[Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Sáb 25 Jul 2009 - 14:51

Bueno, este es mi primer fic sobre estos actores. Espero que os guste jajajajaja. Suelo escribirlos sobre anime, per es que me apetecia hacerlo, asi que me dije: Adelante jajajaja. Nada cualquier comentario, critica, amenaza, sugenrencia y demas, seran bienvenidos. disfrutar el primer capitulo ^^. Aun no tiene genero, en cuando lo piense, lo pondre en el topic



Todo va a salir bien


Trabajaba como relaciones públicas de un hotel en España. A pesar de mi juventud, todo parecía irme bien, hasta que llego abril de este año. El director se había puesto en contacto conmigo para tratar un asunto importante. Al parecer habían entablado relaciones con otro hotel coreano y habían establecido relaciones comerciales. Nosotros enviaríamos clientes a su hotel y ellos harían lo mismo con los coreanos. La idea me pareció maravillosa, pues así podríamos expandirnos internacionalmente. Sin embargo, mi mala suerte llego cuando decidieron enviarme allí para ayudar en todo lo que necesitaran los huéspedes españoles.

Es cierto que tengo antepasados coreanos. Mi tatarabuelo llego a España y se enamoro aquí, por lo que se quedo a vivir, pero yo solo tenía ciertos rasgos asiáticos y el apellido por parte de padre, nada más. Aun así, les pareció suficiente y me enviaron. El jefe había dicho que era la mejor época para ir, pues antes de incorporarme, me daría 2 semanas de vacaciones pagadas para que conociera el hotel y el país.

La llegada a Corea fue peor de lo que esperaba. Era un caluroso día de verano y a pesar del aire acondicionado, seguía teniendo calor. Al verme sola en aquel aeropuerto tan grande, me entraron ganas de volver a subir al avión y renunciar a todo. Respire hondo y cogí las maletas. Por suerte, me habían dicho que alguien del hotel me recogería, por lo que no tendría que preocuparme de nada. Traspase la puerta de desembarco y vi a muchas personas esperando. Algunas llevaban carteles, pero ninguna ponía mi nombre. Después de diez minutos esperando, decidí sentarme en un banco cercano. Quizás había cogido ataco. En el vuelo, había leído que solo había una autopista que conectaba el aeropuerto con la capital. Pasaron varias horas y nadie apareció. Saque mi libro de costumbres coreanas, que había adquirido en España y lo leí. Podía que no eran muy puntuales.

- Me toco la excepción que confirma la regla – suspire.

No iba a esperar más tiempo y me dirigí al mostrador para turistas. Por suerte, hablaban ingles, por lo que descubrí que había autobuses y taxis que me llevaban a la ciudad, aunque eran 50 minutos de trayecto. También me comentaron algo de un tren bala, que me dejaría en Seúl. Opte por esta opción y luego, al llegar, ya cogería un taxi para que me llevara al hotel. De momento, no había tenido que hacer uso, por suerte, del coreano pero cuando llegue a la estación de tren, pensé que me volvería loca. En la del aeropuerto, me ayudo una azafata muy amable, pero en la de Seúl solo había corriendo gente corriendo de un lado apara otro. Los carteles estaban en coreano y yo me puse tan nerviosa que no vi que algunos estaban abajo en pequeño escritos en ingles. Salí de la protección del aire acondicionado y camine por la calle en busca de un taxi. Era una avenida enorme llena de tiendas y de gente. Vi algunas paradas de autobús, pero no me atreví a cogerlos pues no sabía a dónde me podrían llevar. Por suerte, después de andar unos metros más, encontré los taxis. El conductor fue muy amable y metió las maletas en la parte trasera. Dijo algunas frases en coreano, las cuales no comprendí.

- Ahh… Necesito… eh no… Quiero… - tartamudee en coreano con mi guía en la mano, luego suspire y dije en español – esto es imposible.
- ¿Dónde la llevo señorita? – pregunto el conductor en ingles.
- Aquí – revolví unos segundos en el bolso y saque una tarjeta. El conductor sonrió y me la devolvió.

Al cabo de media hora, el hombre señalo hacia unos portones que estaban abiertos. A su alrededor había mucha gente con carteles y policía que los contenía.

- Parece que hay alguien famoso dentro.
- ¿Famoso? – repetí incrédula, pues estaba más pendiente de lo que tenía en frente. Al traspasar las puertas, había un jardín y un poco más al fondo, una pequeña pagoda daba la bienvenida y justo detrás, estaba lo que parecía el hotel, de forma ovalada y con unas 30 plantas.
- Disfrute su estancia en Corea – sonrió el conductor después de sacar la maleta.

Decidida entre en el hall. Iba a acercarme a la recepción, pero en ese momento, entraron por la puerta una multitud de fotógrafos que estaban esperando fuera. Casi atropellada por ellos, conseguí echarme a un lado y observe intrigada. ¿Quién podría armar tanto alboroto?

Se abrió una puerta lateral y apareció un grupo de personas. En el centro iba un joven moreno de pelo corto. Cuando paso cerca de donde yo estaba, un fotógrafo me dio un empujón por intentar sacar una foto más de cerca, haciendo que cayera al suelo mi diccionario. Me agache para recogerlo, pero unas cuidadas manos se adelantaron y lo cogieron por mí. Al levantar la vista, el joven estaba frente a mí. Tenía gafas de sol, pero a través de ellas, pude sentir su mirada y realmente era guapo de cerca. Susurre un gracias en ingles y este inclino un poco la cabeza en modo de saludo. Se levanto y continúo su camino. Todavía sonrojada me acerque a la recepción y me presente.

- Soy Sun Yu Ri, la relaciones publicas enviada desde España – preferí usar mi nombre coreano, pues era el que aparecía en el curriculum que habían enviado y en mi carta de presentación
- El director la recibirá en unos minutos. Puede esperar allí – dijo la chica señalando unos sofás.
- Gracias – antes de irme, volví a girarme – ¿Quién era el que acaba de pasar?
- Hoy hay una presentación de una película – sonrió está emocionada – se trata de Gong Yoo.
- ¿Gong Yoo? – repetí y me fui a sentar.

A los pocos minutos apareció un hombre de unos cincuenta años con el pelo entrado en canas y gafas. Me invito a ir a su despacho y de camino me explico que no me esperaban hasta dentro de dos días. Por ese motivo no había acudido nadie a mi encuentro. Me indico que lo primero seria aprender el idioma para poder desenvolverme en la ciudad. En el hotel no iba a tener problema, pues todo hablaban ingles. Me dijo que podía utilizar las habitaciones del personal, pero que cuando quisiera podría mudarme a un apartamento.

Salimos del despacho después de explicarme cómo funcionaba el hotel y lo seguí por un pasillo. Abrió una puerta y pude ver una habitación en la que había una cama, una mesilla de noche, una televisión pequeña y un armario. No era muy grande, pero el color claro de l pared le daba calidez a la estancia. Le agradecí que me ayudara y me dejo para que me acomodara. Me duche y me cambie de ropa. Estaba cansada por el cambio horario, pero si ahora me acostaba, pasaría mala noche. Como todavía era mediodía, me acerque a la recepción. Cogí un mapa y pedí que llamaran a un taxi. Investigaría un poco la ciudad.
Sus calles parecían laberintos. Era imposible no perderse en ellas. Había llegado a una zona de oficinas. Grandes edificios de cristal se alzaban a mí alrededor y gente con maletines corría de un lado a otro. Al fondo pude ver los muros de lo que parecía una construcción antigua. Al acercarme pude comprobar que se trataba de un palacio. Mire el mapa pero no pude averiguar qué lugar era.

Cámara en mano, me decidí a visitarlo. Pagué la entrada y comencé mi visita. Era un sitio impresionante y a cada paso que daba parecía retroceder en el tiempo. Sin darme cuenta me aleje del grupo de turistas y llegue a una explanada. Atravesé una puerta que daba a un jardín gigante. Iba a dar media vuelta, pues seguro que había accedido a un área restringida pero escuche unas voces y comencé a avanzar. Escondida para no ser vista, comprobé que era una sesión de fotos. Había una chica vestida de época antigua posando. Los fotógrafos hicieron algunos comentarios y la joven sonrió. Detrás de ellos otros dos, también vestidos de época, hacían comentarios y reían.
Debí pasar un buen rato observando. El vestuario me tenia encantada y también la naturalidad con la que posaban. Como si despertara, pensé que lo mejor era marcharse antes de ser descubierta. Me gire para irme y casi muero del susto. Parado frente a mi estaba un oven moreno de rasgos finos y moreno con una coleta. Llevaba también ropa de época, por lo que debía pertenecer al grupo de modelos. Estaba sorprendido y dijo algunas palabras que no comprendí. Me incline en señal de despedida e intente salir de allí lo más rápido posible, pero al pasar a su lado me cogió de una mano. Nuestros ojos se encontraron, el vio miedo en los míos y yo en los suyos incomprensión. Las voces de los demás se callaron. No podía oírlos, así que seguro que me descubrirían. El joven me volvió a preguntar algo. Yo saque mi diccionario intentando encontrar algo para salir de esa situación. Quizás esta frase me ayudaría.

- A ver… esto… no… hablo… core…
- ¿En ingles mejor? – respondió el en ese idioma – te preguntaba como habías llegado aquí.
- Creo que me he perdido – respondió atropelladamente intentando justificarme – no quería molestar y no soy una mirona ni nada…

El fotógrafo apareció en ese momento. Me miro de arriba abajo y poso la mirada en la cámara. Parecía molesto, yo estaba aterrada. Mi primer día en el país y ya estaba causando problemas. Seguro que me encerraban en prisión por meterme en sitios prohibidos. El terror se debió reflejar en mi cara, pues el joven sonrió divertido al verme. El fotógrafo desapareció.

- Te acompañare hasta la entrada – dijo guiándome - ¿No hablas nada de coreano?
- Lo siento – respondí avergonzada – acabo de llegar.
- Pediré un taxi para ti – dijo sacando un móvil del pantalón.

Llegamos a la entrada y debían haber cerrado hace un rato porque no había nadie en los alrededores. El taxi estaba esperando. El taxista pregunto algo y yo lo mire incrédula.

- Pregunta a donde te lleva – respondió divertido.
- Aquí – le entrega la tarjeta que se la dio al conductor. Baje la ventanilla y sonreí – gracias por la ayuda.
- Bienvenida a Corea – sonrió el joven y se alejo.


Última edición por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:12, editado 3 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Miér 29 Jul 2009 - 9:22



2 ¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Pasaron las dos semanas casi sin darme cuenta. El idioma poco a poco lo iba manejando y ya podía mantener conversaciones sencillas. Tengo que reconocer que no es fácil, pues muchas palabras se parecen. En algunos momentos tuve ganas de tirarlo todo por la borda y salir corriendo. Por suerte, yo era una persona cabezota y Yoon Eun Hye me había ayudado mucho. Se trataba de una chica que trabajaba en la recepción. Tenemos la misma edad, por lo que rápidamente congeniamos y se ofreció a ayudarme. Gracias a ella me desenvolví sin problemas en ese tiempo. Me llevo a conocer muchos sitios, obligándome a hablar en coreano.
La gente del hotel también era muy amable y me daban conversación, corrigiéndome los fallos y ayudándome. Después de las vacaciones, comencé a trabajar. Me habían dado un despacho en la segunda planta con vistas al jardín. No era muy grande, pero me gustaba. Recibía notificaciones a diario de España pidiendo informes. Una tarde llego un aviso de que dentro de una semana llegaría el primer grupo de empresarios. Esa sería mi prueba de fuego, donde podría demostrar todo lo que había aprendido. No podía fallar.

Me pasaba el día entre la organización y las clases. Cuando llegaba la noche prácticamente me arrastraba hasta la cama y caía dormida antes de darme cuenta. Algunas noches recordaba lo ocurrido el primer día y miraba las fotos tomadas a escondidas. Cuando se las enseñe a Eun Hye, me dijo que eran actores muy famosos y que podría sacar un buen precio por ellas. Sin embargo, me gustaban demasiado los trajes para venderlas. También pensaba en alguna ocasión en el chico que me ayudo allí y me maldecía a mi misma por no preguntarle el nombre.

Eun Hye me intercepto saliendo del baño. Una limpiadora había estado hablando con ella y le comento que me había visto muy pálida y que acabaría cayendo enferma. Es cierto que estaba cansada y que debido a toda la organización, apenas probaba bocado. Por suerte, solo quedaban dos días y podría descansar.

- Yu Ri – la joven me quito la carpeta con los papeles – vamos a descansar. He acabado el turno, te invito a cenar.
- No puedo – respondí cogiendo la carpeta y caminando. Ella me siguió – tengo que confirmar el menú con el cáterin, repasar el itinerario, organizar la…
- Para – interrumpió ella - ¡Yu Ri! Te ordeno que pares. Todo está organizado y va a salir bien.
- Está bien – sonreí – cenamos y vuelvo al trabajo
- No – respondió – cenamos y te vas a dormir. Mañana te ayudare.

Cenamos en un restaurante cerca del hotel. Iba a volver a mi habitación, pero me invito a su casa y no pude negarme.

- ¿Qué has hecho al final con las fotos? – pregunto de camino a su casa - ¿las has vendido?
- Las tengo guardadas – sonreí – quien sabe, quizás los vuelva a encontrar y firmadas tengan más valor.
- Entonces, regálame la de Park Shi Hoo – respondió abriendo la puerta.

Llego el fatídico día. Me desperté temprano y llegue a la recepción. Allí me esperaba Eun Hye. Estaba atendiendo a unos recién llegados, así que no quise molestarla. Cogí mi carpeta y me dirigí al autobús que me llevaría al aeropuerto. Durante el trayecto de ida revise los papeles. Se trataba de un grupo de productores de una película. Dentro de poco se celebrarían unos premios y esta película había sido clasificada.

Baje del autobús y revise el reloj. Tenía diez minutos antes de que aterrizara el vuelo, así que me dirigí al baño para comprobar que el maquillaje y la ropa estaban perfectos. En ese momento recibí una llamada. Era Eun Hye. Parecía nerviosa, hablaba tan rápido que solo entendí accidente y grupo de bienvenida.

- ¡Que! – exclame cuando lo comprendí - ¿Qué el grupo de bienvenida ha tenido un accidente? ¿Están bien?
- Sí, pero no llegaran a tiempo – respondió a través del teléfono – tendrás que entretenerlos – te avisare en cuanto pueda.

¿Qué los entretuviera? ¿Cómo? No había mucho que hacer en un aeropuerto y llegarían cansados. Nerviosa Salí del baño y fui a la puerta de desembarco. Me coloque que en un sitio visible, pero mi mente estaba intentando averiguar cómo retenerlos. Las puertas se abrieron y comenzaron a salir los pasajeros. Yo alternaba la vista entre el móvil y los recién llegados. Al final vi al grupo. Parecían cansados, pero también algo confusos. Cuando se acercaron me comentaron que no encontraban sus maletas. Les pedí que esperaran en una pequeña cafetería, mientras averiguaba que pasaba. Parece ser que en esa ocasión la suerte jugaba de mi parte. Este pequeño incidente, me daría una media hora de ventaja.

Descubrí que el vuelo de España había salido con retraso y que casi pierden el vuelo de enlace. Les dio tiempo a subir a ellos, pero las maletas se quedaron en tierra, las maletas llegarían al día siguiente. Cuando se lo comunicaba, recibí la llamada de Eun Hye. Esta me dijo que ya podía volver y accedió, aunque un poco temerosa de lo que me podría encontrar. Algunos querían quedarse y dormir en el hotel.

- Si ahora descansan. comente mientras el autobús se ponía en marcha – tendrán jet lag y mañana estarán más cansados.
- Entonces, solo dejaremos el equipaje de mano y nos daremos una ducha.

Asentí satisfecha y mientras recorríamos la autopista que unía la ciudad con el aeropuerto, iba pensando en lo que Eun Hye podía haber hecho. Después de casi una hora y media llegamos al hotel. Baje rápidamente del autobús y entre en el hall, pero no vi a Eun Hye en la recepción. Los clientes iban a entrar y debía detenerlos. El director había especificado que quería un recibimiento especial, pero no había ni rastro del grupo de bienvenida. Todo se estaba echando a perder. Cuando estaba a punto de cerrarlas las puertas en las narices, apareció Eun Hye y varias chicas más. Se habían recogido el pelo y vestían el tradicional hanbok. Este consista en una blusa corta y una falda larga. Llevaban llamativos colores y estaban realmente impresionantes. Reconocí a varias camareras de pisos y a otra recepcionista. Detrás de ellas iba el director del hotel y varios botones.

Invite a pasar a los recién llegados y las chicas los saludaron. Después de unas palabras del director, los acompañaron a sus habitaciones, donde podrían descansar.

- Nos han notificado que la cena se hará antes de la ceremonia de premios – me informo el director y me dio un sobre – aquí están las invitaciones. Hay dos de más, puedes usarlas como quieras.
- Gracias – me incline y me dirigí hacia mi amiga – me has salvado la vida, ¿Cómo te lo puedo agradecer? Pide lo que quieras.
- Tienes entradas de sobra – dijo señalando el sobre.
- Supongo que podre quedarme a cenar.
- Dijiste que el joven misterioso vestía de época. Quizás sea modelo o actor. Allí lo encontraras.
- Seria demasiada suerte.
- Al menos lo pasaremos bien.

Los siguientes días fueron divertidos. Las costumbres de los dos países eran muy diferentes. Me sentí un poco identificada con ellos y quizás por eso congeniamos. Los lleve a todos los lugares más famosos de la ciudad. Llego la noche de la cena y me invitaron a su mesa, por lo que me retire temprano para arreglarme. Eun Hye entro en mi habitación con un secador y un maletín. Al abrirlo comprobé que era el maquillaje. Nos vestiríamos en mi habitación, pues su casa quedaba lejos. Recibí una llamada y me indicaron que los coches estaban listos. Pedio que los acompañaran, yo iría con mi amiga en su coche.
La cena se celebraba en un lujoso restaurante. Estaba situado en una colina en las afueras de Seúl. Era una casa tradicional coreana, que había sido remodelada. En la entrada estaban agolpados los periodistas y los famosos del país ya desfilaban cuando llegamos.

Eun Hye y yo entramos por una puerta lateral. Accedimos a un jardín donde se celebraba un coctel y esperamos a mis clientes. Lo cierto es que agradecía la presencia de Eun Hye, pues cuando se acercaron a saludar y conversar, ella me ayudaba a traducir. La cena trascurrió tranquila y pasamos luego a un salón donde nos ofrecieron unas copas. Al otro lado de la sala pude ver a Gong Yoo. Estaba hablando con una chica, por lo que no me pareció apropiado molestarlo, aunque quería agradecerle el gesto que tuvo. ¿Podría ser su novia?

Era cerca de medianoche. Mis clientes habían bebido más de la cuenta y lo mejor era devolverlos al hotel. Busque a mi amiga pero estaba en paradero desconocido. Sola no podría llevarlos. Uno de ellos tropezó con un joven castaño y le tiro un poco de bebida en la ropa. Corrí hacia ellos y me disculpe. El joven era muy amable y se ofreció a ayudarme.

- Lamento mucho lo ocurrido – me disculpe de nuevo.
- ¿Trabajas en el hotel al que se dirigen?
- Si – respondí dándole mi tarjeta – soy Sung Yu Ri.
- Si vuelves a necesitar ayuda, este soy yo – me entrego su tarjeta y se alejo.
- ¿ Kim Jeong Hoon?

Me guarde la tarjeta en el pequeño bolso y me dispuse a buscar a mi amiga desaparecida. Deambule por la sala y salí al jardín, pero no había ni rastro de ella. ¿Dónde se podía haber metido? Estaba cansada y solo quería volver al hotel.

Descubrí un corrillo en un lateral y me acerque. Me lleve una sorpresa al ver a Gong Yoo al lado de mi amiga. Algo debió haber pasado, pues ella estaba sentada en el suelo con la cabeza apoyada en las manos. Gong Yoo intentaba hablar con ella y otro joven, que reconocí al instante por ser el de la sesión de fotos, tenía un paño con hielo en la cara.

- ¡Eun Hye! – exclame al acercarme. Estaba mareada y apenas abría los ojos – dios mío, ¿Qué ha pasado?
- ¿La conoces? – pregunto Gong Yoo – ya está mejor, pero ha pasado un mal rato.
- ¿Qué ha pasado? – pregunte mirando al joven con el hielo y temiéndome lo peor.
- No ha sido ella – contesto adivinando mis pensamientos – vi como alguien le echo algo en la bebida y luego intento aprovecharse de ella. Solo quise ayudarla,.
- Park Shi Hoo – susurro Eun Hye.
- Cuando intento ayudarla, el hombre le golpeo y salió corriendo – continúo Gong Yoo – lo vi y me acerque.
- Gracias por ayudarla – respondió y la levante – será mejor que nos marchemos.
- Te acompaño al coche – dijo Park Shi Hoo.
- No hace falta – sonreí – gracias de todos modos.

Cargue con ella todo el camino. Intente coger por los lugares menos concurridos, pues la gente murmuraba al vernos pasar. Atravesé los jardines y abrí la portezuela por la que entramos. Llegue al aparcamiento y rebusque en su bolso. Necesitaba encontrar las llaves del coche. Era la primera vez que conducía desde que llegue, pero por suerte era tarde y no habría mucho tráfico. La senté en el asiento del copiloto y cerré la puerta.

Una voz hizo que me girara. Un chico estaba detrás de mí. Pensé que iba a atacarme, por lo que me pegue al coche lo más que pude. Tenía el pelo revuelto y vestía un traje elegante, pero lo reconocí por sus ojos. Era el joven misterioso.

- Hola – dije jugando nerviosa con las llaves del coche,
- Lamento haberte asustado – hablo en ingles. Al parecer recordaba que no sabía coreano. Miro el interior del coche - ¿está bien tu amiga?
- Solo está cansada – respondió – la llevo a casa.
- ¿Hablas coreano?
- Yu Ri – mi amiga bajo la ventanilla y miro al recién llegado - ¿Quién es?
- Es quien me ayudo.
- ¡Anda! El chico misterioso – sonrió mi amiga – lleva semanas maldiciéndose por no preguntarte el nombre.
- ¡Eun Hye!
- No lo niegues, ahora es tu oportunidad para…. – le tape la boca.
- Discúlpala, está un poco mareada – avergonzada salude y subí corriendo al coche. El joven tenía intención de decir algo, pero estaba tan avergonzada que no le di tiempo y arranque.
- Trabaja en el hotel Westin Chonsun – Eun Hye saco la cabeza por la ventanilla y lo grito a los cuatro vientos antes de que pudiera detenerla.

Creo que nunca había pasado tantas vergüenzas en mi vida. En cuanto estuviera recuperada, yo misma me encargaría de matarla.


Última edición por Ayame el Vie 30 Sep 2011 - 18:15, editado 5 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Sáb 1 Ago 2009 - 13:08

Edito y pongo la continuacion



3 Adivina quién viene al hotel


Decidi que era hora de dejar el hotel casi sin darme cuenta, la habitación se me había quedado pequeña y comenzaba a agobiarme. Estuve mirando varios apartamentos, pero ninguno me gustaba. Algunos eran demasiado grandes, ¿Para qué quería yo 3 habitaciones? Y otros eran demasiado caros. Mientras tanto, pasaba las noches en casa de Eun Hye. Mi habitación iba a ser cedida a un nuevo empleado que llegaría en los próximos días.

Camine pensativa por el mercado de Dongdaemun. Me gustaba ese sitio. Tenía más de 30.000 tiendas y si no encontrabas lo que buscabas, era porque no exista. Me pare en un semáforo y observe los alrededores mientras esperaba. Era una lástima que no hubiera apartamentos baratos allí. Gracias a la idea de mudarme, me habían dado tres días libres y el director me había compensado con otro por la buena gestión con los clientes. En total cuatro días para poder usar como mejor quisiera. El semáforo se puso en verde y el cruce se convirtió en un hervidero de gente. Hacía calor, por lo que decidí entrar en el Tower Record. Era un edificio dedicado exclusivamente a la venta de discos, DVD y libros sobre música. Era una franquicia muy importante en Asia, comenzando por el que estaba situado en Shibuya, Japón.

En la primera planta se encontraba la música internacional. Por curiosidad busque discos de algún cantante español, pero solo pude encontrar flamenco. Sonreí divertida al ver que los cantantes ni siquiera eran conocidos en España. Subí a la segunda planta, donde estaba la música nacional y asiática. Rebusque por algunas estanterías el cd de un grupo que había escuchado unos días antes. Estaban casi al final de la planta y cuando lo cogí, vi un cartel que señalaba a la planta superior. Allí había una emisora de radio. Me pregunte si alguien famoso estaría allí ahora, aunque era más curiosidad que otra cosa, pues no podría reconocerlo aunque lo tuviera delante. Cuando pase por caja, pregunte quien estaba arriba. Al parecer era alguien llamado Kim Jeong Hoon, ¿de qué me sonaba ese nombre?

En cuanto subí a la tercera planta, me arrepentí de hacerlo. Había una multitud de chicas agolpadas contra el cristal. Lo peor de todo aquello era que para llegar al ascensor o para bajar, había que pasar por en medio de ellas, pues estaba en la otra punta. Como si entrara en un campo de batalla, coloque el disco contra mi pecho como si sirviera de protección, y comencé a empujar para abrirme paso. Algunas me miraron mal, pero no me importo. Conseguí mi objetivo y, en el momento que llamaba al ascensor, un griterío llamo mi atención. La puerta del estudio se abrió y salieron varias personas. No le preste atención y entre en el ascensor. Las puertas se estaban cerrando, pero uno de los chicos que estaba haciendo el pasillo, impidió que lo hicieran y alguien se coló en el interior del ascensor y después se cerraron las puertas.

- Estoy destrozado – suspiro quitándose la gorra y moviendo su pelo castaño. Al girarse me vio – Pensé que el ascensor estaba vacío. ¡Ah, eres tú!
- ¿Perdón? – respondí entre confusa y sorprendida.
- Te di mi tarjeta en la cena del otro día, ¿no te acuerdas?

Lo pensé unos instantes y lo recordé. Era el joven que me había ayudado a llevar a los clientes al autobús. Cuando llegue a la habitación, solté el bolso en la cama y de su interior salió la tarjeta. Como estaba molesta con Eun Hye por lo que había hecho, simplemente mire el nombre por encima y la arroje de nuevo al interior del bolso. Iba a decir algo, pero la puerta del ascensor se abrió. El joven volvió a ponerse la gorra y me invito a ir con él. Mientras caminaba a su lado, pensé en cuanto cambiaba vestido así. Con la gorra gris despeluchada, la camisa medio desabrochada, que dejaba ver una negra que llevaba por debajo, una americana azul y los vaqueros, parecía un adolescente.

- ¿Qué te hace tanta gracia? – me pregunto al verme reír casi escondida.
- Lo siento – respondió enseguida aun con una sonrisa en la boca – es que estas tan diferente a aquella noche. ¿Cómo puedo compensarte por tu ayuda?
- ¿Me permites que te invite a algo? – asentí y el llamo a un taxi – conozco el lugar perfecto.

------------------ x -----------------


Eun Hye se recogió el pelo y salió de la recepción. Su compañero había llegado para realizar el turno de noche. Yu Ri no había llamado en todo el día y estaba un poco preocupada por ella. ¿Le habría pasado algo? De camino a los pequeños vestuarios, marco su teléfono, pero no le contestaba. Ya con la ropa de calle, se dirigió de nuevo a la recepción. Se apoyo en ella y llamo a su compañero.

- Taek Gi, sé que es improbable, pero si Sung Yu Ri se para por aquí dile que me llame.

El joven asintió desde el otro lado de la recepción. Ella se dirigió al aparcamiento por una puerta lateral. Rebusco en su bolso las llaves del coche, pero no las encontró. ¿Dónde las podía haber dejado? Cuando termino su turno las tenía en el bolso y entonces fue a la recepción para…

- Las deje encima de la recepción.

Esta vez entraría por la puerta principal. Al acercarse a ella, vio un joven parado. Parecía mirar el interior del hotel a través de la puerta y de vez en cuando miraba un papel que tenía en la mano. Cuando se giro para coger el móvil que estaba sonando, lo reconoció. Se trataba del joven que había visto en el aparcamiento. Lamento que en ese momento Sung Yu Ri no estuviera en el hotel. Seguro que estaba buscándola.

