmente vergonzoso.

Eso lo hizo reaccionar.

-Yo... Creo que es suficiente -dijo intentando levantarse.

-Tranquilo, supongo que la crema tiene que sentarte bien, ¿no te habrás quemado, no? -preguntó Kang Ho con el mismo tono, pero si le habría mirado la cara habría visto reflejada una sonrisa divertida.

-S..si -logró articular Max después de tragar en seco.

No, no era eso, lo que en realidad pasaba era que le hacía sentir demasiado bien las manos de Ho encima de su espalda, y el problema era que lo hacía sentir demasiado bien, y eso no era bueno.

Las manos de KangHo siguieron con las piernas, y como por casualidad o por equivocación de vez en cuando subían hasta el bañador o más arriba.

Max no podía soportarlo, mordió la toalla encima de la que estaba tumbado, para no salir corriendo, tenía que soportarlo ahora que KangHo solo lo veía como un amigo, y ahora que salía con Hero.

La cruda realidad lo hizo volver en si y prohibirse a si mismo seguir con lo mismo.

-Ya puedes darte la vuelta -dijo de repente Ho, dándole una ligera palmadita en el trasero -he acabado con la espalda.

-Creo que no es necesario, gracias -respondió Max con la voz más normal posible -De hecho creo que me voy a los vestuarios un momento –dijo este levantándose y saliendo casi corriendo.

Ya en los vestuarios, se miró en el espejo, KangHo lo hacía sentir demasiado bien, y eso lo había dejado en ese estado.

La mirada de Max descendió a su entrepierna, y se quedo un instante observando el resultado de las caricias de su amigo, ahora no sabía como quitarse eso de encima sin que nadie lo viera, pensó que si se metería bajo la ducha y encendería el agua fría se le pasaría.

Se acercó a la ducha pero de repente unas manos lo abrazaron por la espalda.

-¿Qué haces aquí solo?

Sintió una cálida barbilla apoyándose en su hombro, y una de las manos empezó a subir suavemente hacia arriba apenas rozando su cuerpo.

-Pensé que llegue demasiado tarde con la crema y pillaste una insolación por lo que, me apuré a ver que te pasaba –susurro KangHo respirando agitadamente a la espalda de Max.

Por fin su mano llegó hasta su meta, le acarició dulcemente la frente posándose en ella, despegó el mentón de su hombro y le susurró al oído.

-Al parecer no tienes fiebre.

Max sintió como la respiración de KangHo acariciaba su oído al tiempo que hablaba, y sintió que se volvía loco, si antes pensaba que no era posible estar peor eso demostraba que se había equivocado.

Se sentía como un ratón en las garras de un gato juguetón, tenía que alejarse antes de ser comido.

Lo peor era que su voz no quería salir, y estaba seguro que si decía algo su voz se escucharía rara,
Abrió la boca para pedirle que parara, que se alejara, pero todo lo que salio de ella fue un sonoro gemido.

Max se abandono a las dulces sensaciones que le provocaban las caricias de su amigo, mientras las manos de este empezaban a descender lentamente recorriendo su cuerpo.

Las osadas manos, se detuvieron un instante en el pecho de Max, que ascendía y descendía debido a la agitada respiración de este.

La boca de Max, ligeramente abierta, dejaba escapar suaves suspiros haciendo que KangHo se envalentonara y posara sus manos en su pecho empezando a acariciarlo, este intimo contacto, hizo que los suspiros de Changmin se transformaran en sonoros gemidos.

Una de las manos de KangHo descendió lentamente serpenteando por el cuerpo de su amigo, Max comprendió rápidamente a donde se dirigía cuando llego a su ombligo y continuo su descenso, así que tomó mucho aire mientras sentía que la voz le volvía.

-E... estoy bien, no te preocupes tanto, no soy un niño… Voy a darme una ducha -dijo mientras se alejaba hacia una ducha.

De repente sintió que unas fuertes manos le daban la vuelta, instintivamente, se cubrió la parte de su anatomía que estaba demasiado despierta como para pasar desapercibida.

La mirada inquisitiva, al principio preocupada y al final divertida, de Ho llegó hasta la parte que Min, torpemente, intentaba tapar.

-¿Era eso?- preguntó KangHo mientras con una sonrisa traviesa empezó a acercarse a él.

Retrocediendo, Max sintió como la puerta se abrió mientras se adentraba en la ducha y también sintió cuando la pared le impidió seguir retrocediendo.
.
Miró desesperado a su alrededor por una vía de escape pero Ho lo tenía atrapado en sus garras.

KangHo coloco sus fuertes brazos uno a cada lado de su cuerpo, cerrándole el paso a su amigo mientras le susurraba al oído.

-Tenías que habérmelo dicho desde el principio. Ya sabes que con esto puedo ayudarte.

Y se alejó solo lo suficiente para que su mano pudiera bajar hasta su presa, descendiendo entre los cuerpos de los dos jóvenes.

Max, al darse cuenta cual era la intención, intentó alejarlo forcejeando por soltarse de aquella presa que en realidad no lo retenía, al hacerlo, los cuerpos semidesnudos de los dos muchachos se frotaban, provocando que el mismo Changmin se pegara mas al cuerpo de su amigo.

Continuo luchando débilmente, pero tuvo la impresión que se trataba de una estatua de bronce, perfecta e inamovible.

No había manera, de alejarlo así que optó por dejarse llevar.

La mano de KangHo alcanzó su objetivo, y agarrando la hombría del pequeño, ya totalmente erecta por la excitación, empezó un suave masaje.

Max sentía que iba a volverse loco, eso no podía pasarle.