- Disculpe – Eun Hye se acerco cuando este colgó el teléfono – creo que te he visto antes.
- Mmmmmm – el joven la observo unos minutos y después sonrió – eres la que grito el nombre del hotel por la ventanilla. Me alegra ver que estas bien.
- Me llamo Yoon Eun Hye. Sung Yu Ri no está en este momento – Eum Hye pensó que quizás podía echarle un cable a su amiga – le han dado unos días de vacaciones.
- ¿Sung Yu Ri?
- Mi amiga, has venido a verla a ella.
- Creo que te confundes, pero recuerdo que gritaste que trabajaba aquí – sonrió el joven y saco una tarjeta – pero si quieres puedes decirle que he estado aquí. Dile que me llame si se vuelve a perder.
- Casi me mata por haberlo hecho – dijo mirando la tarjeta - ¿Lee Jun Ki?

Un joven se bajo del coche y ambos se giraron. El recién llegado sonrió y le dio la mano al otro en señal de saludo. Luego miro a Eun Hye e inclino la cabeza. Esta le reconoció enseguida. Se trataba de Park Shi Hoo, el actor. Era el joven que la había ayudado. Disimuladamente vio que aun tenía un poco morado en la comisura de los labios. Un poco avergonzada ella también saludo.

- Pensé que no ibas a responder a mi invitación. Mi padre te espera en su despacho.
- Tengo unos asuntos que resolver – dijo Lee Jun Ki dirigiéndose a Eun Hye – dale saludos a tu amiga de mi parte.

El chico entro en el hotel y la joven seguía mirando al recién llegado ahora con menos disimulo. Este pareció notarlo, pues también la miro a ella y sonrió.

- No tiene importancia – dijo rozando la herida – al menos no paso nada mas grave.
- Lamento mucho que estés herido por mi culpa, me gustaría compensarte… - su voz se fue apagando cuando recordó una frase que había dicho: “mi padre te está esperando” – ¡eres el hijo del director Park!
- No vengo mucho al hotel – sonrió divertido por la expresión de la joven – pero si, el es mi padre. Ahora si me disculpas, yo también me tengo que ir.
--------------- x -----------------


Había sido una tarde muy divertida. Después de tomar un café, Kim Jeong Hoon llamo por teléfono y enseguida llego un coche. Pense que allí se acabaría nuestro encuentro, pero él me pregunto porque no subía al coche y yo obedecí por inercia. Era una persona muy amable y enseguida cogías confianza con él. Me conto que se había hecho cantante por casualidad. Decía que había ido a acompañar a un amigo y sin saber muy bien porque, fue seleccionado. También dijo que la carrera de actor fue por causalidad.

Como tenía que realizar unas compras, se ofreció a llevarme. Sin embargo, tuvimos que salir casi corriendo, cuando una chica lo reconoció. Lo intentamos en otro centro comercial y esta vez sí tuvimos más suerte. Cuando salimos de allí, había anochecido. Cogí el móvil y vi varias llamadas. Era Eun Hye, ¿habría pasado algo?

Jeong Hoon quiso invitarme también a cenar, pero recibió una llamada. La voz del otro lado del teléfono sonaba nerviosa. Estaba gritando, la podía escuchar. El se limito a un de acuerdo y colgó.

- Espero que todo esté bien.
- Parece que hay unas complicaciones, debo irme. Te llevare a casa, dejaremos la cena para más adelante.
- Si es por mi culpa yo…
- No es culpa tuya – respondió arrancando el coche. Cuando llegamos a mi casa, me baje del coche y me asome por la ventanilla – te debo una cena.
- Espero por ella – sonreí alejándome.

Casi no tuve tiempo de abrir la puerta, cuando Eun Hye se me echo encima. Parecía haber estado espiando por la ventana, pues miro con mucho interés como se alejaba el coche. Conseguí cerrar la puerta y entre. En la mesa estaba preparada la cena. Tenía un poco de hambre, así que deje las bolsas en mi habitación y me senté a comer.
Eun Hye me siguió a todas partes y se sentó frente a mí. Yo pensaba que me iba a preguntar quién era mi acompañante y donde había estado. La haría sufrir un poco.

- Como supongo que no vas a preguntar qué me pasa, te daré mi sorpresa – se levanto y cogió algo de su bolso.
- ¿Qué es esto? ¿Lee Jun Ki? – pregunte mirando la tarjeta y luego a ella – no lo conozco.
- Si lo conoces – sonrió divertida – tu joven misterioso ha ido al hotel.
- ¡¿Qué?! - exclame mirándola con los ojos como platos.
- Pensé que había ido a verte, pero no fue así.
- ¿Por qué tendría que ir a verme? Solo porque fritaste el nombre del hotel….
- Como lo vi allí, pues pensé… Había ido con el hijo del director.
- ¿El hijo del director?
- Te sorprenderías si lo vieras, pero no te diré quien es hasta que me digas quien te acompañaba esta noche.
- Te dejare con la duda – sonreí divertida mientras tomaba un poco de té. Habíamos terminado la cena y estábamos en el sofá con la tele de fondo – pero por su culpa, no he podido buscar piso.
- ¿Por qué no te quedas aquí conmigo? El piso es grande y además compartiríamos gastos. Te saldría más barato que uno por tu cuenta.
- No quiero molestarte…
- No seas tonta – se levanto y fue a su habitación – es como si tuviera una hermana.
- Gracias Eun Hye – respondió entrando también en mi cuarto y tumbándome en la cama. Me preguntaba quién era el hijo del director y para que había ido Lee Jun Ki al hotel. Dentro de unos días lo averiguaría.


Última edición por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:22, editado 2 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Miér 12 Ago 2009 - 16:56

Este capitulo lo voy ha hacer en poquito largo, asi que lo pongo en dos partes.^^



Comenzó con un beso (1º parte)


El sonido del teléfono me despertó a media mañana. Tantee la mesilla de noche sin abrir los ojos hasta que lo encontré. Era la secretaria del director del hotel. Me pidió que fuera cuanto antes, algo había pasado.

Tarde un poco en reaccionar. La noche anterior había estado con Eun Hye y Jeong Hoon de fiesta. Esos dos se habían hecho amigos y, a pesar de que Eun Hye trabajaba al día siguiente, nos recogimos tarde. Por suerte, cuando me desperté, ella ya no estaba allí. Esa noche, habíamos quedado para cenar.

Llegue al hotel poco después de comer. Casi sin aliento por la prisa, quizás fuera buena idea comprar un coche. Eun Hye me vio entrar y en su cara pude ver la sorpresa. Le pedí que avisara al director y en cuanto colgó, dijo que me estaban esperando. Llame a la puerta y me invito a pasar. Además de el, había tres jóvenes sentados que reconocí enseguida. Los dos chicos de la fiesta y el chico que me ayudo cuando llegue. Uno de ellos se levanto y me cedió su asiento.

- Lamento molestarte en tus días libres, pero creo que eres la adecuada para esto – el director sonrió. Luego, señalo al joven que estaba a mi izquierda sentado – este de aquí es Park Shi Hoo, mi hijo. Desde hace unos días, trabaja en el hotel.
- Es quien ayudo a Eun Hye – susurre inclinando la cabeza en señal de saludo.
- El que esta a tu derecha es amigo de mi hijo – continuo el director – después de mucho pedirle, hemos conseguido que sea accionista del hotel. Es bueno invertir el dinero cuando se es joven. Se llama Lee Jun Ki.
- Parece que me han convencido – sonrió este.
- Y por ultimo, Gong Yoo. Esta aquí por lo que te voy a proponer. Como sabrás, la relaciones públicas del hotel estaba embarazada. Al parecer es un embarazo de riesgo, por eso esta de baja.
- Si lo se – respondí.
- Tenemos un hotel en Busan, al norte de Corea. Lo tenemos un poco abandonado, pero…
- Queremos lanzarlo de nuevo al mercado completamente renovado – continuo Park Shi Hoo – por eso están aquí estos dos. Gong Yoo será la imagen promocional y Jun Ki, si quiere…
- Solo tenía pensado ser accionista, pero quizás pose para alguna foto.
- Jun Ki nació en Busan, creo que es por eso por lo que lo convencimos –continuo el director – lo que te propongo es lo siguiente. Quiero que vayáis todos a Busan y me hagáis un informe de cómo se encuentra el hotel. Permaneceréis allí una semana, supervisando todo.
- ¿Y para que tengo que ir yo? – pregunto Gong Yoo.
- Si el informe sale bien, empezaríamos con las promociones inmediatamente respondió Park Shi Hoo acabas de terminar de rodar a película, por lo que te lo podrías tomar como unas vacaciones.
- Queríamos una pareja – continuo el director – pero no encontramos ninguna modelo que…
- Eun Hye puede hacerlo – respondí sin pensar – es muy guapa y…
- ¿La chica de recepción? – pregunto el director.
- Si - respondí en voz baja. Estaba pensando para mis adentros y sin darme cuenta lo solté. Es cierto que sonaba raro. Ella no era modelo, pero en ese momento pensé que era una buena opción.
- Podríamos intentarlo respondió Jun Ki al verme un poco apurada. Yo se lo agradecí con la mirada.

Cuando terminamos la reunión, me sonó el teléfono. Al descolgar escuche la voz de Jeong Hoon. Al parecer le había surgido algo y no podía quedar. Quiso posponerlo, pero aproveche la ocasión para indicarle que salíamos de viaje. Le dije que iríamos a Busan y me recomendó algunos lugares para visitar. Colgué el teléfono y me dirigí a la recepción. Park Shi Hoo estaba allí, hablaba con Eun Hye que lo miraba sorprendida. Gong Yoo salía en ese momento por la puerta. Pensé que era una persona extraña, pero no le di importancia. Mi amiga me llamaba con cara de felicidad.

- Necesitaban una modelo y pensé….
- Gracias – dijo sonriendo – vacaciones.
- No te lo pondremos fácil, te haremos trabajar Jun Ki - apareció detrás mía - Shi Hoo, tu padre se encargara de todo. Yu Ri, ¿vienes con nosotros a cenar?
- Ah…. Yo se lo iba a proponer a ella
- Vete – sonrió esta cogiendo un montón de papeles – aun tengo trabajo. Te veo esta noche en casa. Yo avisare a Jeong Hoon.
- El me llamo antes - dije antes de seguir a los otros dos – ha tenido que cancelarlo.
- Siempre esta ocupado – respondió dándome la vuelta y dándome un empujón – ahora vete ya.

La tarde transcurrió tranquil. A pesar de que sus móviles no paraban de sonar, entre los tres pudimos organizar la semana. Primero verificaríamos como estaban las instalaciones y como andaba de personal. También tendríamos que ver cuales eran las atracciones turísticas que podría haber alrededor. Lo cierto es que no sabía nada de Busan, así que en cuanto pudiera me informaría.

Después de la cena, Park Shi Hoo me llevo a casa. Jun Ki había tenido que marcharse antes. Lo invite a entrar, pero no quiso. Me dijo que mañana a las 9 pasaría a buscarnos para ir a aeropuerto.

Al abrir la puerta me encontré con dos maletones. Eun Hye corría de un lado al otro de la casa llevando de todo. Le dije que la mitad sobraba y conseguí que llevara solo una maleta. Después de hacer la mía, busque información sobre la ciudad.

Puntual como había dicho, Park Shi Hoo llamo al móvil. Estaba esperando fuera. Eun Hye abrió y saco la maletas. El joven bajo del coche y ayudo a mi amiga. Yo salí habando por el móvil, justo en el momento en el que Eun Hye intentaba sacarle conversación. Sin embargo, era demasiado serio y escueto en sus respuestas, aunque contestaba educadamente. No pude evitar reír, cuando Eun Hye tropezó y entro en el coche. Sus piernas quedaron colgando por fuera y la cara de sorpresa de Shi Hoo, no tenia precio.

En el aeropuerto ya estaban esperando los otros chicos. Jun Ki saludo alegremente, mientras que Gong Yoo parecía molesto. Pregunte que había pasado pero nadie respondió. Jun Ki me susurro algo de periodistas y unas fotos. Gong Yoo parecía estar siempre de malhumor y me daba un poco de miedo. Mis temores se conformaron, cuando al pasar cerca de Eun Hye, se paro y la miro.

- ¿No huele raro? – dijo de repente mirándola fijamente – no sabia que el insecticida se usaba ahora de perfume.
- Será ca… - tuve que controlarme para no provocar un enfrentamiento, pero mire a Eun Hye que parecía dolida por el comentario – no te preocupes por lo que diga ese imbecil. Cuando lleguemos a Busan, nos vengaremos.

Una vez en el avión, nos sentamos cada uno por separado. Gong Yoo había desaparecido, cosa que agradecí, Park Shi Hoo y Jun Ki estaban juntos discutiendo sobre algo y yo estaba sentada al lado de Eun Hye. Aun estaba molesta, así que decidí no molestarla. Saque los papeles que había sacado la noche antes para informarme de cómo era la ciudad.

Busan estaba situada en un valle y limitaba con el mar de Japón. Era una ciudad muy poblada y tenía un alto nivel cultural. Además, tenía maravillosas playas. No había conseguido ninguna foto del hotel, pero al parecer estaba situado en un pequeño acantilado, con playa privada. Además, tenía museos y templos alrededor, así como una zona de copas que tenia muy buena fama. Parecía una gran apuesta.

Al bajar del avión, me acerque a Gong Yoo. Aun estaba molesto, pero no me importo. Estaba dispuesta a defender a mi amiga. Espere a que terminara de hablar por teléfono y sonreí.

- Shi Hoo me ha dicho que el autobús que nos llevara al hotel se ha retrasado. Nos ha dicho que esperemos por aquí, el nos avisara.
- De acuerdo –respondió secamente y se fue a la cafetería.
- Yu Ri – Eun Hye se acerco y miro con odio como se alejaba el actor Shi Hoo dice que el autobús esta aquí. Avisemos a ese….
- Marchémonos – sonreí divertida – veamos como es el hotel.


Última edición por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:27, editado 2 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Vie 28 Ago 2009 - 21:25

Editado: Capitulo completo. A partior de aqui, volvera a la normalidad jajajaja y seran capitulos sin partes



Comenzó con un beso (2º parte)


El hotel estaba en buen estado. Por algún motivo, me esperaba algo peor. Sin embargo, como estaba poco explotado, solo tenía algunos trabajadores y a sus familiares. No te como Jun Ki y Shi Hoo suspiraban con alivio y sonreí divertida. Al igual que yo se esperaban algo mucho peor. Gracias a la discreción con lo que se había llevado todo no habíamos tenido ningún problema ni tampoco ninguna aglomeración de fans. Aun así, no pude evitar pensar en la mentira que le había dicho a Gong Yoo y solté una sonrisa de satisfacción. Quizás el si estuviera en problemas ahora. Mire a Eun Hye, quien también sonreía.

Al bajar del autobús nos recibió el director del hotel. Era una persona mayor, de confianza y parecía conocer a Shi Hoo desde que era niño. Nos acompaño a nuestras habitaciones y mientras Eun Hye paseaba, los demás revisamos las instalaciones. Nos llevo menos tiempo del esperado. Realmente todo estaba en perfecto estado de conservación, solo que no tenía la publicidad necesaria. Por ese motivo, Park Shi Hoo llamo a su padre y pidió que mañana se enviaran los fotógrafos. Lo mejor era empezar cuanto antes.

A la hora de la comida, me reuní con Eun Hye y con Shi Hoo. Jun Ki había ido a visitar a sus padres. De camino al restaurante del hotel, vimos llegar un taxi. Cuando el ocupante se bajo de él, Eun Hye se pego a mí como si viera al mismo demonio. Gong Yoo se bajo del coche y, al quitarse las gafas, su mirada asesina no paso desapercibida.

- Gong Yoo – Shi Hoo se acerco a él – Yu Ri me dijo que tenias unos asuntos que resolver antes de venir, por eso nos fuimos sin ti. Ella dijo que estabas de acuerdo.
- Aun no están resueltos del todo – sonrió con malicia – pero pronto lo estarán.

No pude impedir que un escalofrío recorriera mi cuerpo y quise salir corriendo de allí. Los chicos entraron al comedor charlando y yo me di la vuelta. Eun Hye me cogió del brazo y me arrastro con ella. Al entrar pudimos ver como Shi Hoo hablaba con una camarera y, después de asentir, esta volvió a la cocina. Gong Yoo ya estaba sentado.

- No podemos dejarlos solos – susurro caminando a mi lado – no seas cobarde.

Tuve que obligar a mi cuerpo a sentarse. Durante toda la comida, Gong Yoo no dejaba de mirarme y yo me ponía cada vez más nerviosa. Pensé que si hubiera podido, habría saltado sobre mí sin pensarlo. Después de la comida, Eun Hye y yo decidimos quedarnos en la piscina. El día era caluroso, así que no era una mala idea. Ambas charlábamos tranquilamente a la sombra de un balcón. Las habitaciones del primer piso, tenían balcones que estaban a la altura de las palmeras de la piscina, por lo que daban sombra a algunas tumbonas.

Un camarero me trajo un refresco. Me extraño porque no habíamos pedido nada, pero lo acepte pensando que sería un obsequio de los chicos. Aun así, me hizo pensar porque a Eun Hye no le habían traído nada. Poco después ella pidió una copa para acompañarme y seguimos charlando. A las pocas de una hora, comencé a sentirme mal. Todo me daba vueltas y tenía el estomago revuelto.

- Eun Hye – dijo incorporándome – no me encuentro bien.
- Estas muy pálida. ¿Quieres que llame a alguien?
- No – respondí tapándome la boca. Me estaban entrando ganas de vomitar – ayúdame a llegar a la habitación.

Ayudada por mi amiga entramos en la recepción para ir a mi cuarto. Park Shi Hoo y Gong Yoo estaban allí hablando y se giraron al vernos. Shi Hoo se acerco, pero rápidamente me metí en el ascensor y Eun Hye se disculpo. Mientras las puertas se cerraban, creímos ver una sonrisa en el rostro de Gong Yoo.

- Ha sido el – susurre después de salir del baño y tumbándome en mi cama.
- No puede ser tan cruel – Eun Hye no podía creerlo – aunque esa sonrisa burlona….- quédate aquí y descansa. Yo me ocupo de todo.
- ¿Qué vas a hacer? – pregunte sujetándole una mano.
- Déjamelo a mí – sonrió y salió de la habitación.

------------------------------------------- x -------------------------------------------------


Eun Hye se dirigió a la habitación de Gong Yoo, pero no estaba allí. ¿Cómo podía ser capaz de hacer esas cosas? Podría haber ocurrido algo peor. Pregunto en recepción por él, pero no pudieron decirle nada. Iba a dirigirse a la terraza del restaurante cuando vio entrar a Jun Ki con una chica. Pensó que podría tratarse de su hermana, pues ambos hablaban con naturalidad y como si se conocieran desde hacía mucho tiempo. Cambio de idea cuando los vio entrar en el ascensor y antes de que la puerta se cerrara, ella se abalanzo sobre él y le dio un beso. ¿Tenia novia? Había dado por hecho que estaba interesado en Yu Ri, quizas se equivocara.

Prefirió centrarse en Gong Yoo y siguió buscando. Lo encontró sentado en la terraza. Iba a acercarse, pero una mujer de pelo corto estaba sentada frente a él. No le veía la cara, pero la cara de indiferencia de él, le llamo la atención. Aun así, no se iba a echar atrás, estaba realmente furiosa por lo que había echo. Interrumpiendo la conversación, se puso frente a ellos. La mujer parecía molesta, por la expresión de su cara que enseguida cambio a sorpresa al verla allí. Dudo un instante. La mujer era muy guapa, pero no debía dudar. Si lo desenmascaraba, quizás conseguiría arruinarle la cita. Gong Yoo al principio estaba sorprendido por verla allí, pero su cara cambio a una sonrisa.

- Tengo que hablar contigo – Eun Hye sonó lo más fría que pudo, pero retrocedió un poco cuando este se levanto. – es sobre…
- ¿Quién es ella?
- Mi nueva novia – respondió Gong Yoo sujetandola por la cintura y acercándose a ella – la conocí hace unos días.

Si Eun Hye hubiera podido, habría escapado de allí, pero Gong Yoo tenía demasiada fuerza para intentar soltarse. Poco a poco se acercaron y, antes de que se diera cuenta, le estaba dando un beso. Por un instante, debido a la confusión se dejo llevar, pero pronto intento separarse. Cuando lo logro estaba roja como un tomate. Gong Yoo la abrazo.

- Di algo y te mato – susurro a su oído. Eun Hye no sabía si echarse a llorar o matarlo allí mismo.
- Está bien – suspiro la mujer derrotada. Parecía molesta, pero no iba a decir nada más. Recogió unos papeles que había en la mesa y se alejo – me marcho, pero no creas que has ganado.
- ¿Y bien? De que querías hablar – pregunto el joven cuando la mujer se alejo y la soltó.
- Ah yo…. – Eun Hye era incapaz de decir nada. Seguía colorada.
- Si no tienes nada que decir, no me hagas perder el tiempo – dijo alejándose.
- Realmente lo odio – grito furiosa cuando se vio allí sola.

--------------------------------------------------- x --------------------------------------------------------


Unos golpes en la puerta me despertaron. Mire el reloj y pude ver que eran cerca de las nueve de la noche. ¿Cuánto tiempo había dormido? Después de que Eun Hye se fuera, me tome unas pastillas y me quede dormida. Por suerte, en ese tiempo mi estomago se había asentado y ya no me molestaba tanto.

Volví a escuchar golpes en la puerta y me apresure a abrir. Park Shi Hoo estaba esperando con un pequeño carrito. Me miro de arriba abajo y soltó una pequeña risa. Me quede intrigada, ¿que podía haberle hecho tanta gracia? Entonces caí en la cuenta de que estaba vestida, pero debí haberme movido mucho y tendría unos pelos de loca.

- ¿Puedo pasar? Pregunto señalando el carrito – pedí en la cocina que prepararan algo ligero. Después de verte pasar y de que Eun Hye me comentara que estabas descansando…
- No hacía falta que te molestaras – le pedí que entrara y me dirigí al baño a recogerme el pelo. Cuando sale, había levantado la tapa y pude ver pequeños bocadillos sobre el plato. Realmente era un encanto.
- Si quieres mas, solo tengo que hacer una llamada a las cocinas.
- No gracias. No hace falta que te preocupes tanto por mí, mañana estaré como nueva.
- Creo que mañana también deberías descansar.
- Imposible – respondi tajante – mañana llegan los fotógrafos y comenzaremos a diseñar la campaña publicitaria. No puedo perderme eso.
- Como quieras – Park Shi Hoo puso su mano en mi frente para medirme la temperatura. Me puse un poco colorada y el sonrió. Después acerco su cara a la mía y yo cerré los ojos. Note como posaba su mano en mi mejilla y luego la apartaba. Al abrirlos, pude ver que solo había quitado unas migas de mi cara. Me puse aun más colorada, pero esta vez de vergüenza – tienes un poco de fiebre. No te molesto más tiempo. Termina de cenar y acuéstate. Pediré que después suban a recogerte el carro.
- Muchas gracias – tartamudee mientras el cerraba la puerta y yo seguía colorada. Por suerte, como tenía fiebre, debió pensar que
esa era el motivo.


Última edición por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:26, editado 3 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Jue 17 Sep 2009 - 19:26

Wenas a todos. Lamento el retraso, pero es que entre unas cosas y otras.... En fin, que ya estoy aqui dando guerra de nuevo. Esta vez tengo poco pasado al ordenador. Me he lastimado un dedo y me cuesta escribir ( nada grave, en unos dias estare nueva jajajaja), pero para que veais que no esta abandonado el tema, dejo un trocito ^^u. Besitos a todos y una mirada asesina para strider por dejarme con la intriga :P.



Del cielo al infierno


Eun Hye había llegado a la cafetería. Unos minutos antes había dejado a Yu Ri en la reunión y había recibido una nota de Gong Yoo diciendo que la esperaba. Todavía no estaba muy segura de porque había acudido, pero reconocía que tenía algo de curiosidad.

El joven se levanto cuando la vio y la invito a sentarse. La sonrisa de él y los gestos de amabilidad la desconcertaban bastante. Había sido muy grosero en el aeropuerto y también con Yu Ri, parecía tener doble personalidad. Un camarero se acerco y Gong Yoo pidió dos cafés.

- ¿Cuál es el motivo por el que me has llamado?
- Quiero hacer un trato contigo. Si esto sale bien, no te molestare mas.
- ¿Y qué quieres decir con eso? ¿Por qué tendría que ayudar a alguien como tú? Yu Ri ha pasado muy mala noche por tu culpa.
- Me disculpare con ella, si es lo que quieres – dijo con indiferencia.
- No muestras ni una pizca de arrepentimiento – Eun Hye estaba indignada – me marcho.
- ¿No vas a escuchar mi propuesta? Te advierto que es interesante.
- No hasta que te disculpes con Yu Ri.
- Hagamos esto entonces. Trabajemos juntos y me disculpare.
- ¿De qué se trata? – estaba muy intrigada, a pesar de que quería irse.
- Hazte pasar por mi novia.
- ¡Estas loco! – Eun Hye se echo a reír - ¿Por qué tendría que hacerlo? Además, tienes a la mujer de ayer. Es guapa y parece interesada en ti.
- Es de ella de quien me quiero librar – dijo sonriendo - ¿Qué me dices?
- ¿Quién es ella? – pregunto curiosa.
- No tengo porque decírtelo.
- Ni yo porque aceptar tu oferta – respondió ella levantándose y marchándose.

----------------------------x ---------------------


Cuando salimos de la reunión, me llamo la atención ver a Eun Hye saliendo de la cafetería y a Gong Yoo sentado. Iba a seguirla, pero Shi Hoo me llamo para concertar unos últimos detalles del proyecto. Jun Ki iba a unirse a nosotros pero al salir por la puerta lo abordo una chica. Debía de haberlo estado esperando todo el rato, pero no me fije en ella. Tenía una larga melena castaña y unos llamativos y rasgados ojos oscuros. Por un momento pensé que era modelo porque era altísima. Poso su mirada sobre mí y salude. Ella sonrió y también saludo, pero vi desafío en su mirada. ¿Por qué se sentía amenazada? Jun Ki parecía incomodo e iba a decir algo cuando mi teléfono sonó. Al comprobar el número, pedí disculpas y me aleje un poco.

- ¡Jeong Hoon! – exclame entre sorprendida e intrigada - ¿Qué ocurre?
- Jun Ki, vámonos – escuche a la joven mientras ambos pasaban a mi lado y ella volvía a mirarme.
- ¿Aun no has vuelto? – pregunto el joven al otro lado de la línea – pensaba que como tenía un poco de tiempo libre, podríamos quedar los tres.
- Aun estoy trabajando en Busan, pero en cuanto volvamos a Seúl…
- Tengo unos días libres, puedo ir hasta allí. Dame la dirección y…
- No hace falta que te molestes…
- No es molestia. Dentro de una hora salgo para allá.
- Te reservo una habitación entonces – dije alegre. Realmente si me apetecía verle. Era divertido pasar el tiempo con él.

Park Shi Hoo espero a que terminara de hablar y me acompaño a hacer la reserva. Después quedamos con Eun Hye y Gong Yoo para hablar de cómo sería la sesión de fotos, pues mañana llegaba todo el equipo. Mientras hablábamos, me di cuenta de que mi amiga parecía ausente. Evitaba mirarnos directamente y apenas abría la boca. Creo que Shi Hoo también lo noto, pero no dijo nada al respecto. Cuando él se marcho, intente hablar con ella pero se excuso diciendo que le dolía la cabeza y se marcho.

Desde la ventana podía ver como realizaban el reportaje fotográfico y como Gong Yoo y Eun Hye disfrutaban del trabajo. Ella estaba ilusionada, pero aun notaba que algo la tenía preocupada. Observe que Shi Hoo se había alejado para atender el teléfono y sonreí. Yo había estado supervisando por la mañana el reportaje, pero él fue a decirme que había algo para mí en recepción y que a partir de ahora él se ocuparía de todo, que me fuera a descansar. No pude evitar pensar que era muy amable, tanto ahora como la noche anterior cuando fue a ver cómo me encontraba, me di cuenta de que me había sonrojado al recordarlo.

- La carta – me dije a mi misma cogiéndola. Al mirarla pude ver mi nombre y la dirección del hotel, pero no era capaz de identificar el remitente y solo llegaba a entender algunas palabas de la carta. Como problema, pasaporte y España.

Shi Hoo me había dicho que Jun Ki había regresado al hotel y decidí pedirle ayuda, así no tendría que molestar a los que estaban trabajando. Recogí la carta y me dirigí a su habitación. A medida que me acercaba escuche a una mujer hablando en voz muy alta y me pareció extraño. Debía ser una fuerte discusión de pareja, hablaba muy rápido y no comprendí nada. Al acercarme note que venía de la habitación del joven. Decidí que lo mejor sería dejarlo para más tarde y di media vuelta. En ese momento se abrió la puerta y, sorprendida, vi un cojín que se estrello contra la pared. Acto seguido salió Jun Ki, que cerró la puerta y suspiro. Al incorporarse me vio a pocos pasos de él y me miro sorprendido de verme allí.

- Ah – reaccione a los pocos segundos. Estaba tan nerviosa que solo fui capaz de balbucear en español – yo no… lo siento… no quería…
- Esto me recuerda a la primera vez que te vi – sonrió intentando quitarle importantica. ¿Estas bien? Shi Hoo me dijo…
- Jun Ki – la puerta se abrió y salió la mujer que había viso esta mañana. Parecía calmada, pero cuando me vio, el odio volvió a aparecer en su rostro - ¿Qué hace ella aquí? No hemos acabado de hablar.
- Yo creo que si – dijo el joven cogiéndome de la mano y escapando de allí. Escuche como ella lo llamaba, pero el joven no iba a parar de correr.

Al pasar por la recepción, vi que Jeong Hoon llegaba en ese momento. Quise saludarlo pero apenas pude gritarle donde estaba Eun Hye. Jun Ki me invito a subir al coche y nos marchamos de allí. Ninguno de los dos dijo nada. Yo estaba descolocada por lo ocurrido, tanto que por un momento olvide la carta. El parecía perdido en sus pensamientos.

- ¿Qué querías preguntarme?
- Ha llegado una carta, pero no soy capaz de leerla. Tiene un coreano un poco complicado para mí. Solo entendí unas palabras, entre ellas España.
- Si te pones nerviosa, no eres capaz de leer o hablar coreano – sonrió divertido y yo me puse seria – no te enfades, era una broma. Aun no conoces Busan, ¿verdad?
- No he podido salir del hotel con todo el trabajo.
- Tienes suerte, conozco perfectamente la ciudad. Te la enseñare y después, te ayudo con la carta
.


Última edición por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:28, editado 3 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Vie 9 Oct 2009 - 19:41

Gracias a Jun Ki, conocí muchos sitios de la ciudad, destacando las callejuelas del centro, donde había muchas pequeñas tiendas, algunas pertenecientes a amigos del joven, que fueron muy amables. Descubrí que la ciudad tenía un amplio repertorio de sitios que visitar o conocer y me preguntaba como habían podido tener abandonado el hotel tanto tiempo. Era una pena desaprovechar ese diamante en bruto.
Al atardecer me llevo al mercado Chalgalchi. Estaba situado cerca del puerto y abarrotado de gente. Soplaba una agradable brisa marina que llevaba hasta nosotros el olor de la comida y el griterío de la gente. Además de los puestos habituales de comida y verdura, se sumaban pequeñas tiendas de artesanía, especias, sedas, perfumes…
No pude evitar parar a comprar algunas cosas antes de continuar hacia la zona de la playa, donde por ser verano, se celebraba un festival. Esto añadía más luz a una playa de ensueño. Jun Ki se quito los zapatos y dio un salto a la arena. Con una sonrisa extendió una mano y me invito a seguirlo. Sin pensarlo dos veces, también me lance a la arena.
Como habíamos hecho toda la tarde, paseamos y hablamos sobre cosas triviales como la diferencia entre los dos países. Resultaba extraño y fascinante lo fácil que me era comunicarme con él. El ruido de mis tripas hizo que se riera de buena gana. Me pidió que lo esperara allí y corrió hacia los puestos. A los pocos minutos regreso con dos bandejas de fideos. Me ofreció una y los dos comimos en silencio mirando al mar.

- Por cierto – dijo el después de dejar a un lado la bandeja – te veo recuperada. Realmente estaba preocupado, Park Shi Hoo me dijo que estabas… lamento no haber podido ir a verte…
- No fue nada grave – respondí con una sonrisa y maldiciendo por dentro a Gong Yoo – supongo que tendré que tener cuidado con lo que como a partir de ahora.
- Me dijiste que estabas allí porque no podías traducir una carta. ¿La tienes aquí?

Se la entregue y continua comiendo mientras él la leía. Al principio asentía mientras comprendía el texto, pero la expresión de su cara poco a poco fue cambiando a preocupación. Yo solté la bandeja y lo mire preocupada. En la carta había podido leer España y problema. Inmediatamente pensé que había pasado algo con mi familia, lo que me asusto aun más.

- Lee Jun Ki – susurre casi sin atreverme a decir nada más.
- Creo que lo mejor es que volvamos al hotel y hablemos con el director – dijo levantándose.
- ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? – ahora si estaba asustada de verdad - ¿Es mi familia?
- No – respondió arrastrándome al coche – ellos están bien. Es otra cosa.
- ¿Otra cosa? ¿Qué es otra cosa? Dime que es – rogué soltándome y parándome - ¿Por qué has puesto esa cara de preocupación? ¿De quién es la carta?
- Del departamento de inmigración – respondió el joven – el hotel en España ha cerrado, por lo que tienes dos días para abandonar el país y regresar a España. El visado de trabajo ya no es válido.
- ¿Cómo que ha cerrado? No tengo ninguna notificación – dije extrañada y aun preocupada – además, el visado no puede caducar de un día para el otro sin decirme nada y aunque lo haga… El pasaporte, tengo 90 días para estar en el país sin tener visado.
- Si, según la ley con el pasaporte deberías poder quedarte.
- Entonces solo tenemos que avisar a la embajada y lo solucionaran – respondió esperanzada.
- Aquí pasa algo extraño, lo mejor es que volvamos al hotel y vemos como lo solucionamos – dijo volviendo a cogerme del brazo y llevándome al coche.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Jue 26 Nov 2009 - 22:24

Weeee, tengo conexion (aunque sea robada ^^u). En fin, que despues de mucho tiempo puedo estar por aqui hasta que el vecino se de cuenta de que le estoy robando conexion XDDD.
A ver, tengo varios capitulos (a pesar de que las clases no me dejan mucho tiempo) pero lo tengo en las libretas de clase as que lo voy pasando poco a poco.
Bueno os dejo un cacho del capitulo y espero subir mas pronto (aunque depende del vecino ajajajaja) Besitos a todos.

Por cierto, dejo foto de Park Shi Hoo, si me abre asi la puerta, me tiro al cuello XDD


Adiós

Durante el camino de vuelta, Jun Ki no había dicho ni una palabra, lo que hacia que yo estuviera mas nerviosa. Todo tipo de especulaciones pasaban por mi cabeza, a cada cual mas dramática y surrealista. Por suerte, llegamos al hotel y rápidamente baje del coche y entre en la recepción. Escuche que el me llamaba, pero no le preste atención y me dirigí a la habitación de Shi Hoo.
A los pocos minutos estaba golpeando su puerta y el apareció con varios botones de la camisa desabrochados y una toalla al cuello, debía de estar a punto de ducharse. Fue entonces cuando caí en la cuenta de que podía ser tarde, pero al ver mi cara de agobio me invito a pasar. Jun Ki llegaba en ese momento y también entro.
Le entregue la carta, la cual leyó detenidamente asintiendo en algunos puntos. Me la devolvió y cogio el teléfono. Estuvo hablando con alguien, pero yo estaba tan absorta en mis pensamientos imposibles que no cae en la cuenta de quien podría ser. Jun Ki por su parte, estaba apoyado en el borde de la ventana, mirando a través de ella, a algún punto en la lejanía. Después de varios minutos, Shi Hoo colgó y me miro.

- Parece ser que el problema viene de España. El director de ese hotel esta siendo investigado por algún tipo de fraude. El hotel ha sido cerrado temporalmente. Por eso, te han mandado la carta. Van a investigar a todos los empleados y contactos en el extranjero para comprobar que no se han llevado fondos. Mi padre estaba al corriente.
- Yo no he hecho nada – replique casi en su sollozo – no tengo nada que ver con ese asunto.
- ¿Qué vamos ha hacer? – Jun Ki hablo por primera vez - ¿es necesario que vuelva a España?
- Mi padre tiene contactos – respondió Shi Hoo – no te preocupes por nada. Me encargare de todo. Vete a descansar.
- Pero…
- Deja que el se encargue – Jun Ki me cogio del brazo y me obligo a salir de la habitación. Cerro la puerta tras de mi. Escuche un murmullo dentro y después salio de la habitación. Habían hablado de algo, pero no lo escuche – vamos, te acompaño a la habitación.
- Estoy demasiado nerviosa y preocupada para quedarme sola en la habitación – reconocí – no podré descansar.
- Entonces, ¿Qué quieres hacer? Me quedare contigo.
- No quiero molestarte – en ese momento recordé que Jeong Hoon ya habría llegado. Saque el móvil y vi todas las llamadas perdidas de Eun Hye – Eun Hye me ha estado llamando. Debe estar preocupada. Posiblemente este con Jeong Hoon.
- ¿Jeong Hoon? – pregunto el.
- Es un amigo – respondí mientras llamaba al ascensor – voy a ir con ellos, puedo coger un taxi y…
- Te acompaño – me interrumpió el – así estaré mas tranquilo.

Eun Hye cogio el teléfono al primer ring. Por el tono de su voz supe que estaba realmente preocupada y yo me sentía culpable. Lo cierto es que no había hablado con ella desde la mañana. Cuando se calmo le pregunte donde estaba. Había salido con Jeong Hoon a dar una vuelta por la ciudad, habían cenado y ahora se dirigían a un famoso pub. Cuando colgué le pregunte a Jun Ki si sabia donde era y me respondió que afirmativamente mientras arrancaba el coche. Le pedí que no mencionara nada de lo ocurrido. No quería preocuparlos innecesariamente. Si realmente tenía que volver a España, entonces se lo diría. El comprendió y sonrió tristemente.
Apenas hablamos en todo el trayecto. Yo estaba preocupada y el parecía concentrado en conducir. Sonó su teléfono. Miro de quien se trataba y suspirando se coloco un pequeño auricular. Al apartarse el pelo, pude comprobar que tenía un pendiente en forma de cruz plateada.
En los minutos que duro la conversación, se endurecieron las facciones de su rostro y respondía con monosílabos. Por algún motivo la conversación no era de su agrado. Cuando colgó volvió a concentrarse en conducir y yo no me atreví a preguntar nada.
Llegamos al pub y entramos. El interior estaba oscuro y solo la luz de los focos nos deslumbraban de vez en cuando. Jun Ki lo agradecía, pues así podía pasar desapercibido. En uno de los palcos pude ver a Eun Hye que hacia señales con los brazos y a los pocos segundos nos encontramos los cuatro juntos.
Pude notar a mi amiga preocupada por algo mas aparte de por la poca consideración que tuve al no llamarla., pero no me sentía con animo para interrogarla y creí que tampoco era el momento adecuados con mas gente allí. Por su parte Jun Ki bajo a pedir algo de beber y Jeong Hoon me miro y pude vislumbrar una sonrisa traviesa. Yo baje la mirada ruborizada intentando no pensar en las ideas que se le pasaban por la cabeza.
Eun Hye se disculpo un momento y salio con el teléfono en la mano. Jeong Hoon quiso saber que había hecho durante el día y me recrimino que lo deje solo cuando llego. A pesar de que lo decía en broma, tenía razón, aunque fue porque Jun Ki me arrastro. Aun así me disculpe y este pareció aceptarlo.
Durante el resto de la noche pude olvidarme de la carta. Por unas horas la angustia desapareció y estaba agradecida a los tres por la compañía. Cuando llegue a la habitación, la preocupación volvió a apoderarse de mí e hice lo que nunca había hecho. Revise mi neceser y allí tenia un sobre de medicamento para el resfriado y sabia que me haría dormir durante unas horas. Vertí el contenido en un vaso y mientras esperaba que hiciera efecto, puse la tele. Después de hacer zapping, puse un programa de música en el que salía Jeong Hoon, pero no recuerdo que decía en la entrevista, pues el sueño me venció.
Desperté con el ruido del despertador. Por suerte me acorde de ponerlo la noche anterior. A pesar de que aun tenía un poco de sueño, por efecto del medicamento, como un zombie me arrastre hacia la ducha. El agua tibia termino de despertarme y mientras me secaba el pelo, llamaron a la puerta. La angustia se apodero de mí. ¿Y si era Shi Hoo con malas noticias?
Temerosa abrí la puerta para encontrarme a Eun Hye. Tenía unas ojeras horribles y el pelo alborotado. La invite a pasar mientras reprimía una sonrisa. Me pidió algo para el dolor de cabeza. ¿Cuánto habría bebido? Me pregunte mientras le daba una pastilla y ella se tumbaba en la cama. Volví al baño a continuar secándome el pelo. Escuche un teléfono, pero era el de ella. Al principio no escuche su conversación pero poco a poco iba subiendo de volumen. Apague el secador y salí del baño.

- ¡Aunque fuese la ultima chica del mundo!, jamás aceptare algo así. Olvídate de mí y de esa maldita fiesta.

Cuando colgó me miro con sorpresa, aunque yo la miraba mas sorprendida desde el baño.
- ¿Ocurre algo? – pregunte.
- No es nada – respondió levantándose y dirigiéndose a la puerta – me esperan en maquillaje.
- ¡Eun Hye! – se paro en seco – ayer no estaba muy… disponible, pero sabes que puedes contar conmigo para lo que quieras. Te ayudare en todo lo que pueda.
- No es nada – respondió ella sonriendo – aunque Jeong me dijo que habías salido del hotel con Lee Jun Ki, me alegro que las cosas te vayan bien con el.
- No es lo que piensas – me apresure a negarlo. parecía dolida porque no se lo había dicho, pero realmente no había nada entre nosotros – yo no…
- Me están esperando – me corto cerrando la puerta.

Suspire con pesar y añadí otro problema a la lista. Con un poco de suerte a la hora de comer podría hablar con ella. Park Shi Hoo no apareció en toda la mañana, al igual que Lee Jun Ki. Me pregunte que les podría haber pasado pero rápidamente los aleje de mi mente. Estaba sola y debía ocuparme de supervisar la grabación. El tiempo se echaba encima y dentro de dos días debía estar todo listo.
Eun Hye y Gong Yoo habían tomado un pequeño descanso y estaban sentados en la terraza. Mientras yo discutía algunas tomas, los observe. Discutían pero no llegaba a escuchar que decían. Mi amiga parecía alterada por algo, pero Gong Yoo mostraba su habitual frialdad. Aun así, pensé que hacían una buena pareja.
Un recepcionista me llevo unos papeles. Eran las reservas de los últimos meses y sus recibos. Por suerte, eso para mi significaba trabajo y me obligaba a quitarme de la mente la pregunta de donde estaban metidos esos dos.
Sin darme cuenta llego la hora de comer y Jeong Hoon fue a buscarme acompañado de Eun Hye, que ya no parecía estar enfadada. Deje los papeles a un lado y los acompañé al comedor. Ambos intentaban abordar el tema de mi llegada al pub con Jun Ki, pero por suerte allí estaba el equipo de grabación y nos sentamos con ellos. Pase un rato agradable mientras comentaban la sesion y se reían de las torpezas de Eun Hye, quien avergonzada solo comía sin emitir sonido alguno.
Volví a las cuentas del hotel y a media tarde apareció Lee Jun Ki. Lo vi pasar con una bolsa e iba a llamarlo, pero detrás de el iba la joven que le había gritado en su habitación. No pude evitar tener ganas de tirarla a la piscina. ¿En que estaba pensando? Negué con la cabeza y me dije a mi misma que era por culpa de la preocupación.
Park Shi Hoo me llamo desde una puerta lateral que daba a un pequeño salón. Me gire y un escalofrío recorrió mi cuerpo. No traía buenas noticias, estaba convencida.

- Siéntate, por favor – me pidió cuando me acerque a la mesa - ¿Quieres tomar algo?
- No gracias – estaba muy nerviosa.
- La cosa parece seria- comenzó, parecía que el también había notado mis nervios – no podemos hacer nada respecto a la carta, es importante que vuelvas a España. No te ha llegado a notificación aun, la tienes allí, pero has sido llamada como testigo en el juicio.
- ¿Eso significa que no puedo quedarme aquí? – pregunte desilusionada – me gusta lo que hago.
- Lo hemos intentado, pero ahora mismo no es posible. Sin embargo – pude ver una sonrisa en su rostro – tomate esto como unas vacaciones.
- No comprendo.
- Dentro de dos meses, cuando acabe el verano, volverás a trabajar. He decidido compaginar mi carrera como actor y el negocio familiar. Mi padre me ha puesto a los mandos de este hotel y te quiero en mi equipo, de relaciones publicas.
- Pero… Apenas me has visto trabajar en las semanas que llevo aquí no…
- Deja de poner pegas – replico intentando parecer molesto, aunque no lo consiguió – parece que no quieres el trabajo. Además, tengo referencias de trabajos anteriores. Llevo toda la mañana recibiendolos.
- No se como agradecértelo – respondí de forma sincera.
- Vuelve a España, ahora nada te retiene aquí. Descansa y te espero dentro de poco.
- Para entonces esto ya estará funcionando, me gustaría recibir…
- ¿Es que no sabes descansar? – sonrío y me extendió un movil – te daré un regalo por adelantado. Es un móvil de empresa, por así decirlo. Con esto podremos estar en contacto cuando me necesites. también esta el teléfono de Eun Hye.
- Eres un encanto – sonreí – envidio a la chica que salga contigo.
- Mañana sale tu vuelo –note que evito continuar con el tema, así que supuse que era por timidez y me hizo gracia – espero que tengas buen viaje. Nos vemos en otoño.

Cuando se marcho me recosté en la silla y suspire. El sentimiento que tenia en ese momento no podía describirlo. Por un lado tena miedo de volver a España y enfrentarme a un juicio del que no sabia nada y por otro lado tenia la sensación de que dejaba muchas cosas pendientes en Corea y no me quería ir.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Dom 29 Nov 2009 - 21:10

Aqui dejo la continuacion del capitulo. No me termina de convencer mucho, pero lo he repasado varias veces y, quizas sea por el examen de mañana, pero no me gusta. Quizas sufra alguna modificacion. En fn, pronto mas ^^

Mientras hacia la maleta pensaba como me despediría de Eun Hye. Apenas habamos hablado, no lo comprendería y no sabría como abordar el tema. Sin dificultad cerré la maleta, pues apenas tenia cosas. Llame a Eun Hye, pero no me cogio el teléfono. Lo intente con Jeong Hoo, pero tuve el mismo resultado. Me pregunte que estaría haciendo y se me cruzo por la mente la idea de que quizás estaban juntos y no querían ser molestados.
Me decidí a despedirme de Jun Ki. Me había ayudado mucho, así que salí en dirección a su habitación pero recordé que estaba acompañado. Por lo que decidí cambiar mi rumbo a la cafetería. Pedí una libreta y algo para beber, por lo menos le intentaría dejar a mi amiga una carta donde pudiera explicar algo, por difícil que fuera. Escuche que me llamaban y me gire. Park Shi Hoo aparecía en ese momento. Se fijo que había escrito algo y me miro.

- Todos están ocupados – le explique – es para Eun Hye, me gustaría que lo entendiera…
- ¿Quieres que se la de yo? – se ofreció – mañana la veré en la sesión. Hoy la he visto salir muy elegante.
- Supongo que llegara tarde – la teoría de que estaba con Jeong Hoon cobro fuerza.
- Bueno, como los dos estamos solos y es tu ultima noche – note que parecía nervioso - ¿cenarías conmigo?
- Ah gracias, pero no tengo hambre – me disculpe, aunque no estaba segura de si hacia bien rechazándolo – el vuelo sale temprano, por lo que…
- ¡Shi Hoo!

Ambos nos giramos al escuchar su nombre. Jun Ki apareció por la puerta sonriendo. Cuando se aparto el pelo de la cara volví a ver el pendiente. Nos miraba, primero a uno y luego al otro.

- ¿Al final como se ha solucionado?
- Me marcho mañana – la sorpresa se dibujo en su rostro, al igual que yo me sorprendí de lo resignada que sonaba. había aceptado lo evidente.
- Sale en el primer vuelo de mañana – continúo Shi Hoo.
- Cenemos juntos – propuso – a modo de despedida.
- Gracias, pero me iba ya a descansar – sonreí y me levante – buenas noches a los dos. Mañana coger un taxi, por lo que no hace falta que os molestéis.
- Buen viaje – sonrió Shi Hoo que a diferencia de su tono habitual y correcto, me pareció notar un pequeño deje de tristeza, aunque no estaba segura.

Su teléfono sonó, por lo que con una disculpa, se marcho de allí. Me despedí de Jun Ki y subí a mi habitación. Una vez dentro, me puse a pensar en todo lo que había pasado, como intentando retener todos los recuerdos que podía. Entonces me di cuenta de que Jun Ki me había ayudado muchísimo. Desde que llegue hasta ahora, debido a unas circunstancias casuales, siempre había estado allí. No poda marcharse así, tenía que darle las gracias por todo.
Como todavía no me había cambiado, decidí ir a su cuarto y agradecérselo. Esta vez si llame a la puerta, pero no me abrió. Quizás ya estuviera acostado, aunque no era tan tarde, o seguía en la cafetería.
Me di media vuelta para ir en su busca y cuando me dirigía al ascensor, salía de el. Estaba sorprendido de verme allí. Sin comprender muy bien porque, no pude evitar que las lagrimas salieran de mis ojos. ¿Qué estaba haciendo? Yo había ido a disculparme, no a montar una ridícula escena. El se acerco sin comprender muy bien que ocurría. Escuchamos voces en el ascensor. Pronto se abriría la puerta y nos verían, por lo que me cogio del brazo y me llevo a su habitación.
Realmente n sabia que había pasado. Me haba venido a la mente la primera vez que lo vi vestido de época, en la cena donde Eun Hye le grito donde trabajaba, verlo en el hotel, la tarde pasada… una angustia que desconocía se había apoderado de mi y me había llevado a esto. No quería irme, quería quedarme con el.

- Esto es una locura – dije en voz alta. Estaba sentada en su cama, mientras el había salido al pequeño balcón que tenia la habitación para darme tiempo a calmarme - ¿Qué demonios estoy haciendo?

Me levante y fui hasta el balcón. Estaba apoyado en la barandilla, dándome la espalda. Cogia aire con fuerza y lo expulsaba lentamente. ¿Qué le pasaba?

- Yo… lamento esto – dije avergonzada – yo venia a…
- Dame solo un minuto – su voz sonaba ansiosa, como si estuviera conteniendo unas palabras que no se atrevía a decir. Note que apretaba los puños con fuerza contra su cuerpo.

No me atreví a replicar. Volví a la habitación y me senté en la cama. Realmente había sido una idiota. Seguramente estaba molesto y mi actitud era de una niña pequeña. Me marcharía de allí sin decirle nada, lo último que quería era seguir haciendo el ridículo.
Me levante decidida a marcharme, pero el entro y me detuve. Estaba quieto, en el umbral del balcón. Me miraba distante y yo solo pude sonrojarme por la vergüenza.

- Lamento lo ocurrido. Fue sin querer, no se que ha pasado – las palabras salieron atropelladamente de mi boca. Ni si quiera estaba segura de si las había dicho todas en coreano.
- ¿Cómo estas ahora? – pregunto sin mirarme.
- Bien – respondí rápidamente – lo siento de veras.
- No te preocupes – lentamente se acerco a mi y levanto su mano para acariciarme la mejilla. sonrió con tristeza – me gusta cuando te pones nerviosa, estas realmente mona.
- No me digas eso – susurre en voz baja cuando se alejo de nuevo de mí y yo me lleve la mano a mi mejilla para retener ese pequeño contacto.
- ¿Qué querías decirme? – pregunto lentamente sin apartar los ojos de mi. No pude evitar desear perderme en los suyos. ¿Qué me estaba pasando?
- Darte las gracias por todo lo que has hecho por mi – respondí rápidamente – no se como agradecértelo.
- No tienes porque hacerlo – lo dijo después de unos minutos de silencio, tras lo cual pensé que no era lo que realmente quería decir, pero no pregunte más.
- Shi Hoo me ha dado un móvil – intente cambiar de tema para evitar ponerme mas nerviosa. Deba salir de allí antes de hacer otra locura – te llamare para saber como estas.
- Hazlo por favor – sonrió y se acerco a una pequeña mesilla de noche. Saco una cajita y me la entrego – tenia pensado dártelo mañana. Es en agradecimiento por acompañarme a pasear por la ciudad. Supongo que es el momento de dártelo.

Sorprendida lo abrí. Allí estaban dos pendientes en forma de cruz. Desplace mi vista hacia sus orejas. No tenía el pendiente. El sonrió satisfecho por dejarme completamente desconcertada.

- En el coche pude ver que te fijaste en mi pendiente. Es en señal de agradecimiento.
- No puedo aceptarlo.
- Entonces tómalo como un préstamo. Devuélvemelos dentro de dos meses, cuando te vuelva a ver.
- Muchas gracias por todo – dije por ultimo antes de salir de allí.

Volví a mi habitación y abrí la caja. Los guardaría y se los devolvería cuando lo volviera a ver. No estaba muy segura de que había pasado en aquella habitación. Todavía seguía con la sensación de que no había dicho todo lo que quería, pero por algún motivo, no se atrevía. Los guarde en m bolso y me metí en la cama. Di vueltas durante varias horas hasta que el cansancio me venció y me quede dormida. Aun no me había marchado y estaba deseando volver, por lo que sabia que será un largo verano. Tenía mucho en lo que pensar, incluyendo los últimos acontecimientos con Jun Ki. Cuando regresara, podría darle alguna explicación, de la cual n yo misma estaba segura en este momento.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Dom 6 Dic 2009 - 19:10

Avanzamos un poquito mas xD.



Volviendo a casa


Eun Hye tenía los ojos cerrados mientras terminaban de maquillarla. Era su último día de sesión fotográfica y estaba contenta. Dentro de unas horas perdería de vista a Gong Yoo. Ayer descubrió quien era la chica del pelo corto, se trataba de su directora de agencia. A pesar de las quejas, decidió acompañarlo a esa fiesta y se llevo una grata sorpresa. Detrás de esa apariencia fría y distante, descubrió a Gong Yoo diferente. Temiendo verse desplazada o insultada, iba a la defensiva pero el joven sonrió y la ayudo en todo lo que necesitaba. Estaba deseando contárselo a Yu Ri, seguro que se sorprendía pero cuando llamo a su habitación, esta no contesto. Debía estar ocupada y seguro que la vería a la hora de comer.
La maquilladora dio por terminado su trabajo y en ese momento, entraba Gong Yoo por la puerta como si fuera la persona mas importante del plantea. Lanzo la carta sobre la mesa donde estaba Eun Hye y se preparo para maquillarse el. Volvía a ser el antipatico y borde de siempre y ella se sorprendía de cómo una persona podía cambiar tanto dependiendo del momento. Decidió olvidarse el y se centro en la carta. Era una letra que no conocía y ponía su nombre. Dentro reconoció la letra de Yu Ri. En ella le explicaba todo lo ocurrido y se disculpaba por no poder contárselo en persona. Sorprendida le pregunto a su compañero quien se la había dado. Este se limito a señalar a Park Shi Hoo, que estaba enfrente de la ventana hablando con Jun Ki.
La joven salió precipitadamente y abordo a ambos jóvenes cuando se dirigían a hablar con el director de la sesión.

- ¡Eun Hye! – la saludo Jun Ki, aunque no parecía muy animado.
- ¿Cuándo se ha ido? ¿Por qué no me dijisteis nada? ¿Volverá? ¿Qué le va a pasar?
- ¡Cuantas preguntas a la vez! – dijo Gong Yoo que intrigado, la había seguido - ¿Qué ocurre?
- Cálmate Eun Hye –le pidió Park Shi Hoo – ella ya se ha ido. Te dejo la carta porque intento localizarte pero no pudo. Ha salido temprano esta mañana.
- Todo fue por ayudarte a ti – se giro hacia Gong Yoo que se encogió de hombros. Luego recordó la noche en el pub y miro a Jun Ki – En ese momento, en el pub, ya lo sabia, ¿verdad?
- Si – respondió este – pero me pidió que no dijera nada.
- ¿Por qué se ha marchado? – pregunto Gong Yoo ignorando la mirada asesina de Eun Hye.
- Unos problemas – se limito a contestar Shi Hoo para no decir los verdaderos motivos Eun Hye, ella te llamara en cuanto llegue a España. Se ha llevado un móvil. No perderéis el contacto. Ahora, volved al trabajo.