Lo que estaba pasando era lo que su cuerpo había estado pidiendo durante todo ese tiempo, pero aún así no creía estar preparado, la mano de KangHo abandono por un instante su intima caricia, provocando en Max un gruñido de protesta.

Lentamente, la experta mano de KangHo empezó a introducirse por la parte superior del bañador del pequeño, una oleada de calor recorrió el cuerpo de Max al sentir la suave mano de su amigo tan cerca de su zona mas intima, sentía que se volvía loco por momentos.

Pero de repente la mano de Ho se quedó congelada.

Él quería que siguiera, lo deseaba como nunca había deseado otra cosa, por lo que, inconscientemente, se acercó más a su amigo abandonándose al placer que le producía, pero mientras hacía eso, oyó unas risitas traviesas y sintió que su sangre se congelaba en las venas.

Rápidamente, Changmin se separo de su amigo, e inclinándose hasta casi ponerse de rodillas, asomo la cabeza por la parte baja de la entrada a las duchas, sus ojos se abrieron con expresión de miedo al ver a Xiah y Micky , dándose empujones, riendo y bromeando.

Kang Ho se inclino sobre el cuerpo de Max, y asomo su cabeza, a su vez, sobre la de su amigo.

A diferencia de Max, aquello no pareció asustar lo mas mínimo a Kang Ho, es mas, sonrió divertido al ver la botella que se pasaban de mano a mano y de la que bebían con grandes tragos…

“Así que allí fue donde fue a parar mi botella” – pensó al recordar la bebida que preparo para “animar” a sus amigos

“De la manera en que están bebiendo, estos dos son capaces de hacerlo aquí mismo” –pensó al fijarse en los enormes bultos que crecían en los bañadores de sus amigos y que ya eran imposibles de disimular.

En un momento, Micky y Xiah dejaron de reír y se miraron durante un momento a los ojos, era evidente que los dos habían notado en el estado en que se encontraban, y durante ese momento quedaron en silencio sin saber como reaccionar.

Justo entonces, la hombría de Micky dio un respingo en el interior del bañador y este, sin poderlo evitar, se llevo la mano al paquete para tratar de cubrirse.

Fue tan torpe en su intento que los dos empezaron a reír a grandes carcajadas.

-No es necesario que te cubras –dijo Xiah –ya te la vi otras veces.

-Si, pero no es lo mismo –contesto Micky sonrojándose, aunque no sabia si por la situación, o por la extraña sensación que le producía que lo viera su amigo en ese estado.

Micky comenzó a frotarse mientras su amigo se acercaba a el sin dejar de mirarlo a los ojos, los profundos ojos de Xiah le hacían desear que fuera su amigo quien lo tocara.

Como leyendo sus pensamientos, Xiah, agarro su mano con la que frotaba su sexo y empezó a molerla arriba y abajo al tiempo que le susurraba al oído.

-Dejame que lo haga yo –dijo con voz sensual a la vez que apartaba la mano de su amigo e introducía la suya en el interior del bañador de su amigo.

Xiah sintió una extraña sensación al tocar el miembro erecto y caliente de su amigo, era la primera vez que sentía en su mano el sexo de otro hombre, al principio pareció despertar de un sueño y se detuvo.

-Si..sigue..n..no pares ahora – le dijo, Micky, al oír los gemidos de su amigo y mirar su expresión de placer, Xiah continuo con su caricia, esta vez agarrando todo su sexo y frotándolo lentamente pero con firmeza.

Xiah sentía como el cuerpo de su amigo se retorcía en sus manos, y sin poderse contener, lo beso…beso aquellos preciosos labios que tanto había deseado y nunca se atrevió a reconocer.

Micky se sorprendió al recibir aquel profundo beso de su amigo, pero cuando la experta lengua de Xiah invadió su boca recorriendo todo su interior, se dejo llevar, por fin, por el placer.

Las manos de Micky se posaron en la espalda de su amigo, pero rápidamente descendieron hasta el final de su espalda aferrando con firmeza el trasero de su amigo, este, exhalo un sonoro gemido abriendo la boca, cosa que aprovecho Micky para introducir la lengua en la boca de Xiah.

Desde su posición, Changmin y KangHo no perdían detalle de todo lo que ocurría como hipnotizados por lo que veían.

El cuerpo de Changmin, comenzó a subir y bajar rozándose contra el cuerpo de su amigo mientras respira cada vez mas fuerte debido a la excitación.

KangHo se dio cuenta al momento de la excitación que provocaba en Changmin presenciar esa escena, y decidido a no perder esa oportunidad, agarro el bañador de Max y se lo bajo hasta los tobillos de un tirón.

El propio Changmin levanto sus largas piernas para facilitar que su amigo acabara de retirarle el bañador.

Este lo recogió del suelo y lo arrojo al fondo de las duchas, junto con el suyo, en un rincón.

KangHo se echo sobre el cuerpo de Changmin, haciendo que sus dos cuerpos se acoplaran perfectamente, al tiempo que agarraba, ansioso, el erecto miembro de su excitado amigo.

-Vamos a las duchas – dijo Micky a Xiah, este asintió con la cabeza y los dos se dirigieron a donde se ocultaban sus dos amigos.

Changmin se puso de pie como un resorte al escuchar aquello golpeando la nariz de KangHo con su cabeza, haciendo que su amigo se desplomara en el suelo de las duchas.

Max miro a KangHo, al tiempo que giraba la cabeza hacia la entrada de las duchas, por donde en cualquier momentos, aparecerían Micky y Xiah…..
avatar
laira
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Rata Post : 639
Edad : 32
Inscripción : 16/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Yaoi] El Sabor de la venganza DBSK [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.