No pudo concentrarse el resto de sesión, por lo que se alargo un poco más. Jeong Hoon bajo a observar y cuando se lo conto se sorprendió con la noticia. La noche anterior había recibido una llamada urgente y tenia que irse. Por ese motivo las buscaba a ambas, quería despedirse. Le pidió el teléfono a Eun Hye, pero Shi Hoo no se lo había dado. En cuanto lo tuviera se lo pasaría para poder hablar con ella. El iba a estar ocupado, pero prometió mantenerse en contacto antes de irse.
Park Shi Hoo anuncio que mañana volverían a Seúl, por lo que tenían el resto del día libre. Ella realizo unas pequeñas compras pero se encerró en la habitación del hotel enseguida.
Pasaron las semanas y Yu Ri solo había llamado unas pocas veces. Las llamadas salían caras, por lo que apenas se saludaban y poco mas. Eun Hye volvió a la recepción del hotel. Shi Hoo pasaba a menudo por allí e intercambiaban algunas palabras, pero la mayor parte del tiempo estaba en Busan organizándolo todo. A veces le preguntaba si había tenido noticias de Yu Ri, pero solo reciba negativas por respuesta.
Pero lo peor de todo era que no se había librado de Gong Yoo. Este seguía con su pequeño juego y ella había sido incapaz de pararlo. A pesar de todo, haba tenido tiempo para quedar con Jeong Hoon. Este, estaba ocupado con la promoción del nuevo disco, pero todos los días hablaba con ella.
Shi Hoo le comunico que la trasladarían a Busan y que Gong Yoo también iría allí. Ella suspiro derrotada, no se libraría jamás de el. Park Shi Hoo le comento que el lo haba pedido. Intrigada no le dio importancia, pero cuando vio aparecer a Gong Yoo se sintió intrigada. Llevaba una revista y se la entrego. En ella había una foto de ambos y un letrero que rezaba: más que una amistad.
Se trataba de una entrega de premios. Gong Yoo le estaba comentando algo en voz baja, por lo que estaban muy cerca. Además, en la posición en la que habían tomado la foto, parecía un beso. Los rumores se habían disparado.

- Solo quería que lo supieras.
- Espera un momento – la joven releyó rápidamente la revista – todo esto es tu culpa. Haz algo.
- No te preocupes por nada – sonrió divertido – yo me encargo de todo, no te molestaran.
- Por eso has pedido mi traslado – suspiro – solo quiero tranquilidad.
- Si te mantienes bajo mi protección, yo me ocupare de todo.

Jeong Hoon llegaba en ese momento. Había quedado en recogerla y salir a cenar. Tamben tenia a revista, por lo que seguro le preguntaría. Poso la mirada en Gong Yoo un instante, estaba llena de desconfianza.

- ¿Nos vamos? – sonrió Eun Hye nerviosa – he terminado hace un rato.
- ¿Vas a salir? – pregunto Gong Yoo.
- ¿Estáis juntos? – pregunto Jeong de repente.
- No – se apresuro a contestar Eun Hye y luego miro a Gong Yoo – habíamos quedado para…
- No creo necesario tener que darle explicaciones – corto Jeong Hoon mirándolo desafiante.
- Tienes razón – sonrió Gong Yoo – salir y pasadlo bien.

Se marcharon pero ella estaba nerviosa. Quería explicárselo al joven, decirle toda la verdad pero el no pregunto. Intento que se relajara y lo pasara bien, cosa que Eun Hye agradeció.

---------------------------------- x ---------------------------------


Cuando baje del avión me sentí aliviada. Habían sido dos meses horribles. La inactividad me era insoportable y los dos meses en España habían sido lo peor. En el juicio había declarado y estaba a la espera de la resolución, pero había estado en el extranjero, por lo que no tenía que preocuparme de nada.
Aproveche el tiempo y estuve con la familia y con las amigas. Estas organizaron un viaje, pero no era lo mismo. Yo misma había cambiado y no sabía cuanto hasta que volví a pisar Corea. Agosto era un mes muy malo en España. Quizás a los extranjeros les gustaba por el clima, pero yo no visitaba los monumentos y menos la playa. Por lo que, deseaba que el tiempo pasara cuanto antes.
Park Shi Hoo me esperaba. Cuando había aterrizado en Seúl lo llame. Cogio mi maleta y nos dirigimos al coche. Durante todo el trayecto solo le preguntaba cosas del hotel, las cuales contestaba con tranquilidad.

- ¿Solo piensas en el trabajo? – pregunto cuando consiguió mantenerme pensativa un rato.
- No – respondí rápidamente – también me he preguntado como estabais. Apenas hablamos en este tiempo.
- Lo importante es que has descansado – se quedo pensativo unos segundos – por que lo has hecho, ¿verdad?
- Más de lo que quisiera – suspire al recordar el odioso verano.
- Tus papeles ya están arreglados – Shi Hoo había aparcado el coche y e dio un sobre – permiso de residencia y de trabajo nuevos.

El hotel no había cambiado. Lo habían pintado y decorado de nuevo, pero por lo demás todo estaba igual. En el pequeño jardín que tenia en la entrada habían colocado mesas para tomar café y para mi sorpresa, a pesar de estar mueblado, había gente sentada. Shi Hoo sonrió divertido al mirar mi cara de sorpresa.

- Hemos sobrevivido sin ti – me dio un pequeño empujón y avanzamos.

Más iluminado que antes, el hotel solo había cambiado en el mobiliario, que era nuevo y más acogedor. El decorador que habían contratado realizo su trabajo extraordinariamente bien. Busque a Eun Hye con la miraba, pero no estaba allí.

- Como aun no tienes casa, te puedes quedar conmigo – comento Shi Hoo mientras subíamos en el ascensor. – mi apartamento es amplio y…
- No quiero molestar – respondí inmediatamente – me quedare con Eun Hye o…
- Eun Hye esta en casa de Gong Yoo, ahora viven juntos – ante mi asombro, se apresuro a aclararlo – claro, tu no lo sabes. Hace un mes salio en una revista una foto de los dos juntos. Se monto un gran revuelo, pero Gong Yoo y Eun Hye pudieron controlarlo. Entonces, anunciaron que era pareja y…
- Un momento – tuve que pararme en el pasillo para asimilarlo - ¿Eun Hye y Gong Yoo? ¿Juntos?
- ¿Tanto te sorprende? – pregunto incrédulo – a veces ocurre. Después de trabajar juntos…
- Si, lo se pero… ¿Eun Hye y Gong Yoo? – no podía ni imaginarlo. Cuando me marche no se podían ni ver.
- Bueno, cuando hables con ella seguro que te lo explica todo – abrió la puerta de una habitación – a veces me quedo en el hotel. Uso este cuarto. Quédate aquí y descansa. Voy a pedir que te suban algo de comer.
- Gracias – sonreí

En cuanto cerró la puerta me tumbe en la cama. No podía creer que esos dos estuvieran juntos. Cogi el móvil y busque el teléfono de Eun Hye, pero lo pare en el de Jun Ki. No lo había llamado en estos dos meses. Rebusque en el bolso y saque la pequeña caja donde estaban los pendientes que me dio. Aun recordaba la noche en la que me los dio y me ponía nerviosa. Debía llamarlo y decirle que estaba en el país. Nerviosa le di a marcar y espere a que lo cogiera.


Última edición por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:30, editado 1 vez
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Mar 15 Dic 2009 - 23:21

Un poquito mas para Yoyosta que esta malita jajajaja. Revisada ortografia y posible final de capitulo (aunque no lo se seguro xD). En fin que ahora que estoy de vacaciones tengo mas tiempo. Lo se, va un poco lento, pero prometo mas accion para el siguiente capitulo.

Dio tono durante unos segundos y luego salto el contestador. Colgué sin dejarle ningún mensaje. Quizás estaba ocupado o de camino a algún sitio y no podía contestar. Era temprano, así que decidí llamar a Eun Hye, quizás pudiera quedar con ella para comer. Enseguida lo cogió y se alegro de hablar conmigo. Para mí también eras agradable escucharla después de tanto tiempo. Le pregunte por millones de cosas y cuando le hable de Jeong Hoon, note como su tono de voz cambiaba y desviaba el tema. Al colgar llamaron a la puerta. Shi Hoo había sido rápido y ya tenía allí el desayuno. Después de despedir al camarero, me senté a disfrutar la comida. Realmente estaba muerta de hambre, pues lo que te ponen en los aviones no me hacía nada de gracia.
Cuando acabe con todo lo que había en la mesa, decidí dar un paseo por la ciudad. Aunque estaba cansada por el largo viaje, si ahora me echaba a dormir, el jet lag haría estragos conmigo. Debía mantenerme despierta como fuera. Cogí el teléfono e intente llamar de nuevo a Jun Ki, quizás ahora podía atenderme.
Esta vez el teléfono solo dio dos tonos y cuando iba a empezar a hablar, sonó la voz de una mujer preguntando quien era. Rápidamente colgué el teléfono y comprobé que no me había equivocado. No, era su número. Posiblemente la había despertado, pues su voz sonaba dormida. Intentando no pensar en ello, cogí la chaqueta y me marche.
Echaba de menos las calles de Corea, siempre llenas de gente y colorido. Por suerte, durante los dos meses en España había dado un curso intensivo de coreano, por lo que ya dominaba el idioma a la perfección. Pasee por el mercado y casi cuando era la hora de comer, me dirigí al puerto marítimo. Había comenzado a caer una llovizna pero no me importo.
Eun Hye me esperaba ya sentada en la mesa. Solo habían pasado dos meses, pero la notaba muy cambiada. Parecía más madura y el nuevo corte de pelo le sentaba de maravilla. Después de un efusivo saludo, nos sentamos y nos contamos todas las novedades atrasadas. Yo le conté mi estancia en España y evitamos el tema Gong Yoo durante la comida, pero cuando sirvieron el café no pude resistir más.

- Es una larga historia – respondió ella – una cosa llevo a la otra.
- Os odiabais a muerte.
- Ya sabes el dicho, los que se pelean se desean – sonrió y bebió un poco de café - ¿has hablado con Jeong Hoon?
- Todavía no – note como quería cambiar de tema y la deje. Tendría tiempo de averiguar la verdad. Era muy raro que pasaran de llevarse como el perro y el gato a esto – luego lo llamare.
- Esta en Japón – respondió – pero vuelve dentro de dos días, así que podrás llamarlo entonces.
- Por cierto… cuando hable contigo esta mañana y pregunte por Jeong Hoon… ¿Ha pasado algo?
- No, ¿Por qué?
- Imaginaciones mías – lo dejaría pasar de momento pero todas estas coincidencias me resultaban extrañas - ¿Has hablado con Shi Hoo?
- Si claro – sonrió – cuando no estabas me contaba todas las novedades.
- ¿Y con Jun Ki?
- No lo he visto en estos dos eses, pero ha estado ocupado. Lo han visto acompañado de una chica muy guapa.
- Entonces tiene novia – por eso me cogió el teléfono una mujer.
- Sí, pero él no ha hecho ningún comentario al respecto y está aguantando el chaparrón como pue…. – en ese momento sonó su teléfono. Gong Yoo estaba al otro lado y necesitaba algo. Después de unos segundos colgó y continuo – Yu Ri, deberías olvidarte de él.
- No… No estoy interesada en el – respondió inmediatamente. Solo preguntaba.
- Vale como quieras – ella se levanto – tengo que irme, Gong Yoo necesita unas cosas. ¿Te llevo a algún sitio?
- Eh no, me quedare por aquí un rato mas – respondí saliendo del restaurante – voy a hacer algunas compras. Antes de irte, ¿Qué quiere decir con aguantando el chaparrón?
- Busca las ultimas noticas de él en la prensa y lo sabrás – Eun Hye abrió la puerta del coche – luego te llamo.

Quise acercarme al primer ordenador o papelería que viera, pero en cuanto el coche de Eun Hye doblo la esquina, sonó mi teléfono móvil. Era del hotel. Park Shi Hoo había tenido que salir a una reunión urgente en Seúl y me había dejado trabajo. Llame a un taxi y me dirigí a mi destino. De momento tendría que olvidarme de Jun Ki.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 17:47

Seguimos avanzando un poquito mas. Ahora que estoy de vacaciones esto comenzara a ir un poquito mas rapido jajajaja. De momento dejo un aperitivo ^^. Por cierto, pongo foto de Sung Yu Ri, basada en la actriz Sonh Hye Gyo (full house)




Foolish Love


Pase casi toda la tarde metida en el despacho realizando llamadas y organizando eventos. Teníamos que atraer a los tour operadores, con el turismo nacional no iba a ser suficiente para ponerlo a la altura del hotel de Seúl.
Después de hablar con una compañía japonesa, recordé que Jeong estaba allí. Comprobé la hora, todavía podía hablar con él sin molestarlo. Por suerte, en Japón y Corea tenían la misma hora.

- ¿Jeong? Soy Sang Yu Ri –comencé después de que el descolgara. Estaba contento por escucharme. Después de las preguntas de rigor, me interese por su gira y aborde la pregunta que me interesaba - ¿ha pasado algo con Eun Hye?
- Nada – respondió después de unos segundos de silencio donde parecía meditar la respuesta – ella sigue con Gong Yoo, así que seguro que está bien.
- Ella me parecía triste cuando le pregunte por ti – su voz había cambiado a un tono distante, como preparándose por si me abalanzara sobre el - ¿seguro que no ha pasado nada?
- No – respondió rápidamente – por cierto, supongo que ya sabes lo de Jun Ki. Por lo que vi aquel da en el pub, espero que no te hayas visto envuelta. Aun así es una lástima porque pensé que le gustabas.
- No sé qué ha pasado.
- Bueno, acabas de llegar, poco a poco te enteraras – escuche unas voces por detrás – te tengo que dejar. Dentro de media hora tengo un programa de televisión. Te llamare, descansa y te veo dentro de unos días.

Después de cenar volví a encerrarme en el despacho. Esta vez estaba dispuesta a averiguar qué pasaba con Jun Ki. Encendí el ordenador y puse su nombre en el buscador. Solo aparecían páginas de las fans alabando sus actuaciones o su página oficial. En ninguna ponía nada y no conocía el nombre de ninguna revista del corazón, pero recordé que Shi Hoo me había dado una. Revolví unos papeles y la encontré. En la web hablaba de rumores y noticias de varios famosos, pero nada en referencia a él. Por suerte tena un buscador por meses. Solo debía buscar por fecha. La revista era de quince días después de iré, así que pondría unos días después. Di en el clavo. Hablaban de que había retomado una antigua relación. La joven se llamaba Chae Rim y la reconocí, porque era quien había estado paseando por el hotel junto a Jun Ki.
En las fotos se los veía juntos entrando en diferentes tiendas y restaurantes. Comentaban que estaban trabajando juntos en un videoclip, por lo que supuse que ella era cantante o modelo.
Me llamo la atención que en una de ellas, se les veía saliendo de una joyería. A esa foto debían referirse Jeong y Eun Hye. Se comentaba que planeaban la boda. Un momento, ¿boda? No era posible. No podía estar tan enamorado en solo dos meses. Bueno, s era posible, pero entonces no comprendía lo sucedido la noche en que me marchaba. Sin embargo, todo eran especulaciones de la prensa, pues él no había realizado ningún comentario y ella mediaba sus palabras.
Una llamada al teléfono interno me saco de mis pensamientos. Haba una visita y, al no estar Shi Hoo ni el subdirector, yo debía encargarme. Me indicaron que esperaba en el despacho de Shi Hoo.
Intrigada me dirigí hacia allí. ¿Quién podía ser? Debía ser importante para ir a esas horas. Abrí la puerta y la persona que estaba allí se levanto. Estaba sentado en una pequeña silla frente al escritorio, de espaldas a la puerta. La sorpresa de ambos se notaba en el ambiente. Ante mi se encontraba la persona que había hecho que estuviera dos meses pensando en él y que al volver parecía estar comprometido.

- Yu Ri – susurro Jun Ki. Al cabo de unos segundos sonrío alegremente - ¿Cuándo has llegado?
- Esta mañana – respondí sentándome frente a él.
- Tendrías que haberme avisado, habría ido a recogerte.
- Park Shi Hoo fue a recogerme y he estado descansando – respondí. No quería mentirle, pero por alguna razón no era capaz de decirle que si lo había llamado – el no está, ha tenido que ir a Seúl, pero si yo te puedo ayudar…
- Bueno realmente esto iba dirigido a ti, pero no sabía qué día ibas a llegar. Tengo una productora que quiere realizar una cena y reunión en un lugar tranquilo. Cuando me lo dijeron pensé en este hotel.
- ¿Para cuándo sería?
- No me han dicho día concreto, pero seria para dentro de dos semanas.
- Tomo nota – escribí rápidamente en un papel – se lo dejare aquí a Shi Hoo pero seré yo quien te llame para confirmarlo. ¿A qué hora puedo llamarte?
- En cualquier momento – respondió extrañado por la pregunta. Luego miro el reloj – no quiero molestarte mas, seguirás cansada.
- Te acompaño al coche – abrí la puerta y lo acompañe. Durante todo el trayecto iba en silencio a unos pasos por detrás de él. El tampoco dijo nada y parecía sumido en sus pensamientos. Llegamos al aparcamiento y abrió el coche – pronto tendrás noticias mías.

Me di cuenta de lo fría que sonaba mi voz y seguro que a el no le había pasado desapercibido el tono. Me di la vuelta dispuesta a marchare, pero alguien me agarro del brazo y me obligo a volverme. Jun Ki era el responsable y tenía una mirada entre enfadado y triste. Se notaba que estaba preocupado por la pregunta que iba a realizar.

- ¿Por qué me has mentido? Esta mañana he visto tu llamada perdida. Tengo tu móvil, por lo que se que eres tú.
- Era muy temprano y cuando me di cuenta colgué – volvía a mentir, pero no era capaz de decirle que la otra me cogió el teléfono.
- Tampoco me has llamado en estos dos meses, creí que íbamos a mantener el contacto.
- Eso ha sido fallo mío, pero si tú tenías m teléfono también podías haberme llamado. Pero claro, estabas muy ocupado con tu amiga.

Enseguida me arrepentí de esas palabras, pero no se lo hice notar. El simplemente me soltó y se apoyo en el coche.

- Te has enterado de lo que dicen las revistas. No les hagas caso, no tienen que ver con la realidad. Yo…
- No hace falta que me des ninguna explicación. No somos tan íntimos. Discúlpame, pero empieza a hacer frío.

Lo deje allí plantado. Esas últimas palabras habían sido las más duras. Sentía que aquello me superaba. Realmente no entendía nada y estaba actuando como una estúpida. Pero, ¿Por qué iba a darme una explicación diciendo que era mentira, cuando esta misma mañana ella me cogió el teléfono? ¿Por qué quería explicarlo cuando se había acostado con ella?
Furiosa me encerré en mi cuarto. Tena ganas de destrozar algo. Vi la caja de los pendientes y los tire al suelo. Necesitaba serenarme o explotaría con el primero que pasara. Recordé que había una piscina climatizada y me puse el bañador. A esa hora no habría nadie que me molestara.


Última edición por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:09, editado 2 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Jue 17 Dic 2009 - 21:04

Al día siguiente me pase la mañana encerrada en el despacho. Estuve organizando las recepciones de los próximos meses. La noche anterior mientras deambulaba en busca de la piscina, descubrí un gran salón que no estaba siendo utilizado. En ese momento caí en la cuenta de que además del hall, que era donde se organizaba todo, en esa habitación podríamos celebrar conferencias, bodas y presentaciones. Estaba segura de contar con el apoyo de Shi Hoo, pero decidí llamarlo antes de realizar cualquier reforma.

La idea le pareció estupenda y aprovecho para preguntarme como iba todo. Le dije que bien, exceptuando la discusión con Jun Ki. No se lo comente, pero si le dije que había venido al hotel. Me indico que lo llamaría y que volvía esta tarde. Me ordeno que no hiciera planes para esa noche, pues quería cenar conmigo y saber mi opinión sobre los informes que me había dejado.

De camino a la cafetería, para matar el gusanillo del hambre, me encontré con unas camareras de piso. Estaban comentando la última revista de cotilleos que había salido. Nunca me habían gustado, pero en ese momento tenía ganas de romperlas todas. Estaban hablando de que Chae Rim había realizado unas declaraciones indicando que no había ninguna boda, pero que nos e descartaba en un futuro.

No pude escuchar mas, pues al verme, saludaron y volvieron al trabajo. Suspire y seguí mi camino hacia la cafetería. Eun Hye frustró mi intento de robar un trozo de pastel de chocolate recién hecho. El cocinero se había dado la vuelta y cuando iba a por el trozo me sonó el móvil. Al parecer quería contarme algo importante. Al menos era una buena noticia. Después de meses preguntándome porque estaba tan rara, me lo iba a decir. Como terminaba su turno en quince minutos, le dije que fuera a la cafetería. Me contaría el problema y yo podría disfrutar de esa tarta.

Cuando apareció por la puerta estaba decaída, como si no hubiera dormida en toda la noche. Se sentó y pidió un café.

- ¿Qué te ha pasado? Te ves horrible.
- No aguanto más – respondió – necesito tu ayuda. Ayer intente hablar con Jeong pero fue imposible.
- Estaría ocupado – aclare – yo si hable con él. Está disponible, creo.
- Poco después de irte pasaron ciertas cosas que hicieron que nos distanciáramos.
- Tengo la sensación de que Gong Yoo está en el ajo, ¿me equivoco?
- No sé exactamente que paso, pero un día dejo de llamarme y cuando yo lo llamo, no responde. Creí que me consideraba su amiga.
- La verdad es que es extraño.
- Todo comenzó después del reportaje de Gong Yoo indicando que éramos novios, lo cual es mentira. Solo lo estoy ayudando para que su manager lo deje tranquilo.
- Un momento – casi me atraganto con el trozo de tarta - ¿estas ayudándolo? ¿Cómo pudiste acceder a eso? ¿Qué sacas tú con todo esto?
- Al principio nada, pero cuando empezó el acoso mediático, gracias a él, estoy tranquila. Si ahora digo que no estamos juntos perderá credibilidad y montara en cólera.
- Eun Hye, estás loca por meterte en algo así. Solo faltaba que dijeras que estas enamorada de él, entonces…. – note como mi amiga se sonrojaba y me lleve las manos a la cabeza – realmente loca. Además, si te gusta Gong Yoo todo está bien, a pesar de que Jeong Hoon…
- Estoy indecisa. Jeong Hoon también.
- Eun Hye, nunca te metas en un triangulo amoroso.
- Ayúdame, eres mi única esperanza.
- Pensare en algo. Intentare ayudarte con Jeong, pero no se qué hacer con Gong Yoo. Tú de momento piensa cual es que realmente te gusta.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Vie 18 Dic 2009 - 18:53

Nos mantuvimos en silencio pensando en cómo salir de esta. Lo cierto es que era difícil, sobre todo por el carácter de Gong Yoo. Eun Hye para intentar animarse pregunto por Jun Ki. Preferí no tocar ese tema y simplemente le dije que había hablado con el por teléfono.
Por suerte sonó mi teléfono. Park Shi Hoo estaba a punto de coger el vuelo a Busan y me pidió que le dejara los informes en su despacho. No los tenía terminados, por lo que debía darme prisa.
Gong Yoo entraba en ese momento en la cafetería. Me levante y me despedí de Eun Hye, no sin antes echarle una mirada asesina a él.

- Sang Yu Ri parecía molesta – dijo el sentándose - ¿ha pasado algo?

---------------------------------------------- x ------------------------------------------------


Eun Hye se termino el café de un trago para evitar responder. Le pregunto porque estaba allí y él le dijo que tenían una cena. Al parecer un director había quedado con él y como iba a llevar acompañante, pues la necesitaba.

- Tómatelo como una cita – sonrió él y se la llevo de la mano.

Yu Ri estaba equivocada con él. Quizás se comportara de manera arrogante, pero ella sabía que no era así. En los meses que habían estado juntos había sido atento y amable. Ella pensaba que era por las cámaras, pero descubrió que la mayor parte del tiempo no había ninguna delante. La tarde de comprar también se lo confirmo. Fue atento y amable y esa parte de su personalidad la atraía demasiado. Eun Hye descubrió pequeños detalles que habían hecho que se enamorara de él.
No podía seguir así, ese día mientras tomaban café, se había sentido especialmente nerviosa. Quizás todo fuera producto de la conversación que había mantenido con Yu Ri. Si Gong Yoo había percibido lo que ella sentía por él, no había ningún motivo para que siguiera reprimiendo lo que sentía por él, pero en ese momento se cruzaba Jeong Hoon por su cabeza y la vergüenza de ser rechazada y que Gong Yoo se burlara de ella.
Conocía los sentimientos de Jeong Hoon. A diferencia de Gong Yoo, era absolutamente incapaz de ser convincente cuando quería disimular algo. El simple hecho de recordar su sonrisa suponía una terrible tortura. Y si solo ese acto, la dejaba sin habla, estaba claro que estaba llegando al límite de su autocontrol.
Cuando entraron en casa, faltaban unas horas para la cena. El tiempo suficiente para cambiarse. Eun Hye estaba callada, pensando en todo lo vivido esa tarde. Gong Yoo lo noto.

- ¿Qué te ocurre?
- Es extraño – sonrió ella tristemente – lo fácil que es creerse una mentira, me pregunto si hacemos lo correcto.
- ¿A qué te refieres?
- ¿Cuánto tiempo vamos a tener que mantener esta farsa? No creo que aguante mucho mas, tarde o temprano nos descubrirán.
- ¿Acaso te estás enamorando de mi y por eso dudas?
- Yo… - Eun Hye se sonrojo. ¿Cómo lo había descubierto? Ahora jugaría más con ella. No iba a permitírselo – conozco mis sentimientos. No dejare que te confundas.
- No importa si nos confundimos – respondió el cogiendo un mechos de su pelo y sonriendo traviesamente.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Mar 5 Ene 2010 - 18:02

Dejo un cachito antes de irme a la cabalgata para ir abriendo boca jajajaja. Esta noche mas ^^ Por cierto, he ido poniendo fotos de los personajes... Pondre mas jajajajaja.
Felices Reyes.


No puedo tocar ese corazón

Llamaron a la puerta de mi habitación. Shi Hoo estaba al otro lado. Me pregunto si estaba lista y ante mi asentimiento, cerré la puerta y nos dirigimos al coche. Durante el camino me conto que había asistido a una reunión con su productora. Al parecer tenían pensado rodar una nueva serie, pero él había rechazado la oferta porque el hotel le ocupaba todo el tiempo.
Yo le escuchaba, pero lo cierto es que estaba distraída. Por una parte me preocupaba Eun Hye, a quien realmente quería ayudar. Y por otro lado, no podía olvidar lo que le había dicho a Jun Ki. Me di cuenta de que habíamos llegado, cuando Shi Hoo me abrió la puerta del acompañante. Era un restaurante situado en una pequeña colina. El interior estaba elegantemente decorado. La mesa donde nos sentaron estaba junto a una ventana donde teníamos una preciosa vista de las luces de la parte baja de la ciudad, y el oscuro mar de fondo. Había elegido un lugar discreto y aislado de la sala, por lo que no nos molestaría nadie.
A diferencia de Jun Ki, hablar con Shi Hoo costaba más. Era tan correcto y educado, que no daba pie a la improvisación y a la espontaneidad. Media cada una de sus palabras, como si tuviera miedo de equivocarse y crear una situación incómoda. Igualmente, era agradable pasar tiempo a su lado y, seguía pensando que cualquier chica a su lado se sentiría especial.

- ¿Qué te tiene tan distraída? – me pregunto de repente. Me había pillado contemplando el paisaje y ahogando un suspiro.
- No es nada – respondí sonriendo – es que este sitio es muy bonito.
- ¿Te puedo hacer una pregunta? - salió del mutismo en el que se había convertido la mesa – es una pregunta un poco indiscreta. No tienes que responderla si no quieres.
- La contestare.
- ¿Hay alguien que te guste? – ante mi asombro por la pregunta y que casi me atraganto con el vino, se apresuro a añadir – lo siento, realmente no debí haber preguntado. Olvida la pregunta.
- No lo hay – respondí calmada, aunque intentando no pensar en cierto idiota – ya no…
- Realmente no debí haber preguntado
- Eres muy amable. No te preocupes, estoy bien. Es solo que me han decepcionado – respondí con calma – pero soy fuerte, me repondré. ¿Y a ti? Seguro que tienes alguien que te gusta.
- Pues sí, pero parece no darse cuenta de que estoy e intento ayudarla en lo que pueda – note resignación en su voz y me preguntaba quién podría ignorar a un chico como ese.
- Estoy segura que si le das las pistas necesarias, enseguida la tendrás a tus pies.

No volvió a salir el tema, pero después de lo que dije, se quedo pensativo. Terminamos de cenar y nos dirigimos a un pequeño piano-bar que él conocía. Era un sitio tranquilo y sin mucha gente, que lo convertía en un lugar acogedor. Shi Hoo comento que cuando estaba en Busan, allí podía encontrar tranquilidad.
Entre copa y copa, hablamos de los informes y los proyectos. Realmente íbamos a poder sacarle mucho partido al hotel. Absortos en la discusión, no nos dimos cuenta de que nos íbamos quedando solos. Un camarero se acerco para indicarnos que iban a cerrar. Mo era muy tarde, apenas la 1:30 de la mañana pero a diferencia de España, todo cerraba más temprano.
Cuando me levante tuve que apoyarme porque estaba un poco mareada. ¿Tanto había bebido? No estaba muy segura. Solía resistir bien el alcohol, quizás este era demasiado fuerte. Shi Hoo me abrió la puerta del coche y nos dirigimos al hotel. Estuvo callado, como pensando que palabras decir. Me acompaño hasta la puerta de la habitación y espero a que abriera la puerta. Me despedí de él con un buenas noches y cuando estaba cerrando la puerta escuche i nombre.
- Yu Ri yo… me gustaría… - al mirarlo lo note nervioso e inseguro. ¿Inseguro? Nunca pensé que lo vería así. No parecía capaz de encontrar las palabras adecuadas. Para tranquilizarse cogió aire, y lo soltó en un suspiro.
- No te he dado una buena bienvenida a Corea.
- Has ido a recogerme al aeropuerto y antes, has hecho mucho por mí. Con eso es más que…

No pude terminar la frase. Abrió la puerta y se acerco a mí. Primero paso una mano por mi cintura y con la otra, me acaricio el pelo. Lentamente se acerco a mí. Notaba su respiración, agitada por los nervios. Estaba tan sorprendida que no sabía cómo actuar. El debió notar mi sorpresa, porque se apresuro a juntar sus labios con los míos para que no pudiera decir nada. Era un beso dulce y suave, pero también expresaba todo lo que no había podido decir con palabras. Decidí dejarme llevar y sin ningún esfuerzo, correspondí su beso.

- Park Shi Hoo – fue lo único que acerté a pronunciar cuando nos separamos.
- Yo no te decepcionare. Déjame estar a tu lado.
- Ah, yo no…
- No me respondas ahora, solo piénsalo – me dio otro pequeño beso y se alejo por el pasillo dejándome completamente alucinada frente a mi puerta.

---------------------------------- x -----------------------------------------------

Con los ojos semi cerrados tantee la mesilla de noche para apagar la alarma del móvil. Jeong Honn me había llamado para pedirme que fuera a buscarlo al aeropuerto. Decía que tenía unos días libres, pero pienso que se había escapado de sus obligaciones.
Baje a recepción y me encontré con Eun Hye preparando unas reservas. Al verme sonrió y me dio unos papeles.

- Sé que es tu día libre, pero Shi Hoo quiere que lo leas para la reunión de mañana.
- ¿Has podido hablar con Jun Ki? – le pregunte echando un vistazo a los papeles.
- Aun no, pero le he dejado un mensaje en el móvil. De todas formas lo intentare mas tarde.

Había delegado en mi amiga el decirle que si podía usar el salón para la conferencia. No quería hablar con él, al igual que tampoco podía volver a tratar a Shi Hoo de la misma forma. Quizás estaba huyendo, pero era lo único que realmente podía hacer en ese momento, hasta que me aclarara. Solo había pasado un día y medio desde aquel repentino beso. Sin embargo, no estaba arrepentida y gracias a que Shi Hoo se limitaba a esperar mi respuesta, no me sentía agobiada y se lo agradecía.
Al abrir la puerta del coche sonó el teléfono. Mi familia llamaba desde España para saber si ocurría algo. Al parecer estaban dando en las noticias españolas unas fuertes inundaciones en la parte sur del país. Eso los tenía preocupados. Mire el cielo nublado y los tranquilice. Después, argumentando que estaba ocupada, colgué y me dirigí al aeropuerto. Iba justa de tiempo, pero los aviones siempre se retrasan.
Comenzó a llover con fuerza de camino a la terminal. La visibilidad era difícil en algunos tramos, pero me ayudaba a estar centrada en la carretera. Con dificultad llegue al aeropuerto y aparque. Mire el reloj y baje con rapidez. Llegaba diez minutos tarde, pero por suerte el avión de Jeong Hoon llegaba con retraso.
Se abrió la puerta de desembarque y se lleno de gente con pancartas. En ellas estaba su nombre y también había prensa y cámaras de televisión. Le iba a ser imposible verme entre la multitud. Sonó mi móvil que estaba en el pantalón. Al descolgar comprobé que era él. No quería salir con toda esa gente allí y me pidió que subiera a la cafetería de la zona vip. Le dije que no me iban a dejar pasar, pero insistió indicando que ya lo había arreglado.
Con incertidumbre me acerque al hombre de seguridad y le pregunte por mi amigo. Me dejo pasar y ante mi asombro, me indico el camino a la cafetería donde me esperaba.
Estaba sentado cerca de la ventana que daba a las pistas. Desde allí podía ver despegar los aviones. Lo vi más delgado, quizás por el esfuerzo en el escenario y se había cambiado el tono del pelo a uno más oscuro, lo que le daba un aspecto más maduro.
Cuando me vio entrar se levanto y me saludo. Me senté frente a él y pedí un café.

- Eres muy popular, menuda la que tienes liada abajo.
- Me pregunto cómo se habrán enterado – sonreí ante su resignación – me alegro de verte, la verdad es que estaba preocupado.
- ¿Por qué? – de cerca parecía cansado de verdad – eres tu el que me preocupa, se te ve agotado. Ha debido ser duro.
- Son las cosas de las giras, pero pronto estaré bien.
- ¿Por qué has venido a Busan? – pregunte con curiosidad, pero deseando que fuera por Eun Hye.
- Tenía ganas de verte.
- Dicho así, parece que me tiras los tejos.
- ¿Tendría alguna posibilidad?
- No lo digas ni en broma – respondí echándome en el sofá – ya tengo bastante con lo mío.
- Por como lo dices, han pasado cosas interesantes en mi ausencia – Jeong Hoon me miro con curiosidad - ¿Por qué no me lo cuentas? Quizás pueda ayudarte.
- Si lo hago, ¿me contaras que paso con Eun Hye?
- Me lo puedo pensar, aunque realmente no paso nada importante. Ambos hemos estado muy ocupados.
- Deja que eso lo decida yo. Ambos parecéis tristes cuando habláis el uno del otro, así que no debe ser tan poco importante.


Última edición por Ayame el Miér 20 Ene 2010 - 19:52, editado 1 vez
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Dom 17 Ene 2010 - 23:07

Jun Ki bajo del coche y se dirigió al hotel. En la recepción Eun Hye estaba haciendo caja y no lo vio entrar. Cuando escucho su nombre, lo miro sorprendida, como si hubiera visto un fantasma. El joven le pregunto por Yu Ri, pero no estaba allí en ese momento. No supo interpretar su expresión, pero parecía de decepción. Pidió hablar con Shi Hoo para aclarar algunos temas de marketing. Eun Hye lo llamo y luego lo invito a subir.
Pasados diez minutos, recibió una llamada de Yu Ri. Al parecer el hotel donde se iba a alojar Jeong Hoon, había sido tomado por unas seguidoras y se habían colado dentro. Tuvo que cancelar su reserva y se alojaría allí. Eun Hye le tendría la habitación lista.
Al cabo de media hora, llego el chico que la sustituiría y junto a el, Gong Yoo. Había decidido ir a cenar con ella y por eso había ido a buscarla. Un poco molesta, se revelo indicando que no iría, pero sabía que no podía vencerlo en cabezonería. Le pidió unos minutos para arreglarse.
Le dijo que era una cena de negocios y que les acompañaría una chica con su manager. Curiosa, pregunto de quien se trataba y se sorprendió cuando Gong Yoo señalaba a la chica que entraba en ese momento. Chae Rim, la que en ese momento se relacionaba en un romance con Jun Ki, iba a ser su acompañante. Dio las gracias por que Yu Ri no estuviera allí, pero seria mejor darse prisa porque no tardaría en llegar.
Ella pensaba que solo había tardado unos minutos, pero cuando regreso a la recepción, los cuatro estaban frente a frente. Jeong Hoon miraba a Gong Yoo con odio y Chae Rim hacia lo mismo con Yu Ri, que parecía desear que la tierra la tragara.

--------------------------------------- x -------------------------------------------

Ambos nos quedamos atónitos al traspasar la puerta y entrar en la recepción. En ningún momento nos hubiéramos imaginado encontrarlos allí, hablando como si se conocieran de toda la vida. Ante la mirada de odio de Chae Rim, solo pude apartar la vista pensando en que le había hecho para que me odiara tanto. Decidí intentar darle conversación a Jeong Hoon, pero este miraba a Gong Yoo.

- ¿Es tu nuevo novio? – preguntó este mirándonos divertido – realmente tienes mal gusto.
- ¿Qué hace ella aquí? – pregunto Chae Rim cortando a Jeong Hoon, que iba a hablar.
- Trabajo aquí – respondí intentando ser amable, aunque no muy segura de porque daba explicaciones – y el, es solo mi amigo.
- ¡Yu Ri! – Eun Hye apareció con una llave – aquí esta la llave de su habitación.
- Gracias – detecte un pequeño cruce de miradas de Eun Hye y Jeong Hoon, pero fue muy fugaz.
- Bueno, estamos ocupados. No tenemos tempo para…

Chae Rim no acabo la frase. Se abrió la puerta del ascensor y salieron Park Shi Hoo y Lee Jun Ki. En ese momento reino un silencio incomodo. Todos nos observamos y nadie se atrevía a romper el silencio. Mi mirada pasaba de unos a otros, buscando alguna emoción. Jun Ki estaba sorprendido de vernos allí y Shi Hoo miraba a unos y a otros sn comprender muy bien lo ocurrido. Entonces note que Jun Ki fijo la mirada en mi y solo pude desviar la mía. No tenía el valor de enfrentarlo, sobre todo después de ese beso que Shi Hoo me dio. Me descubrí a mi misma apretando la caja que tenia en un bolsillo. Eran sus pendientes, que sin darme cuenta los llevaba a todos lados. Si se los devolvía, nos libraríamos de la promesa que habíamos hecho 2 meses antes.

- Jun Ki – Chae Rim fue la primera en romper el hielo - ¿Qué haces aquí?
- Trabajo – respondió mirándola - ¿y tu?
- También trabajo – sonrío ella – voy a cenar con Gong Yoo, vamos a cerrar un anuncio.
- Marchémonos ya o llegaremos tarde – Eun Hye le dio un empujón a Gong Yoo y al pasar a mi lado me deseo suerte.

Cuando los tres se marcharon, el ambiente se relajo pero Jun Ki seguía mirándome fijamente.

- Ah… esto… ¡Jeong Hoon! Te acompaño a tu habitación.
- Tengo que hablar contigo – Jun Ki me impido cualquier posibilidad de huida – Shi Hoo, ¿podrías acompañarlo tu?

Ambos entraron en el ascensor y yo seguí a Jun Ki hasta el pequeño jardín que había detrás de la piscina. Como estaba lloviendo, ambos nos metimos en un pequeño templete que simulaba una construcción de época. Nerviosa, miraba en todas direcciones y solo esperaba que aquello terminara pronto.

- No me has llamado para confirmar m petición – el joven miraba a través del cristal - ¿Por qué?
- Eun Hye te dejo un mensaje en el móvil. Me hubiera gustado llamarte, pero…
- Pero no fuiste tu – su voz sonaba decepcionada - ¿me vas a explicar que ocurre?
- Nada – respondí desviando la mirada.
- Entonces debo suponer que en estos dos meses han cambiado muchas cosas. Bueno, más bien parece que tú has cambiado.
- ¿Qué yo he cambiado? – lo mire atónita. Hasta ese momento había podido controlarme, pero era la gota que colmaba el vaso – es cierto que no me puse en contacto contigo. Lo siento, pero no soy yo la que regala pendientes y luego se acuesta con otra.
- ¿Acostarme con otra?
- El día que llegue te llame por la mañana, pero cuando ella cogio el teléfono… No soy yo la que ha cambiado.
- Un momento, ¿Chae Rim te cogio el teléfono? – su sorpresa me sorprendió a mi – Yu Ri, el otro día no me dejaste explicarme. Yo…
- No quiero escucharlo – lo interrumpí sacando la caja del bolsillo – he accedido a venir contigo para devolverte esto. Los pendientes son tuyos.
- Espera, yo te los di y…
- Voy a salir con Park Shi Hoo – volví a interrumpirle – no me parece justo para el, tener algo que le pertenece a otro.
- ¿Con Shi Hoo? – me miro sorprendido.
- Se ha portado muy bien conmigo y le tengo mucho aprecio. Ahora si me perdonas…
- Que le tengas aprecio, no significa que lo quieras y que tengas que salir con el – me agarro del brazo, pero me soltó enseguida.
- Me gusta y por eso saldré con el. No tengo motivos para no hacerlo.

Ni siquiera le di tiempo a contestar. Salí de allí corriendo, sin importar lo fuerte que lloviera. Con esto haba cortado cualquier sentimiento que tuviera con el. Además, conseguiría que Chae Rim no me odiara. Sin embargo, mientras corría bajo la lluvia, no pude impedir que se me escaparan las lágrimas.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Miér 20 Ene 2010 - 20:05

[font=Comic Sans Ms]Aprovecho un descanso en los estudios para colgar un trocito mas XD. Lo pongo en tamaño xl, para avisarlo: CONTENIDO SEXUAL. NO RECOMENDADO PARA MENORES XD

La primera noche juntos


A la mañana siguiente me levante más temprano de lo normal. No había podido pegar ojo en toda la noche. Me duche y vestí con calma, para hacer un poco de tiempo. Me dirigí a la habitación de Jeong Hoon y llame a la puerta. No tardo nada en abrir y también parecía cansado, posiblemente tampoco había dormido.
Con un poco de suerte, durante el desayuno podría saber lo ocurrido con nuestra amiga en común. En el aeropuerto nos interrumpieron los agentes de seguridad y el resto del día, no volvimos a tocar el tema.

- Dime la verdad. Ayer fui a buscarte a tu habitación y no estabas – Jeong Hoon cogió un poco de ensalada - ¿Qué ocurrió cuando nos fuimos?
- Solo fui a tomar un poco el fresco – respondí cogiendo una tostada y sentándome en una mesa cercana. Debía cambiar de tema, pues no me apetecía hablar de Jun Ki. A los pocos segundos, se sentó frente a mi – cuéntame que paso con Eun Hye.
- ¿No te vas a dar por vencida? – sonrió con picardía - ¿Qué me das a cambio?
- Solo quiero saber el motivo por el cual estáis tan distantes. Quiero ayudaros.
- No paso nada – respondió con calma – es solo que no me gusta verla con él.
- Se que Gong Yoo no es mal tipo, pero… vale, yo tampoco lo puedo ver, pero Eun Hye solo quería ayudarlo y ahora…
- ¿Ayudarlo? – me miro sorprendido - ¿Qué quieres decir con eso?
- Es demasiado complicado para explicártelo – quería rectificar, pero era tarde – Jeong, tienes que ser sincero conmigo. ¿Ella te gusta?
- Supongo que sí – respondió desviando la mirada y ruborizándose un poco – has pedido que sea sincero.
- Y te agradezco que lo seas – sonreí y, en ese momento sonó mi móvil. Era Shi Hoo. Me acorde que tenía una reunión y casi me atraganto con el café. Me levante de un salto – tengo que irme, una reunión. Deja que te de un consejo. Ve a por ella y no dudes.

---------------------------------------------------------- x ------------------------------------------------------------

Eun Hye subió con Gong Yoo al apartamento. Antes de irse a dormir, decidió darse un baño para relajarse. Puso una música suave y bajo la intensidad de la luz de baño. Se relajo tanto que se quedo adormecida y se sobresalto, cuando escucho los golpes de la puerta.
Se envolvió en una toalla y así, mojada como estaba, abrió. Gong Yoo estaba frente a ella observándola con sus ojos oscuros. Llevaba solo un pantalón, por lo que se veía su atractivo físico.
La toalla que Eun Hye tenía cubriéndole el cuerpo, parecía invisible ante él, pues ella se sentía desnuda y el frio recorrió su espalda. Gong Yoo no apartaba la vista.

- Parece que tienes frio.

Intento avanzar para ponerse algo, pero Gong Yoo le sujeto del brazo al pasar a su lado. Ninguno hablaba. El, se detuvo frente a Eun Hye y le recorrió el borde de la toalla a la altura del pecho. Ella notaba que el calor aumentaba. Gong Yoo recorrió su cuerpo dibujando senderos inesperados, acariciándola despacio mientas la envolvía con su aliento. Ella se dejaba embriagar, apreciando como en su interior anidaba un apetito vergonzoso.
Eun Hye no acertaba a interpretar aquel cumulo de sensaciones, aquel combate entre el temor y el deseo, el cual iba perdiendo el primero.

- No lo hagas – le suplico cuando él la tumbo en la cama.

Pero Gong Yoo siguió besándola sin escucharla, recorriéndola con sus labios, acariciando su pubis, su vientre, sus pezones erectos…
Eun Hye tenía los ojos cerrados y notaba el calor que desprendía el cuerpo de Gong Yoo, como si se estuviera abrasando. El olor de su sudor, mezclado con su perfume, eran tan intenso que en ese momento, se despejaron sus dudas. Eun Hye codicio la firmeza de sus brazos, mientras él seguía besando sus senos.
Susurro algo, pero no fue capaz de entender lo que decía. Eun Hye notaba como la recorría de nuevo con la mirada. Entonces, una mano suave le acaricio el vientre, lo que hizo que se estremeciera. Ligera como una pluma, la mano le acaricio el pecho y describió un círculo alrededor de uno de sus senos, para luego ahuecarse y sostenerlo brevemente.
Gong Yoo volvió a susurrar algo, pero tampoco lo entendió. Estaba demasiado ocupada intentando retener la sensación de la caricia. Muy suavemente, Gong Yoo le acaricio un pezón con la yema de los dedos; luego paso la mano entre sus pechos hasta su ombligo, muy despacio, explorándola.
Tembló cuando separo sus piernas y noto el calor de su mano que le acariciaba la parte interna de un muslo, y luego la del otro. Eun Hye notaba extrañas sensaciones recorriendo su cuerpo, estaba extasiada con las caricias.
Noto un delicado pero firme empujón. Al sentirlo entrar en su cuerpo, se arqueo de dolor. Sin embargo, el deseo le hizo apretarse contra él como si quisiera poseerlo para siempre. El se movió sobre ella sin dejar de besarla. La embistió despacio, entreteniéndose entre su ingle, para luego ir más rápido.
Los empujones y los jadeos parecían no terminar nunca. Con las manos apretando la almohada, Eun Hye noto una sensación nueva, que empezó a extenderse por su cuerpo. Primero noto un cosquilleo en el vientre, que ascendió por su espalda. Tuvo la impresión de que brazos y piernas se volvían líquidos. La sensación se extendió hasta el cuello y era deliciosa.
Sumergiéndose en ella, perdida en el aroma de Gong Yoo, un gemido escapo de sus labios. El también gimió, y dejo caer todo su peso sobre la joven.
Permanecieron en silencio, pero ella deseaba que lo repitiera otra vez.

- Te dije que no importaba si nos confundíamos – le susurro, apretándola contra él..


Eun Hye se despertó con el olor del café recién hecho. Se desperezo en la cama y se incorporo. Las cortinas estaban echadas, pero entraba un poco de luminosidad por la ventana.
Medio dormida aun, se puso lo primero que encontró y abrió la puerta. De camino a la cocina se pregunto porque había dormido desnuda con el frio que hacía. Al llegar a su destino, vio a Gong Yoo en calzoncillos vertiendo café en dos tazas. Cuando se giro, vio a la chica en la puerta con los ojos como platos y sonrió.

- Te iba a llevar el desayuno a la cama.
- No puede ser – susurro ella levándose la manos a la cabeza. Luego lo miro aterrada – dime que anoche tu y yo no nos acostamos.
- Deberías poder recordarlo, no bebiste tanto.
- Tiene que haber un error. No puedes bromear con algo tan serio.
- ¿Qué te hace pensar que bromeo? – le tendió una de las tazas y sonrió antes de irse – mi camisa te sienta bien.

No sabía si echarse a llorar o salir corriendo. Necesitaba hablar con Yu Ri. Recordó dejar el bolso en el salón y se dirigió hasta allí. No podía ser cierto, se había dejado enredar demasiado y había cometido un error. Ahora iba a ser imposible apartarse de Gong Yoo. Marco el numero de Yu Ri, pero no constaba. Volvió a intentarlo pero fue en vano. Estaba ya en la reunión. Desesperada, decidió vestirse y hacer como si nada hubiera pasado. Sería lo mejor y tenía que procurar que no se repitiera.
Cuando ya iba a marcharse sonó su móvil. Deseando que fuera Yu Ri, lo miro pero para su sorpresa era Jeong Hoon. Había elegido el peor momento para llamarla, pero no podía colgar sin más. Debía hablar con él.

- ¡Jeong! – exclamo y su voz sonó forzada y poco natural - ¿hoy? No puedo. Tengo turno de tarde. Si, iba hacer unas cosas y me marchaba. ¿Para comer? Es que ya he quedado con una amiga. Vale, te veo por allí esta tarde.

Suspiro resignada. Salió de la casa sin tener muy claro como se había metido en ese lio. Se maldecía por lo ocurrido y se preguntaba cómo podría salir de el.

----------------------------------------------- x ------------------------------------------------------------

Si tuviera que decir sobre lo que habían hablado en la reunión, no sabría por dónde empezar. Por suerte, Shi Hoo me había salvado al intervenir en mi turno. Cuando finalizo, los directivos de los diferentes hoteles me felicitaron por una gestión que no recordaba en ese momento, pero que había hecho.
Sentada en mi silla, intentaba concentrarme pero no parecía posible. Unido a las pocas horas de sueño, estaba Jun Ki. ¿Realmente me afectaba tanto? ¿Es que no iba a poder quitármelo de la cabeza? Al mirar a mí alrededor, la sala se había quedado vacía y solo Shi Hoo estaba sentado a mi lado, limitándose a observar.

- No sé que habría hecho sin ti – respondí agradecida – esto no volverá a pasar, yo…
- ¿Qué ocurrió anoche? – pregunto sin apartar la vista de mi - ¿ha pasado algo con Jun Ki?
- Supongo que tenemos diferentes formas de ver las cosas – no iba a mentirle, pero tampoco tenía porque decirle toda la verdad.
- Así que habéis discutido – dijo echándose para atrás en la silla – mañana es la reunión para organizar esa cena. Si quieres lo aplazamos para después del Chosuk.
- ¿El qué? – respondí incrédula.
- Es una fiesta tradicional coreana – sonrió divertido – sería el equivalente al día de acción de gracias americano. Se celebra el 3 de octubre.
- Si hacemos eso, solo tendríamos un día para organizarlo todo – respondí mirando un calendario – si hubiera algún fallo no lo podríamos solucionar y daríamos mala imagen. No te preocupes, no es nada grave.
- Bien, pues entonces voy a dejar estos papeles en el despacho y …
- Salgamos a comer – dije de repente - ¿tienes algo que hacer?
- Esta tarde no – respondió mirándome con curiosidad, aunque la propuesta lo había cogido desprevenido – una tarde a la semana la suelo dejar libre.
- Entonces déjame agradecerte lo que has hecho hoy por mí. Te invito a comer.
- Iré contigo, pero no hace falta que me agradezcas nada.
- ¿Qué sueles hacer con tu tarde libre?
- Normalmente descanso o practico algún deporte – ambos estábamos en el aparcamiento. Vi a Eun Hye en recepción y a Jeong Hoon a su lado. Sonreí al ver que comenzaban un acercamiento. Shi Hoo me abrió la puerta del coche, después se sentó en el asiento del conductor - ¿Dónde quieres ir?
- No lo sé – sonreí – quizás a un sitio donde pueda olvidarme de todo y desparecer.
- Conozco el lugar perfecto – sonrió el creí que esa última frase la había pensado, pero la dije en voz alta y él lo escucho.

Después de comer me llevo a las afueras de Busan. No sabía muy bien a donde nos dirigíamos, pero confiaba en el. Durante la comida me explico en qué consistía el Chosuk. Al parecer, en esta fiesta, la gente se desplaza a sus pueblos natales, visitan las tumbas familiares, se agradecen los beneficios obtenidos durante el año, se agradecen las cosechas que se empiezan a recoger por estas fechas, se visita a los padres y se reúnen con otros familiares y amigos de la infancia.
La fiesta se espera con gusto y se prepara con más entusiasmo, para los niños hay regalos y ropa nueva, entre amigos y conocidos se intercambian regalos consistentes principalmente en fruta o alguna golosina tradicional, la comida y la bebida son abundantes y no pueden faltar los "Song Pyon" que son pequeños pastelitos de arroz tradicionales.
Empecé a preguntarle por más tradiciones coreanas y, me di cuenta de que era interesante y curioso.
Aparco el coche en lo que parecía un área de descanso. Alrededor había más vehículos pero estaban vacios y no se veía a ninguna persona alrededor. Me invito a seguirle por un sendero que se adentraba en el bosque. Intrigada lo seguí y llegamos a un edificio que jamás imagine que estaría allí. Con una arquitectura tradicional, se camuflaba perfectamente con el paisaje. Además de lo que parecía la entrada a un templo, una muralla recorría el lugar hasta donde se pierde la vista y se mezclaba con la maleza. Shi Hoo mascullo algo de que posiblemente habría mucha gente.

- ¿Qué es este sitio? – pregunte atónita.
- Para desaparecer no hay nada mejor que convertirse en otra persona. A veces, cuando estoy muy nervioso por algún rodaje o simplemente quiero desaparecer como tú, vengo aquí.
- ¿Es como una casa de relajación? – es lo primero que se me ocurrió al ver el lugar. Luego, me ruborice cuando lo vi reír.
- Digamos que es una puerta del tiempo. Una vez dentro es como si viajaras a la dinastía Joseon. Puedes ser lo que quieras: dama de la corte, sirvienta, campesina…. Una vez traspasas la puerta, desapareces de este mundo.
- ¿Cómo es que conoces este lugar?
- Un amigo tuvo la idea y lo llevo a la práctica. Le pedimos los terrenos al ayuntamiento que nos los cedió. Incluso hay épocas del año que está cerrado al público porque se ruedan películas y series de época. También se hacen visitas a los edificios, pero están limitadas – Shi Hoo hizo una llamada telefónica – nos quedaremos aquí hasta mañana.
- Pero, ¿y la reunión? ¿y cuanto cuesta?
- La he retrasado un día y el precio no es importante – sonrió y me alargo la mano – dame tu móvil. A partir de ahora y hasta mañana, dejas de ser relaciones públicas de mi hotel.
[/font]


Última edición por Ayame el Vie 19 Feb 2010 - 18:16, editado 2 veces
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Vie 22 Ene 2010 - 13:06

Jun Ki entro en el bar. Por suerte, no había mucha gente por lo que podrían hablar tranquilos. Al final de este, en una de las mesas, estaba la persona que lo había citado.
Chae Rim lo esperaba con una copa de vino en la mano. Le invito a tomar asiento y el accedió. Sin embargo, no tenía buena cara, por lo que debía llevarlo a su terreno si quería conseguir algo.

- Es un pub muy tranquilo. Deberías venir más a menudo.
- Hoy no tengo ganas de fiesta – respondió el - ¿Qué es eso tan importante que tenias que decirme?
- Realmente no era nada – sonrió ella sirviéndole una copa – pero era la única forma para que vinieras. Supongo que me estoy aprovechando se nuestra amistad, pero cuando tu novia te llama, debes…
- ¿Mi novia? – Jun Ki la miro – dime una cosa, ¿desde cuándo nos conocemos?
- Desde que éramos pequeños – respondió ella echándose para atrás. Ese tema le aburría – nuestros padres eran amigos desde hace mucho. ¿podemos dejar este tema? Me aburre.
- ¿Cuándo me convertí en tu novio? – Jun Ki suspiro – todas esas falsas noticias no hacen más que traerme problemas. Las tolero porque eres tú.
- No entiendo porque estas tan molesto – sonrió – es un juego divertido.
- ¿Podrías acabar con él? – le pidió el poniéndose de pie – cuando se hieren a otras personas, no es divertido.
- ¿Te refieres a esa extranjera? – Chae Rim soltó la copa y lo miro desafiante – se quedo sin palabras cuando conteste esa llamada. No pienso parar. Recuerda que hiciste una promesa, ¿es que vas a romperla?
- La promesa que hice en aquel momento no tiene nada que ver con esto – Jun Ki saludo y se giro antes de irse – páralo, por favor.

------------------------------------------------- x -------------------------------------------------------

Jeong Hoon dejo trabajar a Eun Hye por lo que salió a hacer unas compras y pasear. La frase que Yu Ri le dijo, no paraba de rondar por su cabeza. ¿Qué fuera a por ella? Parecía fácil decirlo, pero hacerlo…
Cuando se acerco a saludarla, esquivo su mirada y apenas respondió con monosílabos. En parte era culpa suya, pues la había ignorado durante mucho tiempo. Estaba recogiendo lo que había sembrado.
Había intentado invitarla a cenar para hablar tranquilos, pero solo había conseguido tomar algo en el hotel. Allí estaban los dos sentados uno frente al otro. Ambos sintiéndose culpables por diferentes causas y ninguno capaz de confesar.

- Lamento no haber respondido a tus llamadas. Estaba molesto, ahora sé lo que ha pasado. Si quieres puedo ayudarte.
- Gracias, pero ya es un poco tarde – sonrió ella – creo que ya estoy metida hasta el cuello. Es más fácil continuar que dejarlo aquí.
- ¿Por qué dices eso? Solo tienes que dejarlo a él.
- Han pasado cosas que lo hacen imposible.
- Te has enamorado de el – Jeong Hoon dejo escapar un suspiro. ¿Realmente era tan tarde? Ella negó rápidamente con la cabeza, pero al verla tan decaída, no le parecía el momento de decirle lo que sentía. A pesar de haberlo meditado toda la tarde y de buscar las palabras adecuadas, no tenía el valor. Busco dentro de una bolsa y le entrego un sobre – es una invitación, dentro de unos días tengo una fiesta, me gustaría que vinieras.
- No puedo aceptarla, es un evento importante y…
- Es personal e intransferible – sonrió Jeong Hoon. De momento, se limitaría a apoyarla cuando lo necesitara – además, olvidaras las preocupaciones, que hoy te tienen especialmente extraña.
- Gracias – sonrió ella mirando la invitación con letras doradas y luego de unos segundos, guardándola – sabes, me ha entrado hambre.
- Pues vayámonos a cenar – respondió el levantándose.

------------------------------------------------- x -----------------------------------------------

Quieta frente al espejo, no era capaz de reconocerme. Mientras Shi Hoo nos registraba, me habían arrastrado hacia una sala donde me habían quitado mi ropa y puesto un hanbok, la ropa tradicional de Corea. Habían recogido mi pelo en una coleta y le habían añadido una trenza postiza que llegaba hasta casi la cintura. Desde luego, los trajes eran espectaculares y debían ser bastante caros. Me quitaron el maquillaje, indicando que era excesivo y simplemente me pusieron un poco de color en las mejillas y brillo de labios.
Después, abrieron unas cortinas y me invitaron a pasar a una recreación de una ciudad de la época Joseon. En aquel lugar se respiraba realmente la atmosfera de un mundo distinto. Estaba en lo que parecía la calle principal y vi la hilera de edificios de madera con enormes letreros que anunciaban tiendas de subvenir y actuaciones. Por supuesto, como ya era tarde estaban cerrados, pero mañana pasaría a verlos sin falta.
Llegue a un pequeño lago donde había embarcaciones y los barqueros llamaban a la clientela para darles una vuelta. Escuche muchas risas procedentes de un restaurante cercano, por lo que supuse que iba a celebrarse una fiesta.
Me sobresalte cuando, distraída, una mano toco mi hombro. Al girarme había un joven alto y bastante atractivo.

- Mi señor la espera – se limito a decir invitándome a pasar al restaurante.
- ¿Quién es tu señor?

No obtuve respuesta, pero entre pensando en encontrarme con Shi Hoo. Cuál fue mi sorpresa al ver a un chico castaño con lujosas ropas esperándome. Me sonrió e inclino a modo de saludo.

- Mi nombre de Lee Kang Ho, soy el dueño de este lugar y amigo de Park Shi Hoo. El nos está esperando, pero quería saludarte primero.
- Este lugar es impresionante – respondí después de saludarle adecuadamente.
- Hoy hay bastante gente, por lo que hemos decidido celebrar un banquete. Los hoteles temáticos son poco habituales y tienen mucho éxito.

Las chicas que estaban en su rol de criadas nos abrieron la puerta a una gran sala donde la gente estaba sentada entorno a mesas bajas. Había una zona común y otra con reservados. Kang Ho avanzo directamente hacia la zona de reservados. Intercambio unas palabras con alguien y entro.
Cuando me llego el turno, descubrí a Shi Hoo ya sentado. Llevaba un hanbok de hombre muy sencillo, pero elegante. Era negro sobre una camisa blanca. Ambos me invitaron a sentarme y comenzaron a hablar. Parece ser que hacía tiempo que no se veían, así que decidí centrarme en la comida y dejarlos hablar.
Algo en la conversación captó mi atención. Como había mucha gente en el hotel, pues no había habitaciones libres, solo quedaba una doble.

- No he podido solucionarlo, pero sigo intentándolo – nos miro a ambos – parece que os lleváis bien, podéis compartir la habitación. Los dos sois adultos.
- ¡Que tontería estás diciendo! – Shi Hoo parecía cortado por el comentario y me paso un vaso con soju cuando yo casi me atraganto.
- Vaya, quizás me he equivocado al juzgaros. Lo siento.
- Si no hay más habitaciones – dije en un susurro bastante avergonzada – no me importa compartirla.
- ¿Ves? Todo solucionado. A ella no le importa.

Shi Hoo iba a replicar, pero un grupo de bailarinas irrumpió en el gran salón y desvió la atención con su música y bailes. Fue un alivio porque estaba tan ruborizada que no sabía dónde meterme, por lo que me refugie en el soju que me habían ofrecido antes.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Jue 4 Feb 2010 - 20:54

Bueno, pues aqui dejo otro trocito (a ver si cuelgo los capitulos enteros alguna vez xD). No es mucho, pero es que los examenes me mantienen ocupada y no tengo mucho tiempo para ir pasando al ordenador xD. Tambien dejo foto de Chae Rim, para que la vayais conociendo xD.




[b]La vuelta a la realidad

El resto de le velada transcurrió tranquila. Kang Ho estuvo comentando situaciones realmente graciosas de cuando ambos eran pequeños. Entre los dos habían conseguido que me olvidara de todo. Debería darle las gracias a Shi Hoo como era debido.

A eso de la medianoche comenzó a retirarse la gente y nosotros con ellos. La habitación era realmente amplia. Estaba dividida en dos secciones que se separaban por un biombo y el suelo completamente cubierto de tatami. Solo teníamos que extender las colchas para dormir. Sin embargo, no me iba a resultar tan fácil como pensaba. En el momento en que me encontré sola, me descubrí pensando en Jun Ki. Me preguntaba que estaría haciendo en ese momento y si, realmente, había hecho bien en decirle todas esas cosas.

Me incorpore y busque la forma de distraerme, pero parecía imposible. Lo mejor sería salir de la habitación. Intente hacer el menor ruido posible, pase al lado de Shi Hoo que estaba de espaldas a la puerta por lo que no le veía la cara, pero parecía profundamente dormido.

El pasillo solo tenía unas luces indirectas, que dejaba la suficiente iluminación para no tropezar. Aun se oían voces procedentes del salón. Cogí la dirección contraria y llegue a un pequeño jardín interior. Estaba oscuro, pero pude distinguir un pequeño estanque y un amino que subía por la ladera de una pequeña montaña que estaba pegada al hotel. Por suerte, la barandilla impedía caerse. Hacia frio y en ese momento me arrepentía de no haberme puesto nada por encima. Aun así, me quede allí quieta.
Alguien debió verme allí tiritando porque cuando me di cuenta, pusieron una manta sobre mis hombros. Me volví para agradecer el gesto y vi allí a Shi Hoo.

- Tardabas mucho en volver y me preocupe.
- ¿Cuánto tiempo llevo aquí?
- Pues… 15 minutos después de que salieras, me preocupe y fui a buscarte. Me acerque al salón, pero no estaba allí. Cuando volvía a la habitación. Una pareja comentaba que habían visto a una joven mirando el estanque – respondió con calma – cuando llegue estabas aquí, perdida en tus pensamientos y parecías tener frio. Volví a la habitación y cogí la manta.
- Lamento haberte preocupado – mire el sendero - ¿Dónde lleva?
- Nunca he subido, pero le preguntare a Kang Ho mañana – Shi Hoo borro la sonrisa de los labios y me miro serio - ¿Qué te ocurre? Ya te dije que puedes contarme lo que sea.
- Es solo que a veces me cuesta coger el sueño.

Nos giramos al escuchar un ruido procedente de un lateral. Una pareja de mediana edad se acercaba. Tanto el hombre como la mujer parecían ebrios. Al pasar por nuestro lado, la mujer tropezó e intente ayudarla. El hombre me dio un empujón y me tiro contra la barandilla. Por suerte Shi Hoo fue rapido y se puso entre la barandilla y mi cuerpo, evitando la caída al estanque. La pareja continúo su camino sin percatarse de lo que habían hecho. Ambos nos miramos. Yo buscaba la manera de agradecérselo, pero no encontraba ninguna palabra adecuada. Volví a notarlo nervioso. Shi Hoo se acerco poco a poco y yo me sentía incapaz de rechazarlo. Esta vez no me cogió por sorpresa el beso, pero el si se sorprendió al ver que era correspondido por mí.

------------------------------------------------- x ------------------------------------------------------------

Chae Rim se planto en el hotel muy temprano por la mañana. Pregunto en recepción por Yu Ri, pero le dijeron que no estaba. También pregunto por Shi Hoo pero recibió la misma respuesta. Intrigada se quedo pensativa en la entrada. Sentía curiosidad que saber que era lo que atraía a Jun Ki. ¿Qué tenía ella para haberse ganado tan rápido su corazón? Cuando estaba a punto de marcharse, vio salir a Eun Hye acompañada del joven que conoció el otro día. Ambos salían del ascensor. ¿Qué hacían allí? ¿Acaso habían pasado la noche juntos?

Miro el reloj. No le quedaba tiempo para averiguarlo, pero se quedo intrigada por saberlo. Aun así estaba satisfecha. Si Yu Ri y Shi Hoo estaban juntos, Jun Ki sería solo para ella. Solo tenía que jugar bien sus cartas. Subió al coche y se dirigió a la agencia para la que trabajaba. Era la misma que la de Gong Yoo, por lo que no le extraño verlo frente a la máquina de café.

- ¿Has pasado buena noche? – pregunto ella sacando un vaso de café.
- No creo necesario tener que responder – su fuerte carácter salía a la luz, por lo que debía estar enfadado.
- Supongo que no sienta bien pasar la noche solo.
- ¿Quién dice que estaba solo?
- Entonces, ¿tienes nueva novia? Que rápido te has deshecho de esa recepcionista. Aunque ella parece que también te ha reemplazado pronto.
- ¿Qué quieres decir?
- Hoy he ido al hotel a resolver unos asuntos y he visto a esa recepcionista con el joven que acompañaba el otro día a Yu Ri.
- ¿Jeong Hoon? – dijo Gong Yoo.
- Si, ese mismo – sonrió Chae Rim – es una lástima. Creo que tu y yo hacíais buena pareja.
- Lo que tu creas a mi me da igual – respondió Gong Yoo marchándose.

---------------------------------------------------- x --------------------------------------------------

Jeong Hoon y Eun Hye estaban desayunando en silencio. Ella estaba preocupada pero el joven no llegaba a saber el motivo. Pensaba que antes de la cena lo habían aclarado todo y que ella estaría más relajada, pero no era el caso.

- ¿Has hablado con Yu Ri? – pregunto Jeong.
- No. Pensaba que estaría en su cuarto pero cuando llame, no respondió. Entonces pensé que le había pasado algo, así que baje a recepción, cogí la llave de su cuarto y entre. No había nadie.
- ¿No estaba? – pregunto intrigado, aunque ahora sabia el motivo de la preocupación de ella. Se acordó de que había mantenido una conversación con Ju Ki y desde entonces estaba extraña – quizás esta con Lee Jun Ki.
- Debería llamarlo y preguntarle. Ella no responde a su teléfono – Eun Hye saco su móvil y comenzó a marcar.
- Mejor no molestar – Jeong la paro antes de que le diera al botón de llamada – quizás están ocupados.
- Si no da señales de vida durante la mañana, lo llamare.

---------------------------------------------------------- x -----------------------------------------------------------------

Durante el desayuno, nos dimos cuenta de que las cosas habían cambiado entre Park Shi Hoo y yo. Estábamos más interesados que antes en descubrir los gustos de la otra persona. Apenas probamos bocado debido a la conversación.

Le preguntamos a Kang Ho a donde llevaba el sendero que descubrimos la noche anterior. Al parecer llevaba a un pequeño santuario en la montaña.
Decidimos subir, aunque fue difícil con los hanbok. En algunos tramos me costaba avanzar y en más de una ocasión, Shi Hoo tuvo que ayudarme.

Después de una pequeña caminata, llegamos al lugar. Estaba precedido de varias estatuas que no acerté a adivinar a que dioses pertenecías. El me dijo que eran guerreros guardianas de la dinastía Joseon. En ese momento lamentaba no tener ni móvil ni cámara. El santuario era realmente pequeño. Solo tenía el altar y una pequeña sala para la oración. Shi Hoo comento que era dedicado al dios de la buena suerte.

Regresamos al hotel y paseamos por las calles del pueblo. Esta vez sí estaban abiertas las tiendas, por lo que pude comprar algunas cosas y disfrutar de espectáculos tanto callejeros, como en el interior de algún edificio.

Decidimos que era hora de marcharnos y nos acercamos a despedirnos de Kang Ho. Cuando recupere mis cosas, me sentía extraña. Parecía que el viaje en el tiempo había funcionado, así que le pedí a Shi Hoo que lo repitiéramos alguna vez y el, acepto encantado.

Mire el móvil y vi todas las llamadas perdidas. La mayoría eran de Eun Hye y me pregunte si había pasado algo. El trayecto de vuelta se me hizo extremadamente corto y cuando me di cuenta estábamos en el hotel.

- Espero que te encuentres mejor – dijo Shi Hoo antes de entrar.
- Lo estoy – sonreí con sinceridad – muchas gracias por tu ayuda. Ahora hay una reunión que preparar.

Apenas pude poner un pie en la recepción, cuando una Eun Hye nerviosa me abordo. Mientras me gritaba por desaparecer, pude ver a Shi Hoo reír mientras se cerraba la puerta del ascensor y no pude evitar sonreír yo también.

- ¿Qué ha pasado entre vosotros dos? Pregunto Eun Hye cuando se cerró la puerta del ascensor y se volvió para mirarme – no me digas que…
- Solo somos amigos – me apresure a decir - ¿Ahora estas libre? ¿Por qué tengo tantas llamadas tuyas en mi móvil? ¿Ha pasado algo?
- Será mejor que vayamos a tomar algo y te lo cuento todo con calma. Creo que esta vez me he metido en un buen lio.

Nos dirigimos a la terraza y vi que ella enviaba un mensaje. También me pregunte donde podía estar Jeong Hoon. El camarero nos trajo la bebida y ambas nos miramos fijamente.Nos dirigimos a la terraza principal. Mientras venia la bebida, note a Eun Hye muy nerviosa y mandando un mensaje por el móvil.

- Antes de nada, ¿a quién le escribías y donde esta Jeong Hoon?
- Ha tenido que irse, pero estaba preocupado porque tampoco sabía nada de ti. Le escribo para avisar que estas bien.
- Después lo llamare, cuéntame que te ha asado.
- No sé ni por dónde empezar – suspiro ella. ¿recuerdas la noche en que todos nos encontramos en la recepción? Me fui a cenar con Gong Yoo y Chae Rim. Cuando volví a casa, Gong Yoo y yo… nosotros…
- Creo que no quiero escucharlo – deje el vaso en la mesa – Eun Hye, ¡¿te acostaste con él?!
- No sé porque lo hice – ella comenzó a hablar muy rápido intentando explicarlo. Había trozos de la conversación que no comprendía, por lo que tuve que pedirle que se calmara y hablara más despacio – estaba cansada. Decidí ducharme y me quede adormecida. Entonces llamo a la puerta sin camiseta y sin darme cuenta…
- Realmente estás loca. Supongo que entonces te has decidido por el – en ese momento desee no haberle dado ánimos y esperanzas a Jeong Hoon - ¿se lo has dicho a Jeong?
- Claro que no pero… Fuimos a cenar. Es muy amable conmigo, no puedo…
- Realmente no me gustaría estar en tu pellejo. ¿Qué va a hacer ahora? ¿Volverás a casa de Gong Yoo?
- No, le diré que me quedo contigo unos días, hasta que me aclare. Creo que si ahora voy a verlo, puede que yo…
- No se cómo puedes meterte en estos líos.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Miér 10 Feb 2010 - 17:07

Wenas a todos. Voy avisando de que este capitulo va a ser un poco mas largo de lo normal xD. Dejo fot. Esta vez no son los actores, sino una escena del capitulo con otros actores xD. Sin mas demora, os dejo con el trozo ^^.



Las cartas sobre la mesa


Estábamos sentados alrededor de una mesa en la sala de juntas. Todos observaban la carpeta que les habíamos entregado. Yo observaba de reojo a Shi Hoo buscando un poco de seguridad, pero el parecía casi tan nervioso como yo. Jun Ki había dicho que iba a ser una cena, pero al final se decidió que sería una presentación de una serie que comenzaría a rodarse en breve, donde Chae Rim seria la protagonista.

Cuando terminaron de leer el informe, estuvieron unos minutos en silencio. Se me hizo interminable y estaba al borde del infarto. Dijeron que aceptaban la propuesta. Debí soltar un suspiro de alivio porque cuando mire para Shi Hoo este sonreía divertido. Jun Ki por su parte se había mantenido en silencio, a pesar de participar en el proyecto.
Se decidió que el hotel pondría todo y que la productora se encargaría de congregar a la prensa. La reunión termino y Jun Ki intento acercarse pero fue interceptado por Shi Hoo y el director, que se lo llevaban a comer. Aproveche la oportunidad y con la excusa de comenzar a trabajar, me escape de allí.

Poco después de encerrarme en mi oficina llamaron a la puerta. Le di permiso para entrar deseando que no fuera Jun Ki. No estaba preparada mentalmente para enfrentarlo. Era Eun Hye, quería saber cómo había ido la reunión.

- Por cierto, ¿Qué vas a hacer para el Chuseok?
- Pues no lo he pensado – respondí con sinceridad. Esperaba que Shi Hoo hubiera dicho de ir a algún lado, pero… - supongo que me quedare aquí trabajando.
- Todo el mundo estará de vacaciones – se sentó en una silla – voy a ir a ver a mis padres, ¿quieres venir?
- No quiero molestar.
- Claro que no es molestia, les encantara tenerte allí.

Gracias a lo ocupada que estaba, el tiempo pasó volando. Llego el día del Chesuok, a pesar de que Shi Hoo me invito a ir con él, ya había quedado con Eun Hye. Todo estaba listo para la presentación. Al parece se iba a rodar un dorama de época, pero no sabía exactamente de qué iba porque no había leído el argumento. Tampoco era importante, mi posición iba a estar en la sombra organizándolo todo. Shi Hoo era quien debía dar la cara por el hotel.

Pasar el día con Eun Hye fue divertido. Hacía tiempo que no estábamos juntas. Cuando llegamos a casa de sus padres, estos ya tenían preparado una cesta enorme con los almuerzos. Primero nos dirigimos al cementerio, donde ellos presentaron respeto a los difuntos y yo me quede un poco alejada para darles intimidad.

Para comer nos dirigimos a un parque enorme donde había muchas familias. Los padres de ella se interesaron por España y nuestras costumbres. Les comente que había una fiesta parecía, pero no se festejaba a la manera de Corea. Me sentí en casa y agradecí a Eun Hye la invitación. Sus padres eran encantadores y me sentí muy cómoda con ellos.

Llegamos al hotel poco después del anochecer. Al pasar por recepción, llamaron a Eun Hye y le entregaron un sobre. En el ascensor lo abrimos y comprobamos que dentro había una dirección. Automáticamente pensamos en Gong Yoo, pero en la nota solo ponía: “recuerda, personal e intransferible”.

- De quien será – dije incrédula pero la vi sonreír, así que supuse que conocía al remitente.
- Jeong es un encanto – llegamos a la puerta de su habitación – lo llamare para darle las gracias.
- Buenas noches – sonreí dirigiéndome a mi habitación.

Los dos días siguientes fueron un poco caóticos. Estuve desaparecida preparando todo y mi móvil no hacia más que sonar cada dos por tres. Cuando comenzó a llegar la prensa, se formo el caos en la entrada del hotel. Habían colocado las furgonetas en la puerta, impidiendo el paso a todos los vehículos. Después de más de media hora de discusión, conseguimos que las quitaran.

Mire el reloj y decidí subir a cambiarme. Llevaba puesto un pantalón y chaqueta negros, pero estaba arrugado por ir corriendo de un lado a otro. Sin embargo, no pude poner un pie en el ascensor, cuando me llamaron a las cocinas.

Uno de los cocineros no había llegado y era quien llevaba la lista con los invitados. Algunos eran alérgicos a algunas especies. Por suerte, fui previsora y yo también me hice con esa lista. Después de entregarla en la cocina, me fui a mi habitación.

Eun Hye estaba en ella. Se había puesto un elegante traje de noche y se estaba peinando en ese momento. Gong Yoo la había llamado para que fuera su pareja.
Cuando entre, me señalo una caja sobre la cama. Me dijo que Shi Hoo lo había enviado. Al abrirla, pude ver un vestido y una nota: “Necesito una acompañante y seguro que no has pensado en participar, ¿serás mi pareja?”

Eun Hye cogió el vestido y me encerró en el baño. Le pedí que me dejara salir, que quedaban cosas por hacer, pero dijo que no lo haría hasta que me cambiara.
Los invitados fueron llegando poco a poco- se había colocado un gran panel con el título de la serie y el nombre del hotel. Allí era donde se estaban entrevistando a los famosos. En ese momento se encontraba allí un conocido grupo de música, que habían grabado algunas canciones para la banda sonora.

A lo lejos observe a Gong Yoo y Eun Hye. Tenía que reconocer que hacían buena pareja, pero me preocupaba la situación de mi amiga y él, no parecía muy contento.
Los flashes de las cámaras se giraron para la puerta. Jun Ki y Chae Rim entraban por ella. No había duda de que eran la pareja del momento. Enseguida los asaltaron a preguntas y, aunque el intentaba responder amablemente, las relacionadas con su vida sentimental, las esquivaba. Sin embargo, Chae Rim parecía encantada cada vez que sacaban el tema.

Tardaron un cuarto de hora en poder llegar a la zona donde se estaba sirviendo un aperitivo. Una vez allí, estaban a salvo de las cámaras, hasta la rueda de prensa.
Cuando todos los invitados llegaron, los periodistas fueron conducidos a una sala, donde se realizo la rueda de prensa. Los protagonistas y director respondían las preguntas y, en alguna ocasión, bromeaban con los reporteros.

Observe a Jun Ki que parecía buscarme y, para evitar encontrarme con él, fui a comprobar cómo iba la cena. Shi Hoo salía en ese momento de la cocina. Cuando lo salude, estaba tan sorprendido que parecía un niño que había realizado una travesura. Entonces, vi un poco de arroz al lado de su boca y sonreí.

- Debes estar hambriento – me acerque a él y retire el resto de comida de su boca - ¿no podías esperar?
- Gracias – sonrió amablemente y un poco cortado – quedaría horrible en las fotos.
- Ya veo los titulares, estrella famosa pillado infraganti.

Divertida me gire para volver al salón, pero me agarro de la mano y ambos nos quedamos mirando unos segundos. Entonces me miro de arriba abajo y sonrió.

- Estas muy guapa. Sabía que ere color te sentaría bien.
- Muchas gracias por el vestido.
- No te muevas.

Obedecí sin moverme. El se acerco a mí y me dio un pequeño beso en la mejilla. Después se acerco a mi oído y me susurro lo guapa que estaba. Cuando se separo note mi piel erizada y estaba completamente ruborizada. El sonreía satisfecho por la reacción. Entonces, su expresión se puso seria al mirar al enfrente. Cuando me gire para ver que ocurría, Jun Ki estaba allí parado.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Miér 17 Feb 2010 - 22:16

- Lamento molestar – dijo segundos después – Shi Hoo, el director te busca.

Fui la primera en marcharme. Me escape con la cabeza agachada por la vergüenza y porque realmente no podía mirarlo a la cara. ¿Cuánto tiempo llevaba allí? ¿Lo había visto todo?
Eun Hye estaba con Gong Yoo en la entrada del comedor. Estaban mirando las mesas. Me uní a ellos, pero permanecí en silencio. Debía olvidar lo ocurrido y centrarme en el evento.
Me fije en Gong Yoo. Realmente no estaba muy segura de porque nos llevábamos tan mal, pero lo note mas tenso que de costumbre. Cuando Eun Hye entro en el salón, lo retuve para hablar con el. Me miro con desgana.

- No entiendo porque nos llevamos tan mal – señale a mi amiga – pero por ella quiero que nos llevemos bien. Te pido que no juegues con ella.
- ¿Qué quieres decir con eso? – pregunto el avanzando – te confundes de persona. No soy yo el que juega.
- ¿Qué has querido decir con…?
- Sung Yu Ri – Chae Rim se acerco por detrás. No estaba muy segura de cómo tratarla – quería felicitarte por como ha salido todo. Oppa me ha dicho que tú eres la organizadora.
- ¿Oppa? – me incline ante su felicitación, parecía sincera – gracias.
- Me he acercado porque tengo que pedirte algo.
- ¿En que puedo ayudarte
- Yu Ri – Shi Hoo se acerco y cogiendo mi mano la paso alrededor de su brazo. Pude ver que detrás iba Jun Ki hablando con otra persona, pero se quedo callado cuando nos vio – ya están todos sentados. Vamos a cenar.
- Pero Chae Rim quería decirme algo.
- No te preocupes, te lo dire después – sonrío ella cogiendose del brazo de Jun Ki, quien parecía molesto ante el gesto – Oppa, vamos a cenar.

Después de la cena hubo una pequeña fiesta. Era el momento donde todos podíamos ser nosotros, pues la prensa se había marchado y solo quedaban algunos fotógrafos que eran amigos. Tenía un mal presentimiento y este se reafirmo, cuando Chae Rim se acerco a mí.

- ¿Podemos hablar ahora?
- Claro – respondí y nos dirigimos a un discreto rincón – dime.
- Es un poco vergonzoso, pero necesito tu ayuda. Eres muy cercana a Oppa.
- ¿A Jun Ki? – re divertida – creo que te equivocas.
- Quizás ahora no estéis tan unidos, pero es innegable que te tiene aprecio. Es por eso que me gustara que me ayudaras a conquistarlo.
- ¿A… a conquistarlo? – mis ojos debieron abrirse como platos porque ella me miro extrañada.
- Debe resultar extraño que yo te lo pida, ya que lo conozco desde hace más tiempo pero te necesito. ¿Me ayudaras?
- Ah… - mi mente trabajaba rápido. ¿Deba ayudarla? Jun Ki no me pertenecía y había decidido estar con Shi Hoo – claro… te ayudare.
- Genial – sonrío ella – seamos amigas. Nadie debe enterarse de nuestro acuerdo.
Después de decir aquello, se marcho alegremente. Shi Hoo hablaba con varias personas y no me pareció apropiado acercarme. Eun Hye me pidió que saliera al jardín. Al parecer alguien necesitaba ayuda. Después de cerrar la puerta, vi a Jun Ki apoyado en una pared. Eun Hye me había engañado y la mataría por ello.

- Hola – fue lo único que dijo cuando me vio. Le respondí en un susurro y cuando iba a marcharme, el continuo hablando - ¿podemos hablar un momento?

Me acerque a el, pero se mantuvo en silencio. Hacia frío y, debió notar que debido a ello no paraba de moverme, porque se quito la chaqueta y me la puso por los hombros.

- Parece que te va bien con Shi Hoo. Supongo que estarás…
- ¿Quieres hablar de Shi Hoo? Si, como has podido ver, va bien.
- No hace falta que estés a la defensiva. Solo quería aclarar lo ocurrido.
- ¿Sobre que? – pregunte – creo que no hay nada que aclarar.
- Empecemos desde el principio – suspiro – hablemos de la llamada…
- Lee Jun Ki, realmente no creo que ahora sea el momento para…
- Si para que me escuches en silencio tengo que hacer esto – se acerco a mí lentamente. Me arrincono contra la pared y, cuando ya no tenía escapatoria, se paro frente a mí a escasos centímetros de mi cara. Hasta ese momento no me di cuenta de lo mucho que deseaba besarle. El debió notarlo porque sonrío divertido - ¿me dejaras hablar?
- ¿Cómo puedes hacer esto? – pregunte cuando me soltó. No iba a caer en su juego. Debía controlarme y para ello decidí pensar en Shi Hoo. Sin embargo, volvió ha hacer lo mismo y esta vez se quedo mas cerca – creí que Shi Hoo era tu amigo.
- Yo lo es, pero quiero que me escuches. Esta vez no me moveré.
- Terminemos rápido. Dime lo que tengas que decir, y márchate.
- No puedo – me soltó después de unos segundos de intercambio de miradas. volvió a apoyarse en la pared – no estas dispuesta a escúchame. No como quiero que lo hagas.
- Te escuchare – respondí derrotada.
- Al menos es un progreso. No demos mas vueltas. Quizás no sea el momento, pero tengo que decirlo. La primera vez que te vi, me llamaste la atención. Después volví a encontrarte y quise saber tu nombre, pero te marchaste antes de poder preguntártelo. Después, estaba el tema del juicio y, aunque fue Shi Hoo quien realmente te ayudo, yo…
- ¿Qué estas intentando decir?
- No puedo dejar de pensar en ti. Desde la noche en la que te marchaste, yo…
- No lo digas – no podía escucharlo en ese momento. Intentaba pensar en Shi Hoo, pero a medida que el hablaba, los recuerdos regresaban como en una película. Además, había prometido ayudar a Chae Rim – es tarde, debería entrar.
- No me acosté con ella- se apresuro ha hablar cuando vio que me marchaba – la conozco desde hace tiempo. Mientras me arreglaba para salir, respondió al teléfono.
- ¿Y el escándalo? – quera creerlo, pero todo era demasiado irreal.
- Me estoy ocupando de ello, pero quería que lo supieras todo porque yo…
- ¡Chicos! - Chae Rim apareció por la puerta. Ambos nos giramos sorprendidos y avergonzados - ¿Qué estáis haciendo? Perdón por asustaros. Shi Hoo pregunta por Yu Ri.
- Debo irme – salude a modo de despedida. Jun Ki me agarro del brazo. Dijo que no habíamos acabado de hablar. Me solté y volví a saludar – no quieto escuchar más. Chae Rim debe estar cansada, llévala a casa.

Al pasar por su lado, ella susurro un gracias y corrió al lado de el. Entre de nuevo en el salón y antes de encontrarme con Park Shi Hoo, cogi aire para tranquilizarme. Estaba con Eun Hye y Gong Yoo. Mi amiga buscaba alguna señal de cómo había ido todo, pero solo baje la vista. Al parecer iban a tomar algo.
Aun quedaba algo de prensa en la sala, pero la fiesta casi había acabado. Cuando nos vamos, entraban Chae Rim y Jun Ki. Nuestras miradas se cruzaron unos instantes. El parecía molesto y yo sabia el porque. Había huido de el.
Shi Hoo los invito a venir, pero yo suplicaba para mis adentros que no aceptaran. Debió leer mi mente porque rechazo la oferta, pero la sonrisa que mostró me dio mala espina. ¿Qué tenia pensado hacer?

- Mi chica esta cansada, la llevare a casa.
- ¿Tu chica? – Shi Hoo se sorprendió – entonces, es verdad lo que dice la prensa. No sabía nada.
- Iba a ser una sorpresa, pero supongo que tendré que sacarlo a la luz.

Cogio a Chae Rim de la mano y la empujo contra el. Después la beso. Todos nos quedamos alucinados y los fotógrafos que aun quedaban por allí, no tardaron en inmortalizar el momento. Desde luego, esa era la confirmación que esperaban por parte de la pareja, pero al separarse, Jun Ki busco la expresión de mi rostro. No sabría expresarla, pero si buscaba hacerme daño, lo había conseguido.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Vie 19 Mar 2010 - 14:28

No me gustaba como habia quedado el fional del capitulo y ademas, estamos llegando al ecuador de esto, asi que he decidido ponerle un poquito de emocion a la cosa xDDD. La cancion de One word es demasiado inspiradora. Jun Ki el mejor XDDD. Foto de Jeong Hoon xDD



Tan cerca y a la vez tan lejos


Gong Yoo fue el primero en reaccionar. Cogiéndome del brazo, me saco de allí sin que los demás se dieran cuenta. Yo estaba tan sorprendida que me deje arrastrar sin saber a dónde iba, pero no me importaba. Sin saberlo, había cumplido mi silenciosa petición de salir de allí.

- ¿Por qué lo has hecho?
- Parecías a punto de echarte a llorar – respondió el – no te confundas, como has dicho lo hago por Eun Hye. Además, realmente parecías afectada.
- ¿A… afectada? ¿Yo? – me eche a reír por puro nerviosismo, pero desde luego había dado en el clavo.
- Chicos, ¿Por qué habéis salido tan rápido? – Shi Hoo venía acompañado de Eun Hye, que me miraba con preocupación.
- Quería felicitarla por cómo había salido todo – respondió Gong Yoo – con el revuelo de ahí dentro, era imposible.
- La verdad es que nos ha sorprendido a todos – respondió Eun Hye mirándome para sacarme información, pero yo negué con la cabeza.
- Marchémonos a celebrar – dijo Shi Hoo.
- Yo… - intentaba parecer fuerte, pero mi voz sonaba demasiado débil – no me encuentro muy bien. Perdonarme, me voy a mi habitación.

La semana después de aquello, la prensa solo sacaba rumores y más rumores en referencia a la pareja. Intentaba centrarme en el trabajo, pero ni eso conseguía que no pensara en ello. Cuando cerraba los ojos para descansar, la escena se repetía una y otra vez como si estuviera grabada a fuego en mi mente. Tampoco podía depender de Park Shi Hoo, quien había tenido que marcharse a una reunión urgente. Desde luego, ser director de hotel no era fácil.

Pensándolo bien, yo misma había provocado esa situación. Gracias a mi orgullo, no le había dejado explicarse y además, lo provoqué con su amigo. Realmente había sido una estúpida y tenía mi merecido.

El móvil sonó en alguna parte del despacho. Yo me encontraba sentada en el sillón y no quería levantarme. Sabia quien era y no quería hablar con esa persona. Como no paraba de sonar, de mala gana me levante y mire el número. Era desconocido, quizás fuera él. Después de todo, había intentado hablar conmigo toda la semana y no accedí. Lo estaría intentando con otro móvil. Además, había pedido que nadie me molestara y como vivía en el hotel, no tenía que salir y encontrármelo.

Opte por apagar el móvil del todo y volví a sentarme en el sillón. Ahora sonaba el teléfono del despacho. Esta vez sí que tenía que contestar, podría ser importante.

Eun Hye estaba al otro lado del teléfono. Parecía alegre por algo y me pidió que le dejara ropa. Le dije que subiera a mi habitación cuando acabara, que le dejaría lo que quisiera. No quiso decirme a donde iba, pero supuse que sería porque Gong Yoo la habría invitado a algún sitio.

-------------------------------------------------- x -------------------------------------------------------


Jun Ki colgó el teléfono. Ni sabia cuantos intentos había realizado ya, pero esta ultima vez, decía apagado o fuera de cobertura. Realmente no quería hablar con él. ¿Cómo había pasado todo aquello? Recordaba haber hablado con ella, pero no estaba muy seguro de cómo y porque había acabado besando a Chae Rim. Intentando recordar, cayó en la cuenta de que, antes de llegar Yu Ri, tenía una copa en la mano. Había estado bebiendo y cuando se marcho, la copa se la bebió de un trago.

“Cuando bebe, se convierte en un monstruo besador”. En una entrevista, un amigo había dicho eso. Se resistió a creerlo en ese momento, pero visto los resultados, iba a tener que hacerlo.

Echo la cabeza para atrás y la dejo apoyada en el sofá. Se encontraba en su casa. La calle había sido tomada por periodistas que querían la exclusiva de Chae Rim saliendo de allí. Alguien les había dicho que se encontraban juntos en casa, aunque era mentira. No iba a molestarse en desmentirlo, prefería dejarlo estar.

¿Qué estaba intentando? ¿De qué iba a servir decirle ahora que le gustaba? Ella había dicho que saldría con Park Shi Hoo y el, era su amigo. Debía alegrarse por él, pero no era capaz. Se incorporo y se acerco a la cocina por una botella de agua. Debía aclarar sus ideas con respecto a Yu Ri, aunque ahora lo más sensato, seria arreglar el otro malentendido: Chae Rim.

Ella era la primera que había soltado los rumores. Se lo había permitido por la promesa hecha hace años. Además, hasta ese momento no había tenido ninguna chica que realmente le interesara, por lo que la había dejado hacer y decir lo que quisiera. También, gracias a eso, había evitado escándalos con gente que se había acercado a el por dinero. Sin embargo, esto debía acabas. Si, definitivamente empezaría por Chae Rim y luego intentaría, por lo menos, acabar como amigo de Yu Ri.

------------------------------- x -------------------------------------


Golpearon la puerta del despacho. Seguramente era Eun Hye que venía a buscarme para elegir la ropa. Sin embargo, mi sorpresa fue mayúscula, cuando vi a Jeong Hoon. El joven sonrió y yo lo invite a pasar. Le pregunte si quería un café, asintió y llame para que subieran dos. Mientras esperábamos el café estuvo comentándome que se había encerrado en el estudio de grabación y que estaba preparando un nuevo dorama. Por eso había estado tan ilocalizable.

- Te pasas el día entre Seúl y Busan – comente divertida – debe ser agotador.
- Lo hago por gusto, así que no hay problema – sonrió el joven – la verdad es que vengo a verte a ti antes, porque ya he decidido que hacer respecto a Eun Hye.
- Sobre eso, yo…
- Tenias razón cuando dijiste que fuera a por ella – continuo el sin dejarme hablar – no puedo dejar pasar más tiempo. Hace días le envié una invitación.
- Si, la recibió.
- Es ahí donde me voy a declarar – respondió el – supongo que va a ser el mejor momento, después de la cena y antes del baile. He pasado a recogerla.
- ¿La has avisado? Aun no esta lista.
- No, quiero que sea una sorpresa. He subido sin que me viera. Además, se que tiene unos días libres, por lo que me quedare por aquí.
- Espero que tengas suerte – respondí intentando sonar convencida.
- ¿Cómo estas tu? – pregunto dudoso, lo note en su voz.
- Lo que ha ocurrido no tiene nada que ver conmigo.
- Eun Hye me comento que estabas saliendo con Park Shi Hoo – respondió el – aunque pensé que finalmente seria Lee Jun Ki.
- No estamos saliendo – le corregí – nos estamos conociendo.
- Si os ven juntos por la calle saltaran los rumores, ¿estas lista para eso?
- Estas adelantando acontecimientos – respondí con una sonrisa – además, Shi Hoo es muy discreto. No habrá problemas.
- Supongo que tienes razón. No lo conozco mucho pero nunca ha dado ningún escándalo – llamaron al teléfono. Eun Hye subiría en unos minutos – me marcho. No le digas
nada.

--------------------------------------- x -------------------------------------


Jeong Hoon apareció por la puerta de la cafetería y se sentó junto a ellas. Eun Hye estaba tranquila, pero cuando lo vio aparecer, su nerviosismo se incremento hasta límites insospechados. Quizás fuera el hecho de acudir a esa fiesta con tanta prensa y sin Gong Yoo o, puede que no haberlo visto en mucho tiempo, hiciera que no fuera capaz de articular palabra.

Se sentía un poco culpable por no decirle la verdad a Gong Yoo, aunque después de mentirle, cayó en la cuenta de que había prensa y saldría en los periódicos. No le gustaba lo que había hecho, pero Jeong Hoon no le caía bien y quizás por eso, no la hubiera dejado ir inventándose cualquier excusa. De todas formas, el estaba rodando en ese momento, así que un poco de diversión no le iría mal.

Como tenían tiempo, Jeong Hoon se sentó a tomar algo con ellas. Pasado un rato, un botones aviso a Yu Ri de que tenía una llamada de Park Shi Hoo, así que ella se disculpo y subió al despacho a atenderla. Les pidió que lo pasaran bien.

Jeong Hoon miro el reloj y se levanto. Eun Hye hizo lo mismo y ambos se marcharon. El trayecto hacia el lugar fue silencioso y un poco incomodo. Eun Hye no sabía cómo iniciar la conversación y Jeong Hoon parecía concentrado en conducir. Por suerte vieron un tumulto de gente y supieron que estaban en el lugar. Jeong paro el coche delante de la puerta y, después de darle las llaves al aparca coches, ayudo a Eun Hye a salir del coche. Las reacciones no se hicieron esperar y los flashes iluminaron la calle. Los periodistas preguntaban y el solo respondía que eran amigos. Eun Hye por su parte de limito a ponerse detrás de él e intentar avanzar.

Una vez dentro estuvieron más tranquilos. Era una entrega de premios de la música. Por suerte Jeong Hoon no estaba nominado, por lo que después de un par de preguntas formales, pudieron escaparse al interior del salón, donde servían un coctel.

Eun Hye vio a varios grupos de música de éxito en ese momento e incluso gente que eran leyendas de Corea. Jeong parecía conocer a bastante de ellos, pues se acercaba a todos y les preguntaba por algunos problemas que habían tenido.

La cena fue tranquila. En la mesa estaban sentados con un grupo de chicos que debían tener su edad. Iban acompañados por chicas y, a pesar de no conocerse, la velada fue amena y divertida. Después de la entrega de premios se celebro una pequeña fiesta. En esta ocasión sí que pudieron disfrutar de ella, pues era privada y no había nada de prensa. Eun Hye se sorprendió de cómo cambiaban delante de una cámara y cuando no había ninguna, sobre todo la gente joven. Se gastaban bromas entre ellos e incluso bebían sin ningún tipo de reparo. Jeong estaba distante y Eun Hye se preguntaba si había hecho algo mal. Al acercarse a preguntarle, el simplemente le dijo que no, pero que esperara unos minutos para salir a un pequeño patio que había. La joven lo miro incrédula pero acepto. Como le dijo unos minutos, decidió ir al baño a retocarse y luego lo seguiría al lugar indicado.

Mientras estaba en el baño sonó su teléfono móvil. Al mirarlo ponía número desconocido. Lo cogió y una voz de chico que desconocía se presento como médico. A medida que iba hablando, su mano se volvió temblorosa y su voz se quebró, llegando solo a articular unas palabras.

- Voy para allá.

Sin apenas darse tiempo a colgar el teléfono, salió corriendo del baño y se dirigió a la puerta. Algunos se sorprendieron de verla salir con tanta prisa, pero nadie la detuvo. Ella solo pensaba en lo que le acababan de decir. Gong Yoo había tenido un accidente durante el rodaje. Se había caído y estaba inconsciente. Iban de camino al hospital y, su número era el primero que aparecía. Ni siquiera pensó en Jeong Hoon, quien en ese momento debía estar esperándola.

--------------------------- x -----------------------------------

Después de colgar el teléfono me dirigí a mi habitación. Me preguntaba cómo lo estaría pasando Eun Hye y desee que fuera todo bien. Me sentía culpable por haber alentado a Jeong a que lo intentara con ella, sobre todo porque Eun Hye no estaba segura cual de los dos le gustaba realmente. Aun así, le desee mucha suerte.

Park Shi Hoo se quedaría unos días en Japón, por eso había llamado. Los empresarios japoneses querían datos para poder invertir y, para darles más seguridad, quería que fuera con él. Al principio me pareció que no era necesario, pero luego dijo que solo sería una reunión y que después tendríamos unos días para nosotros. No me disgusto la idea y no fue difícil convencerme. Llame a recepción para que me reservaran un billete en el primer vuelo y me dedique a hacer la maleta.

El teléfono móvil sonó. Antes de cogerlo mire quien era. Se trataba del número de Chae Rim. Sin muchas ganas, descolgué el teléfono y me dispuse a escucharla.

- Quedemos para comer mañana – se escucho al otro lado la voz de Chae Rim – quedemos los cuatro.
- Park Shi Hoo no está y yo salgo de viaje mañana – respondió – no creo que sea posible.
- Esto suena a una escapada romántica.
- ¿Qué dices? Es un viaje de negocios – a pesar de estar hablando por teléfono, pude notar que me había puesto colorada.
- ¿Cuánto tiempo estarás fuera?
- Unos días, no sé hasta cuando exactamente.
- Bueno, no importa. Ya hablaremos.

A la mañana siguiente me desperté temprano y baje a recepción. Deje allí unos informes y me dispuse a marcharme. Justo cuando salía por la puerta del hotel, Lee Jun Ki se bajaba del coche. Ambos nos quedamos mirando en silencio, hasta que reaccione y, después de saludarle, me dirigí a un taxi.

- ¿Podemos hablar un minuto?
- Tengo algo de prisa, el vuelo está a punto de salir.
- Deja que te lleve al aeropuerto y hablemos de camino.
- No tengo nada de qué hablar contigo – respondí subiendo al taxi – hasta pronto.

Me monte en el taxi, sin ni siquiera ver su reacción. Durante el trayecto intente no pensar en el. Iba a encontrarme con Shi Hoo y pasaríamos unos días fantásticos los dos solos. Cuando baje en el aeropuerto, mire en ambas direcciones pero no vi el coche. Se había rendido. Sin embargo, cuando el taxista saco las maletas de la parte de atrás, el coche de Jun Ki aparco. Sin darle tiempo a salir del coche y retenerme, cogí mis cosas y emprendí una carrera hacia la puerta de embarque.

Notaba los murmullos a mí alrededor y como la gente gritaba su nombre, por lo que supe que venía detrás de mí. A solo unos metros estaba la puerta de embarque, debía aguantar. Si me daba la vuelta ahora, me derrumbaría por completo.

- ¡Yu Ri! Escuchar mi nombre hizo que me quedara paralizada de espaldas a él – dejemos de escondernos. Somos ya mayores los dos.
- Es verdad – reconocí sin girarme – soy una cobarde. Estoy huyendo de ti. Cuando ella cogió el teléfono y respondió a la llamada, no puedes ni imaginar lo triste e irritada que me sentí. Intente no creer las cosas que decía la prensa, pero cuando la besaste delante mía… ¿Cuál crees que fue mi reacción? N soportaría verlo de nuevo.
- Yo…
- Lo mejor es que pongamos distancia de por medio, por así solo…
- ¡Me gustas! – Jun Ki la hizo callar de inmediato – solo te lo diré una vez por lo que pido que me escuches. Me he estado atormentando todo este tiempo por lo que ha pasado. He intentado olvidarte pero ha sido inútil. No me gusta nadie más que tu.
- ¿Qué? – me gire con ojos llorosos - ¿Qué has dicho?
- Puede que no sea bueno para ti y sé que soy un egoísta porque no quiero que estés con Park Shi Hoo. Quiero que estés solo conmigo pero, como él es mi amigo, no volveré a decírtelo. Por eso, escucha lo último que tengo que decirte. Yu Ri, no te vayas con él.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Vie 16 Abr 2010 - 23:19

Ahora si que esta el capitulo terminado. Pongo el trozo añadido de otro color para que Tey lo pueda leer :p xDDD.

Hasta llegar a enloquecer


A mí alrededor escuchaba los murmullos de la gente. Algunos se preguntaban si estaban rodando la escena de alguna película. No era raro ver ese tipo de cosas en el aeropuerto, pero tenían una zona habilitada especialmente para eso y no había ninguna cámara delante
.
Yo no era capaz de asimilar lo que me había dicho. ¿Era cierto? ¿Debería quedarme con él? Hasta ahora no le había dicho a nadie que me gustaba, no quería que nadie lo supiera. Pensaba que si no lo tenía oculto, todo aquello se desvanecería como un espejismo.

Jun Ki dio un paso al frente para intentar retenerme ante mi silencio, pero yo reaccione y di un paso atrás. Ese gesto lo dejo confuso e iba a replicar, pero la voz por megafonía anunciaba la salida de mi vuelo.

- Yo no soy buena chica – mi voz sonaba débil e indecisa, pero debía ser fuerte. Ya había tomado mi decisión – yo… yo no puedo quedarme aquí… ¡perdón Jun Ki! Me marchare.
- ¡¿Qué?! Espera, esto no…
- Lo paso muy bien – continué – pero… para mi estar contigo es como estar con un buen amigo.
- Estas mintiendo, ¿verdad? No hemos dado tantas vueltas para esto.
- No es mentira – respondió con una sonrisa forzada – desde el principio quería jugar un poco contigo, pero he llegado muy lejos. Me gusta Shi Hoo pero me entraron ganas de ver la diferencia entre él y tú. ¿Te crees que te quiero solo porque me regalaste aquellos pendientes?

El no dijo nada y yo no le di tiempo para que lo hiciera. Rápidamente le di mi billete a la azafata y sin mirar atrás, avance por el pasillo que me llevaría al avión. No le había podido decir la verdad a Jun Ki. Mi mente se había quedado en blanco. Pensando con rapidez, creí que lo mejor sería decir lo contrario de lo que sentía. Sabía que tenía que ser él y que si me hubiera detenido de nuevo, no hubiera reunido el valor suficiente para volver a rechazarlo.

No me importaban los demás pero no se lo dije, lo rechace. Se lo dije duramente, con todo mi corazón. Emplee las palabras más duras y arrogantes. Había que destruirlo, romper con todo, pues los lazos que no unían no debían de volver a regenerarse. Se lo había dicho sin piedad, con crueldad y frialdad. Había sido fácil, en un momento todo se había hecho añicos. Sin embargo, no podía evitar que las lagrimas cayeran por mis mejillas y sentada en medio del pasillo, me lleves las manos a la camisa. Me dolía el pecho… Era un dolor tan fuerte que pensaba que me mataría.

---------------------------------------- x ----------------------------------------------

Eun Hye se despertó completamente desorientada. Se encontraba sentada en la butaca de la habitación de Gong Yoo. La noche anterior había llegado al hospital y cuando pregunto por él, solo le dijeron que estaba inconsciente. Al parecer durante el rodaje había fallado un cable y se había precipitado al vacio. Por suerte todo había quedado en un susto, aunque tenía varios huesos rotos.

Se desperezo y noto que le dolía todo el cuerpo. La butaca le pareció cómoda en su momento pero después de probarla, se arrepentía considerablemente. Se acerco a Gong Yoo quien seguía sin despertar debido a los fuertes medicamentos para el dolor. Le acaricio el pelo y sonrió. Realmente estaba aliviada de que no hubiera sido nada mas grave.

Noto un poco de frio y se dio cuenta de que aun tenia puesto el vestido de fiesta. Entonces recordó a Jeong Hoon. Debía estar realmente enfadado con ella por haber desaparecido así, pero no pensó lo que hacía y simplemente se marcho. Cogió el móvil. Lo tenía sin sonido, por lo que no pudo oír todas las llamadas perdidas que Jeong Hoon le había hecho. A pesar de la hora, decidió llamarlo para que no se preocupara más.

- ¡Eun Hye! – tardo menos de un segundo en coger el teléfono y su voz sonaba preocupada - ¿Dónde estás? Intente localizarte ayer, pero no cogiste. Te marchaste sin decir nada, pensé que…
- Estoy en el hospital – respondí ella. El silencio al otro lado del teléfono hizo que se apresurada a añadir – pero estoy bien, no soy yo la que está ingresada.
- ¿Es Yu Ri? ¿Le ha pasado algo? ¿Qué hospital es?
- No, ella no está en Corea. Se fue a Japón con Shi Hoo. Yo… quería disculparme por haberme marchado así, pero era una situación urgente.
- ¿Pero quién está ingresado? Eun Hye, no te muevas de allí. Enseguida voy para allá.
- Ah pero… - No tuvo tiempo de decir nada más. Jeong Hoon había colgado el teléfono y se dirigía hacia allí. La puerta se abrió y entro el medio para revisar las heridas de Gong Yoo.

Gong Yoo se encontraba en un estado mental que no había experimentado nunca. No había luz ni sombra, ni día ni noche, nada permitía advertir el trascurso de algún acontecimiento, percibir una duración o un fin o una interrupción. La única sensación que le recordaba la existencia era cierto perfume: ligero, casi constante. A veces parecía desvanecerse, pero luego volvía. Como no podía asociarlo a ninguna imagen, acabo pensando que aquel era el perfume del mas allá. Así, su ser se convirtió en perfume, y con el paso de las horas aquel perfume se convirtió también en calor: ambas cosas a la vez. Parecía flotar, experimentaba sensaciones que le recordaban la vida. Sabía que recordaba… Luego, hubo un hecho singular que no había sabido situar en ningún momento concreto: una caricia.

Pensó que era uno de esos ciclos de su existencia incorpórea, ¿Qué más podía ser? Y sin embargo, nunca había tenido una sensación tan súbita, repentina y concreta. La siguiente sensación fue de luminosidad. Sin colores, sin contornos, pero en un aumento continuo, con palpitaciones repentinas, con ritmos cada vez mas impetuosos. Hasta que sintió que tenía ojos.

Las lágrimas caían por sus mejillas hasta los labios y podía sentir su sabor. Vio unos ojos negros y brillantes, y olio el perfume, ahora ligado a una mirada, a un cuerpo, a una expresión.

- Eun Hye…
- Has vuelto.
- ¿Qué ha pasado?
- Ahora no es momento de decirlo, debes descansar.
- ¿Dónde estoy?
- En el hospital.
- ¿Y tú has estado todo este tiempo conmigo?
- No hables.
- ¿Por qué?
- Porque no tienes fuerzas.

Gong Yoo volvió a caer dormido y Eun Hye aprovecho el momento para salir a por algo de beber. En el pasillo, se encontró con el medio. Ya tenía los análisis y dentro de poco Gong Yoo podría marcharse, pero necesitaba descanso absoluto. Ella contenta de que no tuviera nada grave, fue a la maquina. De vuelta a la habitación, se encontró con Jeong Hoon en frente de la puerta de Gong Yoo. Este se giro al notar a alguien más en el pasillo, pero no se molesto en decirle nada. Solo se acerco a ella y la abrazo. Después de eso, se llevo a la sorprendida Eun Hye fuera del hospital.

---------------------------------------------- x ---------------------------------------------------

Chae Rim abrió la puerta del apartamento de Jun Ki y paso al interior con este completamente ebrio. Había intentado localizarlo varias veces, pero no cogía el móvil. Por último recibió una llamada de un número desconocido. Al contestar descubrió que era una camarera. Jun Ki estaba en un bar y le pidieron que por favor fuera a buscarlo.
Lo dejo en el sofá y cerró la puerta de la calle. Al girarse comprobó que estaba más despejado. El aire de la calle había tenido buen efecto sobre él y había disipado un poco su estado de embriaguez. Jun Ki se levanto y, aun un poco mareado, fue a su habitación para cambiarse.

Chae Rim no lo dudo y entro en la habitación. Allí lo abrazo, lo beso y el parecía corresponder a sus caricias. Fue un estallido de pasión que Chae Rim no esperaba, pero que tampoco tenía intención de detener. A los pocos minutos se acariciaban tumbados entre las sabanas de la cama que habían tirado al suelo entre besos y susurros. Rodaron por el suelo. Primero ella encima de él y luego al revés. Chae Rim comenzó a quitarse la ropa.

- Esperaba este momento – dijo ella – no sabes cuánto lo he deseado, ya eres mío.

Al decir esto Jun Ki se detuvo, como si no fuera la voz que quería escuchar. Después de un momento de silencio dijo:

- No puedo hacerlo. Lo siento, no puedo…

Chae Rim lo beso intentando borrar de sus labios esas palabras y después, desesperada, empezó a suplicarle que la hiciera suya pero él se mantenía inflexible. Le tocaba, notando su excitación y lo besaba una y otra vez deseando ser Yu Ri, quien parecía tener lo hechizado. Sabía que si se acostaba con ella era por despecho, pero no le importaba, pero fuera de los besos y caricias, no sabía cómo llevarlo a ese terreno, y menos con un hombre que se resistía. Maldijo a Yu Ri y, al final dejo de luchar, estallando en lagrimas.

- Aunque solo sea una vez quiero sentir en cuerpo y alma al mismo tiempo, el amor –le suplico – solo una vez, luego puedes dejarme si quieres. No pondré pegas. ¡Por favor!
- No puedo…. ¿Cómo puedes pedirme eso? Eres como una hermana para mí.
- Te odio – repuso furiosa - ¿Cómo eres capaz de hacer que me enamore de ti para luego…
- Eres libre de amar, pero yo no he hecho nada – respondió sentándose en la cama – lo siento, me gusta otra persona.
- ¿Y la promesa? ¿Es que la vas a romper?
- A tu padre le prometí que cuidaría de ti, pero jamás dije que estaría contigo. Es cierto que seguiré cuidando de ti, pero me es imposible darte lo que quieres.

Su negativa fue un golpe brutal para ella y el vago presentimiento de que se había anticipado no ayudo a mitigar el dolor. Aun así no iba a darse por vencida.

- Pero, le juraste que cuidarías de mi, ¿Acaso no es como decirle que estaríamos juntos¿
- Una cosa no tiene porque significar la otra. Es cierto que te aprecio, pero nada más.
- Entonces es por ella – Chae Rim se levanto y cerró la puerta de un portazo mientras gritaba – esto no quedara así.

Se dio cuenta de que no podía odiarlo. Lo amaba demasiado. Por un momento pensó en volver e insultarlo, soltar su desesperación en palabras, pero decidió que era inútil. Eso solo lo alejaría más de ella.

----------------------------------------------------- X-----------------------------------------------------

Eun Hye seguía cogida de la mano de Jeong Hoon. Habían salido del hospital por una puerta trasera, pues los periodistas montaban guardia en la principal esperando por noticias de Gong Yoo. Se dirigieron a un callejón lateral y Jeong Hoon se aseguro de que nadie los había visto.

Ella lo miraba y no podía negar que sentía las mismas mariposas en el estomago que había notado cuando lo vio la última vez. Viéndolo tan preocupado, deseaba besarle y abrazarlo, pero él no dio pie y ella, se reprimió.

- Yo… - comenzó ella.
- El motivo por el que saliste corriendo, fue porque él estaba ingresado, ¿verdad? No lo entiendo. Eun Hye, me has dicho varias veces que no estáis juntos, que es porque hicisteis un trato, pero ¿qué sientes por él?
- Yo… no… - en ese momento recordó las palabras de Yu Ri donde le advertía que no se metiera en ningún triangulo amoroso, pero ya era demasiado tarde para arrepentirse – me gusta.

El rostro de Jeong Hoon reflejo pasmo, su incredulidad y su desesperación salieron a flote.

- Dime que es una broma. Después de cómo te ha tratado, no puedes hablar en serio.
- No puedo negar lo evidente – respondió ella.
- Pero… ¿Por qué él?

Su mirada echaba chispas y dio un paso hacia ella amenazadoramente. Por primera vez Eun Hye se sintió en peligro y considero la posibilidad de que la agrediera. Se hecho para atrás intimidada y el avanzo. Tenía los puños cerrados y su mandíbula tensa detonaba crujir de dientes.

- No sabes lo que tarde en prepararlo todo. Quería que saliera perfecto. Si no fuera por Gong Yoo… Siempre está en medio.
- Lo siento… no puedo evitarlo…
- ¡Me gustas Eun Hye! Eso era lo que quería decirte ayer, pero Gong Yoo se ha vuelto a adelantar.
- Mentiría si te dijera que no me gustas – respondió Eun Hye – pero también me gusta Gong Yoo.

La mirada de Jeong Hoon se perdió en algún punto de la pared. Era una mirada extraviada. No miraba nada, solo a su interior. Contemplaba su propia desesperación. Eun Hye no estaba segura de si había escuchado lo último.

- Lo siento – repitió.
- No está todo perdido, al menos no me has rechazado – el parecía regresas de sus pensamientos – ¡Sal conmigo! Deja a Gong Yoo.
- No puedo hacerlo, y menos en l estado en el que esta.

Entonces clavo sus ojos en Eun Hye y se acerco. Ella pensó que iba a golpearla, pero cruzo por su lado hasta la pared del fondo. Vio que lanzaba con rabia el puño contra la pared, pero en su camino, como si algo lo detuviera, se freno para terminar golpeando solo con la palma. Se quedo allí apoyado contra el muro, en silencio. A veces, en un arranque desesperado crispaba sus puños y golpeaba su cabeza contra la pared.

Eun Hye lo miraba con angustia, sin saber cómo detenerlo. Al fin de un tiempo, que le pareció infinito, Jeong Hoon se giro y sus ojos se encontraron con los de ella. Miro alrededor y volvió a buscar la mirada de Eun Hye. Ella al notar salir las lagrimas, desvió la mirada pero termino llorando como una niña. Jeong Hoon se acerco. Ella no tenía fuerzas para resistirse y se dejo abrazar. Se arrepentía de no haber escuchado a Yu Ri, pero ahora no sabía qué hacer.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Dom 23 Mayo 2010 - 12:41

Pues ya tiene titulo y no me convence mucho xD, aunque le falta la parte final del capitulo pero bueno xD. Es lo que hay. No pasan muchas cosas interesantes en el capitulo xDD. Se podria decir que es de transicion. Tey puedes leerlo que luego le cambio el corlo a la parte que añada xDD


La determinación de Lee Jun Ki


Dese el primer momento que pise Japón, supe que aquel viaje iba a tener consecuencias. Tenía un extraño presentimiento y en ese tipo de cosas, no solía equivocarme. Shi Hoo fue a recogerme al aeropuerto, pero apenas tuvimos tiempo de saludarnos. En el momento en que entre en el coche, me esperaba una carpeta con los datos de la reunión que íbamos a tener en cuanto llegara al hotel. Encendí el móvil y vi una llamada de Eun Hye. Rápidamente le escribí un mensaje diciéndole que la llamararia por la noche.

Por suerte, el hecho de estar tan atareada, me impidió pensar en lo que ocurrió en el aeropuerto. Mientras exponía los datos, notaba la mirada de Shi Hoo en mí, pero era completamente diferente a la del resto de personas que estaban en la reunión. ¿Se habría dado cuenta de que pasaba algo? Estaba segura de que si, pero no iba a decir nada. Lo conocía, no quería presionarme. Esperaría a que yo diera el primer paso.

La reunión se alargo y nos invitaron a comer. A media tarde me tire en la cama de mi habitación y lance un largo suspiro. Estaba destrozada, pero recordé que tenía que llamar a Eun Hye. Saque el móvil del bolso y marque su número, pero ella no lo cogió. Me pregunte si seria urgente, pero enseguida solté el móvil e intente dormitar un poco.
Fue imposible. Las palabras que le había dicho a Jun Ki, ahora que estaba encerrada entre esas cuatro paredes, seguían clavadas en mi mente. Me seguía preguntando si aquello era lo mejor. Había demasiadas complicaciones. Yo había metido a Shi Hoo en medio y no quería que ambos se pelearan se pelearan por mi culpa. Además, estaba Chae Rim. Me comprometí a ayudarla. Lo mirara como lo mirara, aquello era imposible. Si ahora saliera a la luz un triangulo amoroso, la carrera de todos se vería dañada, así como la imagen del hotel. Todo esto era una locura, pero entonces, ¿por qué seguía manteniendo la esperanza de que en cualquier momento llamaran a la puerta y al abrir, apareciera él con una gran sonrisa?

Llamaron a la puerta de mi habitación, haciendo que me sobresaltara. Shi Hoo estaba tras ella y me invito a seguirlo. Había estado tan metida en mis pensamientos, que no me había dado cuenta de que había anochecido. Después de entrar en el ascensor, me dijo que íbamos a cenar. Le pregunte a donde, pero solo obtuve silencio por respuesta. Para mi sorpresa, el ascensor en vez de bajar, subía.

Cuando se abrió la puerta, lo seguí por su pasillo, subimos unas escaleras y paramos ante una puerta. Un camarero la abrió y salimos a una terraza. En ella había una piscina y sobre esta, una mesa elegantemente decorada. Para acceder a ella, se habían colocado unas pasarelas que flotaban sobre el agua. Estaba tan asombrada que no era capaz de articular palabra.

- Te he notado cansada y triste – dijo el invitándome a sentarme – he pensado que esto podría ayudarte a despejarte la mente.
- Siempre tienes algún recurso para sorprenderme – respondí – gracias.
- ¿Me vas a contar que ha pasado? – el joven había intentado no preguntar, pero se le notaba preocupado.
- No me apetece hablar de él… de ello – me corregí rápidamente y sonreí – no estropeemos esta bonita cena.
- Como quieras – respondió Shi Hoo llamando a un camarero – pero quiero que me cuentes lo que pasa. Hare todo lo posible para ayudarte.

-------------------------------------------------- x -----------------------------------------------------------

Era tarde, pero Chae Rim sabía que en el edificio al que se dirigía, la estaban esperando. Los paparazzi siempre estaban hambrientos de noticias. Ella les iba a dar una carnaza muy interesante. Aparco el coche y subió al ascensor. Mientras esperaba a llegar al piso, iba pensando en cómo decirlo para que fuera lo más impactante posible. Todavía le dolía el rechazo de Jun Ki, y no iba a estar satisfecha hasta vengarse.

Seguía pensando que la culpa de todo era de Yu Ri y, por lo tanto era ella la que iba a salir peor parada. A pesar de haberle prometido que la ayudaría a conquistarlo, estaba segura de que por otro lado, ella misma lo había seducido. Chae Rim nunca había visto a Jun Ki pensar tanto en una chica y eso era algo que ella no iba a tolerar.

Abrió la puerta del despacho y frente a ella, se encontraba un joven con gafas, que la miraba sonriendo. Se conocían desde hacia tiempo. El ha había pillado en un escándalo y, para comprar su silencio, le había prometido facilitarle información de primera mano. Además de ser el primero que se enteraba de todo lo que pasaba en el mundo de los famosos. Gracias a ello su editorial había prosperado mucho.

- ¿Cuál es la noticia que me traes?
- Es sobre Lee Jun Ki – respondió ella.
- Ese chico no tiene nada interesante. No se mete en problemas – respondió el intentando leer su mente con la mirada – además, pensé que estabais juntos.
- Esta vez te equivocas – Chae Rim sonrió y le entrego un sobre.

El joven la miro durante unos segundos más y después, abrió el sobre. En el interior solo había cuatro fotos. En ellas se veía a Jun Ki en el aeropuerto. Estaba frente a una chica, pero en las dos primeras fotos no se veía bien. En la tercera y cuarta sí. Aunque tenía rasgos asiáticos, se notaba que no era del continente.

- ¿Quién es?
- ¿Es que no fuiste a la presentación de la serie? – resoplo ella molesta – trabaja en el hotel. Es la relaciones públicas. No es famosa, pero te puedo dar todos los detalles de ella.
- ¿Qué quieres conseguir con esto? No entiendo cómo te benefician los rumores. Tú, al estar con él, entras dentro del escándalo. No solo dañas la imagen de Jun Ki, también la tuya. Aunque si me han llegado rumores de que esto ocurrió esta tarde.
- A mí me verán como la pobre chica a la que están utilizando – sonrió ella – dejo el titular tu elección. Ah!, otra cosa, ella es la actual pareja de Park Shi Hoo.
- No se – dijo el joven tras pensarlo unos minutos – no me convence. El grupo Park es muy poderoso, no quisiera tener problemas con ellos.
- Yo me ocupare de Park Shi Hoo – ella abrió la puerta – tu solo haz el trabajo.

-------------------------------------------------------- x ---------------------------------------------------------

Jun Ki estaba sentado en el despacho de su agencia. Se estaba discutiendo sobre su siguiente trabajo, pero el tenia la mente en otro sitio. Se disculpo y salió, dejando todo en manos de su manager, con quien tenía una gran confianza.

Pensando fríamente todo lo ocurrido, sabía que algo andaba mal. A pesar de que nunca habían expresado sus sentimientos o lo habían hablado claramente, daba por sentado que sabía que él era consciente de sus sentimientos. Seguramente Yu Ri creía que el la vería como una amiga. Se había esforzado porque lo pareciera pero, ¿no estaba dando por sentado muchas cosas? Si ella hubiera accedido a quedarse, el no habría dudado y ahora estarían juntos pero ese segundo de duda sobre si obligarla o no, hizo que perdiera la oportunidad. Sin embargo, el ya no estaba seguro de nada. Sabía que ella lo amaba. A diferencia de Jun Ki, ella era incapaz de ser convincente cuando quería disimular algo. Se echo a reír recordando sus titubeos y las situaciones en las que, por casualidad, siempre se encontraban en cosas comprometidas, como la pelea con Chae Rim.

Pronto recibiría una propuesta formal de Shi Hoo. Este ignoraba que Jun Ki lo sabía, pero había permitido que Shi Hoo avanzara porque lo consideraba un pretendiente digno de ella. Hasta ahora, observando dese la distancia, sabía que Shi Hoo solo había preparado el terreno y que la encontraba irresistible porque había descubierto lo amable e inocente que era Yu Ri. El solo hecho de perderla así y verla al lado de Shi Hoo, le provocaba una gran angustia, pero prefería eso a que estuviera con algún desconocido. Por lo menos sabía que podía confiar en su amigo.

- Lee Jun Ki – la voz de Jeong Hoon lo saco de su mundo – que de tiempo sin vernos.

Se había detenido en la puerta de la agencia mientras pensaba qué camino tomar. El joven llevaba una carpeta en la mano y parecía que iba a entrar en la empresa. Jun Ki saludo. Hacía tiempo que no coincidían, pues siempre estaban ocupados y el único vínculo en común que tenían eran las chicas. Aun así, la angustia debido reflejarse en la cara de Jun Ki, porque lo invitó a tomar y café y a hablar.

--------------------------------------------------- x ---------------------------------------------------------

Gong Yoo se levanto de la cama y comenzó a andar. Los médicos le habían prohibido moverse, pero no soportaba estar más tiempo tumbado. Había visto a Eun Hye desde la ventada, moverse por un jardín interior que tenía el hospital.

La muchacha levanto de golpe la cabeza y lo vio frente a ella. Tenía las vendas alrededor del dorso, una mano las sujetaba con fuerza y apenas podía andar. Se había levantado y a escondidas llego hasta allí.

- Te he visto desde la ventana, pareces preocupada.

Eun Hye noto que las lágrimas volvían a asomar en sus ojos. Se acerco a Gong Yoo, esta la abrazo y durante un instante e dejo impregnar por el calor de su cuerpo. Eun Hye lo miro a los ojos y este, pudo notar la confusión en la que se encontraba.

- Deja que me siente – pidió el joven. Eun Hye lo ayudo a llegar al banco y luego se sentó a su lado - ¿Qué te pasa?
- Nada – sonrió ella, pero Gong Yoo seguía mirándolo a los ojos y los vio llenos de una atormentada melancolía. Le acaricio el pelo. Eun Hye se levanto y le dio la espalda – no seas tan bueno conmigo yo…
- Eres tú la que esta siendo buena – respondió el rápidamente – estas aquí conmigo.
- ¿Cómo te sientes? – pregunto Eun Hye después de unos minutos de silencio y para cambiar de tema.
- Como alguien que ha resucitado de entre los muertos.
- Imagino que es una sensación agradable – sonrió ella – pero has hecho mal en venir. Vamos, te llevaré a tu habitación.

Le ayudo a incorporarse y lo sostuvo casi a pulso los pocos pasos que los separaban de la puerta. Al cruzarla vio una silla y lo acomodo en ella. En el camino a la habitación estuvieron en silencio, cada uno sumergido en sus pensamientos. Al llegar, el se incorporo y se subió a la cama. En ese momento llamaron a la puerta y apareció Chae Rim con un ramo de flores.

- He venido en cuanto me he enterado – dijo ella – como lamento lo ocurrido.
- Si me disculpáis, tengo codas que hacer – Eun Hye quería estar sola y esta visita le proporcionaba la excusa perfecta para salir.
- ¿Volverás? – pregunto Gong Yoo.
- Más tarde – sonrió Eun Hye cerrando la puerta.

---------------------------------------- x --------------------------------------------

Jeong Hoon llevo a Jun Ki hasta la cafetería que había en frente de la empresa. Comenzaron hablando de temas sin importancia y poco a poco se fueron centrando en Yu Ri. Casi sin quererlo, le conto lo ocurrido en el aeropuerto. Quizás porque necesitaba decírselo a alguien.

- Estoy de acuerdo con lo que ella dijo – respondió Jeong Hoon después de unos segundos – es una cobarde. Esta huyendo de ti. ¿Por qué no dejas de verla por un tiempo?
- Mira… - Jun Ki saco una caja y se la entrego a su acompañante. En ella estaban los dos pendientes de plata – es el primer regalo que le hice a Yu Ri. Se los regale antes de irse, porque la vi que los miraba mucho. Decidí dárselos, pero ella me los devolvió poco después.
- ¿No vas a pelear por ella?
- Puedes quedártelos si quieres o tíralos, ya da igual.
- ¿Qué quieres decirme con esto? ¿Vas a renunciar a ella? – Jeong Hoon los cogió y los guardo – entonces yo me quedare con ella hasta que me aburriera… uno o dos meses, y después…
- ¡No! ¡No lo harás! – Jun Ki golpeo la mesa con un puño – si la tocas, te mato.
- A ti… ¿Dijiste en serio lo de renunciar a ella? Después de esta reacción… - sonó el móvil de Jun Ki. El manager lo estaba esperando.
- Tengo que irme.

Jeong Hoon lo vio alejarse y negó con la cabeza. Nunca había conocido a un tío tan tonto como ese. Estaba a punto de tirar su vida por el retrete para empezar a vivir una mentira. Realmente incomprensible. Yu Ri no le había pedido nada, pero como no cogía el teléfono, decidió investigar por su cuenta y Jun Ki fue el primero en aparecer en su mente. Sin embargo, no esperaba la confesión del chico y pensó que era buena idea darle un empujón.

Decidió apartar de su mente a Jun Ki y Yu Ri y decidió centrarse en Eun Hye. No le había dado una respuesta clara. Después de tranquilizarse un poco, se dirigieron en silencio a la puerta del hospital. Ella parecía darle vueltas al asunto y antes de entrar, se giro hacia el joven.

- Sera mejor que me marche. Necesitas descansar y yo…
- No sé qué hacer… - comenzó ella – en realidad quiero cree en el.
- ¿Creer en él? Es que no te acuerdas que te utilizo y que jugó contigo.
- Quiero creer en el Gong Yoo que yo conozco. En el Gong Yoo de buen corazón. Sin embargo… es duro querer confiar en alguien que no puedes perdonar.
- Eun Hye…
- Sé que da miedo, que apenas habla y nunca sabemos en lo que piensa, pero aun así…. Es una persona importante en mi vida. Tanto como tú. Por eso te pido un poco de paciencia, porque en realidad me…
- De acuerdo – sonrió Jeong Hoon – no insistiré más. Es el momento es que estés lista, me harás saber la respuesta.

Había dicho esas palabras casi sin pensarlo, pero realmente estaba nervioso. Se levanto y se dirigió al baño. Allí se hecho un poco de agua en la cara y respiro hondo. Estuvo con los ojos cerrados, intentando ni pensar en nada, hasta que sonó el móvil. Entonces, cogió la carpeta y se marcho.[/
font]


Última edición por Ayame el Vie 30 Jul 2010 - 11:46, editado 1 vez
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Ayame el Mar 8 Jun 2010 - 22:09

Bueno, esto se va calentando por momentos xDDD. Ya queda menos para el final xDDD. Aun no esta terminado, pero tambien tengo un trozo para el otro y quiero ponerlo xDD. Ala a dsfrutar del desastre que les viene encima XD

Estalla el escándalo


Gracias Shi Hoo, me fui completamente relajada a mi habitación. Habíamos evitado los temas de trabajo, así como hablar de lo que habíamos dejado en Corea. Me pregunto si había visitado antes el país y le comente que si. No mentía. En el hotel donde trabajaba en España, hubo un grupo que quiso viajar a Japón, pero apenas pude disfrutar del viaje. Después de cenar, tomamos unas copas y nos metimos cada uno en nuestra habitación.

Esa mañana me levante como nueva. Shi Hoo me esperaba para desayunar. Cuando entre en la cafetería lo vi revisando la prensa internacional. Al verme aparecer, escondió rápidamente la revista y me pareció ver una nota de preocupación en su rostro, pero no estaba segura.

Durante el desayuno no estuvo muy hablador, pero todo cambio en el momento que subimos al coche. Nuestra primera parada fue el castillo de Osaka. Lo había visto en fotos y era más espectacular de lo que parecía en el papel. Subimos hasta el mirador y yo, estaba encantada. Desde esa altura podías ver casi toda la ciudad. No pude evitar pensar en como se vería en la época de las guerras civiles y me emocione pensando en las batallas que se librarían a sus pies.

- Si este te gusta – dijo Shi Hoo dándome una botella de agua – cuando conozcas el de Kyoto, vas a quedar impresionada.

Me pregunte como seria el de Kyoto, pero aun quedaban días para verlo. Me llevo a visitar varios barrios tradicionales y después a Namba, la zona juvenil de Osaka. El tiempo paso volando, aunque en varias ocasiones lo vi preocupado y haciendo unas llamadas. Cuando le pregunte si quería que regresáramos al hotel, simplemente sonrió y se negó.

Cerca de un centro comercial estaban repartiendo unas bebidas promocionales. Yo no lo había visto, pero Shi Hoo tiro de mí y cuando reaccione, estaba en medio de la gente, intentando seguir sus pasos. Cansados, subimos al centro comercial y en la última planta, encontramos un pequeño jardín. Me dejo en uno de los bancos y fue a por algo de beber. A los pocos minutos regreso con las latas calientes y se sentó a mi lado. El silencio volvió a reinar mientras bebíamos. Sabía que estaba dándole vueltas a algo, que no era capaz de decirme.

- Gracias por pasar el día conmigo. Necesitaba relajarme y contigo lo consigo.
- Te he mentido – la respuesta de Shi Hoo me sorprendió. Su expresión había cambiado, dejaba ver un poco de su preocupación. Me pregunte que podía pasarle pero no pude formular mi pregunta. El se giro y me miro fijamente – enseñarte la ciudad era una excusa. Quiero preguntarte una cosa.
- ¿Cuál es la pregunta?
- Te diccionario español-coreano es muy completo – Shi Hoo sabia que lo llevaba siempre encima y que apuntaba las cosas que no sabia. A veces el había echado un vistazo e incluso hecho anotaciones – pero hay una excepción. No hay ninguna entrada para la palabra “amor” en ninguno de los idiomas. ¿Por qué?
- Todo el mundo sabe el significado de esa palabra – no era la pregunta que esperaba, pero veía a donde conducía – además de dar los términos en cada idioma, no se necesita una explicación mas detallada.
- Tu respuesta no me convence. Si todos conocen la definición… Dime, ¿Qué es el amor?
- Ya hiciste tu pregunta y la respondí – intentaba escapar a esa pregunta.
- No creo que sepas la respuesta – sonrió Shi Hoo divertido.
- Claro que si, pero ponerlo en un diccionario es otro tema y no creo que…

Shi Hoo se acerco a mí y me dio un beso lleno de pasión. Cerré los ojos y disfrute de el. Casi sin darme cuenta y dejándome llevar completamente, pase mis brazos alrededor de su cuello. Note como me atrajo hacia el para estar lo mas juntos posible. Al separarnos, no sabría definir la expresión de mi rostro, pero Shi Hoo sonrió mientras me agarraba de la cintura.

- Esa es la expresión que alguien pone cuando la sorprenden.
- Shi Hoo, yo…
- Esto pertenecía mis padres – Shi Hoo abrió una pequeña caja. En su interior había una pulsera – le tengo mucho aprecio. Mi padre se lo regalo a mi madre antes de entrar en el servicio militar. Estuvieron toda la vida juntos, hasta que ella falleció. Tiene un significado muy especial para mí y es mi definición de amor. ¿La aceptas?
- No puedo aceptar algo tan valioso – respondí automáticamente – tiene mucho valor y…
- Quiero que te la quedes – dijo poniéndola en mi muñeca.
- La acepto – no quería que mis ojos se llenaran de lágrimas, pero cuando cayeron, la ignore.
------------------------------------------------ x ----------------------------------------------
Chae Rim desayunaba en su apartamento mientras miraba las revistas. Su cómplice había realizado un gran trabajo. Las fotografías se habían repartido por varia revistas y periódicos y, la imaginación de los redactores, había añadido dramatismo al asunto. Con esto, la reputación de Yu Ri, tan importante en Corea, estaba por lo suelos. El grupo Park la despediría, tendría que regresar a España y Jun Ki, seria para ella. Era el plan perfecto. Satisfecha, leyó una de las revistas.

“Conocida estrella de televisión engaña a su novia. El actor ha sido visto en el aeropuerto, intentando retener a su amante. La chica no es coreana.”

Junto a estas líneas estaban las fotos de Jun Ki y Yu Ri con la cara difuminada. Aun no querían desvelar a quien pertenecía la foto, aunque si lo lea alguien que estuvo en el aeropuerto, pronto lo diría.

El timbre sonó y se acerco a l ventana. Una gran cantidad de periodistas se agolpaban frente a su puerta. Satisfecha con la situación, marco el teléfono de Jun Ki, pero estaba apagado o fuera de cobertura. ¿Estaría tan acosado que decidió apagar el móvil? Intrigada se coloco las gafas y salo de casa. Un cegador brillo de flashes, la recibió. Ella paso entre ellos y, sin hace declaraciones, subió al coche. Su plan había sido un éxito.

Chae Rim se dirigió hasta el apartamento de Jun Ki. Había intentado ponerse en contacto con el varias veces, pero el móvil seguía apagado o fuera de cobertura. Ya era mediodía, por lo que debería haber contestado, al menos con un mensaje.

Estaba frente a la puerta del apartamento. Llamo varias veces, pero no obtuvo ninguna respuesta. Por suerte, llevaba la llave que Jun Ki le había dado. Siempre la tenía encima y la usaba a menudo, para esperarle en casa, por lo que no se extrañaría si la encontraba allí.

Reviso las habitaciones una por una, pero no había señales del joven. En la cocina había una mesa y sobre ella, estaba el portátil. Se extraño de verlo allí. Jun Ki era muy ordenado y normalmente nunca dejaba nada por el medio. Lo encendió y, mientras esperaba que arrancara el sistema, cogio una botella de agua de la nevera. Un pequeño pitido la aviso de que el portátil estaba listo.

Se acerco y reviso las notas, pero no vio nada extraño. Sin embargo, en la agenda, tenia una sesión de fotos para ese día, que había sido cancelada. No ponía el motivo y también aparecían cancelados los eventos de toda la semana.

Decidió llamar a representante del chico. Este cogio el teléfono enseguida y le informo de que Jun Ki, lo había llamado la noche anterior y le había pedido que cancelara todas las actividades para esa semana. No le había dicho el motivo, pero parecía urgente. Antes de colgar, Chae Rim escucho como se abría la puerta del despacho y alguien entraba diciendo que había problemas.

La chica colgó después de despedirse. Sabia que lo que acababan de recibir, eran las revistas que habían llegado a la agencia. Se sentó en la silla frente al ordenador, pensando que motivo podría haberlo llevado a cancelarlo todo.

Una idea le vino a la cabeza. Abrió una ventana del navegador y le dio al historial. Rebusco entre las páginas visitadas, hasta que dio con la página de una compañía aérea. Abrió el correo y comprobó los mensajes. Allí estaba su respuesta. Jun Ki no cogia el teléfono porque había comprado un billete de avión para Japón.
avatar
Ayame
Ya soy koreano adicto
Ya soy koreano adicto

Perro Post : 5537
Edad : 34
Localización : Perdida con Yoochun... No buscadme ☆*:.。. o(≧▽≦)o .。.:*☆
Inscripción : 07/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic] El dia que me enamore de ti. (Gong Yoo, Park Shi Yoo, Lee Jun Ki......)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.